FANDOM


Logo Wikipedia
Eraicon-French ComicDYLEraicon-RogueEraicon-TWCB

El Ankh, también llamado Anj o Anj de Isis, era un Fragmento del Edén que, según las leyendas, podía curar enfermedades e incluso resucitar muertos[1].

Historia

Era Isu / Prehistoria

Creado en algún momento de la Era Isu, el Anj era usado con fines desconocidos. Sin embargo, luego de la Catástrofe de Toba los precursores resultaron inmensamente mermados en cantidad y poco a poco su especie fue desapareciendo, y con ello los Fragmentos del Edén quedaron abandonados alrededor del mundo.

Siglo XIV

Cuando la peste llegó a la ciudad alemana de Essen alrededor del año 1348 -acabando con casi la mitad de la población-, un grupo de encapuchados denominado "los Hermanos de la Cruz" rondaba la zona prometiendo protección frente a la enfermedad. El Asesino Lukas Zurburg, desconfiando de aquel grupo, creía que se trataba simplemente de una tapadera de los templarios con motivo de los rumores que circulaban por todo el centro de Europa sobre "un antiguo anj egipcio" con milagrosas propiedades.

En 1350 los Hermanos de la Cruz desaparecieron misteriosamente y Lukas no fue visto de nuevo[1].

Siglo XXI

En mayo de 2014 el agente templario Otso Berg se encontraba en Essen tras la pista del Anj. Sin embargo, tras no encontrar mayores rastros pidió a su compañera Violet da Costa información al respecto. Además de la historia de Lukas Zurburg, Violet no encontró información útil aunque señaló que había relatos sobre el artefacto en la Galia romana, el Egipto de la Edad Media e incluso una célula de Asesinos actuales.

Creyendo que se trataba de información falsa sembrada por los Asesinos para hacerles perder el tiempo, Otso pidió mantenerse al tanto de cualquier nueva información sobre el Anj y se alistó para viajar a Cuba.

Tiempo después, ese mismo año, un analista de investigación de Helix trabajando en la sede de Abstergo Entertainment en Montreal descubrió el archivo de audio sobre la misión en Essen mientras limpiaba los servidores del edificio[2].

Línea argumental no canónica

No Canónico
Este artículo cubre un tema que ha sido clasificado como no canónico por el autor o los licenciarios de Assassin's Creed, y por lo tanto no debe ser considerado como parte del universo "real" de Assassin's Creed


Portadores a lo largo de la historia

Historia

Egipto

De acuerdo con la leyenda, el Ankh fue originalmente propiedad de Isis, quien usó sus poderes místicos para proteger a los reyes de Egipto de cualquier daño.

La leyenda de Isis

Tras la muerte de su esposo Osiris, la diosa, afectada por el dolor y la soledad, usó el Anj para revivirle por una noche. De aquella última unión nacería Horus, dando así origen a los rumores de que el artefacto podía resucitar a los muertos.

Alrededor del año 59 el Anj fue encontrado por unos saqueadores dentro de una pirámide. Luego fue vendido a un traficante de esclavos el cual lo llevó a Roma. Tiempo después, arruinado económicamente, el sujeto vendió el artefacto por un precio mísero. Así el Anj pasó de mano en mano hasta que fue abandonado en algún lugar de Alemannia donde lo encontraría el Asesino Accipiter[3].

Galia romana

En el año 259, tras un ataque alamán a un campamento romano el general Accipiter fue avisado de que en una carpa se encontraba un sobreviviente. Antes de que uno de sus compañeros acabara con el susodicho, Accipiter le detuvo puesto que conocía al hombre: era su primo Aquilus.

Al anochecer, cuando Aquilus recuperó la conciencia, Accipiter se presentó y le avisó de que tenía lo que había venido a recoger pero se lo daría cuando se sintiera mejor.

Accipiter entrega el Anj a Aquilus

Accipiter entregando el Anj a Aquilus.

En cuanto ya era capaz de montar a caballo, Aquilus se despidió de su primo no sin antes pedirle que no atacaran Lugdunum, su tierra natal. Accipiter, prometiendo cumplir con ello, le entregó el Anj envuelto en un trapo[4].

Al llegar a Lugdunum, Aquilus visitó a su padre Lucius, quien había recibido la visita del senador Caius Vultur. Padre e hijo esperaron la partida de Vultur para hablar sobre la misión. Aquilus, mencionando que alguien había traicionado a la familia, entregó el artefacto a su padre quien prometió guardarlo en un lugar seguro.

Lucius muestra el Anj a Aquilus

Lucius mostrando a su hijo el Anj.

Antes de que Aquilus partiera a interrogar al obispo Faustinus, Lucius decidió mostrarle el objeto por el que casi murió. Sacándolo de su envoltorio, ambos contemplaron aquel objeto que tenía forma de cruz egipcia. Lucius mencionó que la leyenda contaba que el Anj había pertenecido a la mismísima diosa Isis y que era capaz de resucitar a los muertos, aunque solo por un tiempo breve.

Tras descubrir por boca de Faustinus que el contacto de los templarios en Roma era el propio Vultur, Aquilus partió de regreso a casa de su padre. Sin embargo llegó tarde: su padre estaba tendido en el suelo, sin vida. Una criada le mencionó que había visto al senador salir de la habitación de Lucius exigiéndole un objeto que luego tomó por la fuerza, y que aunque Weke, otro criado, había intentado arrebatárselo terminó siendo herido por Vultur[4].

Al día siguiente Aquilus llegó a la casa del senador y esperó la noche para atacar.

Entrando por la ventana y tras eliminar a algunos guardias, el Asesino forzó a uno a guiarle hasta la habitación de su amo. Este, sin otra opción, lo hizo y fue recibido por un ataque de lanza de un asustado Vultur, quien desde el otro lado de su puerta pensaba defenderse. Irrumpiendo en la habitación, Aquilus amenazó al anciano con su cuchillo aunque antes le exigió saber dónde estaba el Anj. Vultur señaló una caja fuerte y mientras sacaba el artefacto contó la historia de Isis y el largo trayecto que había recorrido a lo largo de la historia. Cuando Aquilus pidió el Fragmento de vuelta el anciano arremetió contra él sin éxito y recibió una puñalada mortal.

Aquilus tomó el Anj de las manos de Vultur y se retiró de la zona[3].

Lucius habla a través del Anj

Aquilus y Valeria recibiendo el mensaje de Lucius a través del Anj.

Al amanecer Aquilus llegó a su villa privada, siendo recibido por su esposa Valeria. Tras compartir un momento íntimo la pareja examinó el objeto intentando descubrir su funcionamiento. Aquilus recordó las palabras de su padre y presionó el centro de la empuñadura, tras lo cual emergió una imagen del propio Lucius antes de morir. En sus últimas palabras este reveló, además de la traición de Vultur, que uno de los miembros fundadores del Liberalis Circulum había muerto llevándose consigo información sobre otro objeto. Sin embargo, antes de que pudieran terminar de oír el mensaje, un grupo de guardias enviados por el prefecto de Lugdunum entró a la casa con una orden de arresto por el asesinato de Faustinus. Aunque intentó defenderse, Aquilus fue reducido y llevado junto con su esposa a Roanne[3].

Dos horas después Accipiter llegó a la villa donde una criada le contó adonde habían sido llevados sus amos. Este, presuroso, cabalgó hasta encontrar al convoy en el que era trasladada la pareja.

Exigiendo saber por qué no eran juzgados en Lugdunum, un centurión, el cual llevaba el Anj para entregarlo a las autoridades, informó que se debía a la amenaza de los bárbaros. Ni bien terminó de dar dicha información recibió un corte en el cuello. Los demás, ante el ataque, entraron en pánico y decidieron matar a los prisioneros. Incapaz de evitar el espadazo, Aquilus fue el primero en morir. Antes de que corriera el mismo destino, Valeria fue liberada por Accipiter ni bien terminó de liquidar a los soldados.

Mientras descansaban antes de continuar el camino de regreso, Valeria contó a Accipiter sobre el mensaje de Lucius aunque no fue capaz de decirle dónde había naufragado Lugos y el misterioso objeto que llevaba consigo. Accipiter por su parte no insistió más en el tema por respeto a la pérdida de la mujer.

Como ya no podía regresar a Lugdunum, Valeria decidió ir con una prima que vivía en Monteriggioni al menos por nueve meses. El Asesino alamán, sabiendo que por su vida de batallas podría morir en cualquier momento, le pidió llevarse en Anj y ocultarlo en un altar construido en honor a su difunto esposo. Con pesar, ella accedió[3].

Monteriggioni

En el año 2012, tras haberse encontrado con Tom y revivido los recuerdos de Ezio Auditore da Firenze, Desmond Miles fue llevado por un grupo de Asesinos dentro de un coche rumbo a un nuevo refugio. En el camino revivieron los recuerdos de Aquilus luego de haber sido apuñalado por el general Gracchus, descubriendo la pista del Anj.

Aunque fueron asediados más de una vez por los templarios, el equipo logró resistir y continuar con las sesiones. Desmond, heredando las habilidades de sus ancestros mediante el efecto sangrado, descubrió que había un topo dentro del equipo gracias a las últimas palabras de Weke a Aquilus: "Las águilas no temen a los buitres, pero tienen que ser cautelosas"[4]. Como el apellido del senador Caius Fulvus Vultur significaba "buitre" en latín", Desmond fue capaz de descubrir la traición del doctor Herman Geier ya que, en alemán, su apellido tenía el mismo significado. Antes de asesinarle, Desmond demostró su punto usando el celular de uno de los templarios que les había atacado. Cuando llamó al último número del registro, el teléfono de Geier comenzó a timbrar.

Poco después de acabar con Geier, el equipo de Desmond llegó a Monteriggioni buscando un lugar donde instalarse y continuar investigando mediante el Animus. Tras revivir la muerte de Aquilus y pasar a los recuerdos de Valeria, Miles descubrió la ubicación del Anj.

Desmond en cuentra el Anj

Desmond encontrando el Anj.

Junto con Lucy inspeccionó un altar construido en honor a Lugos en la villa. Seguro de que el artefacto se encontraba allí, Desmond retiró una roca no sellada del altar y, en efecto, allí estaba el Anj.

Al activar su mecanismo emergió una nueva imagen, la de Lugos, informando que el objeto que iba a entregar se hundió junto con ellos en el Mare Internum[4].

Lucy entrega el Anj a Hawk-0

Lucy entregando el Anj a Jonathan.

Al día siguiente, un hombre tocó a la puerta del refugio. Enviado por Stella Crow, desciendiente de Lugos, se trataba de Jonathan Hawk. Hawk había sido enviado para recoger una carpeta con información sobre el artefacto perdido, el Cetro de Aset, el cual se hallaba en algún lugar de Egipto. Tras compartir unos momentos, Hawk partió para continuar con su misión. Antes de ello, Lucy le entregó también el Anj esperando que con él Stella pudiera conocer a su ancestro[5].

Curiosidades

  • Se decía que el Anj llevaba inscrita la "marca del mensajero"[1].

Apariciones

Galería

Fuentes y/o referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 Assassin's Creed: Revelations - Discover Your Legacy - Lukas Zurburg
  2. Assassin's Creed: Rogue
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 3,5 3,6 3,7 3,8 Assassin's Creed 3: Accipiter
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 4,5 4,6 4,7 Assassin's Creed 2: Aquilus
  5. 5,0 5,1 5,2 Assassin's Creed 4: Hawk

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.