FANDOM


Eraicon-AC2.pngEraicon-Discovery.pngEraicon-Assassins.png

«Cuando era niño, me enseñaron que los nobles eran justos y bondadosos. Y yo me lo creía. Aunque mi padre era zapatero remendón y mi madre fregaba platos, yo aspiraba a ser algo más. Estudié duro. Perseveré, pero los nobles nunca me aceptaron. Si no naces de sangre azul, es imposible que te acepten. Por eso te pregunto: ¿Quiénes son los verdaderos nobles de Venecia? ¡Hombres como Carlo Grimaldi y Marco Barbarigo? ¡No! Somos nosotros, los ladrones y las prostitutas. Mientras luchamos por salvar a la gente de esta ciudad, los nobles la usan como juguete.»
―Antonio, con respecto a la sociedad de Venecia, 1485.[fte]

Antonio de Magianis[1] (1443 – desconocido) fue un miembro de la Orden de los Asesinos y el líder del Gremio de Ladrones Veneciano durante el final del siglo XV. Ayudó a Ezio Auditore da Firenze a derrotar a Emilio Barbarigo, y posteriormente a matar al resto de la familia Barbarigo.

Criado en la pobreza desde el nacimiento, Antonio no pudo alcanzar un estilo de vida rico, eventualmente resultando en su fundación del gremio veneciano de ladrones. Antonio apuntó a los ricos y adinerados de la población de la ciudad, y también mejoró su posición en la Orden de los Asesinos, al darse cuenta de que los miembros de la Orden de los Templarios habían penetrado en la nobleza corrupta de Venecia.

Eventualmente, se reunieron con Ezio Auditore da Firenze, un asesino en formación en busca de venganza, y trabajaron juntos para frustrar los planes de los templarios de hacerse cargo de Venecia. Después de un intento fallido de infiltrarse en el Palacio de la Seda por los ladrones, Ezio finalmente logró hacerlo con su ayuda, resultando en el exitoso asesinato de Emilio Barbarigo. Los ladrones entonces tomaron el Palazzo por sí mismos, convirtiéndolo en su nueva base de operaciones.

Ezio descubrió más tarde que los templarios planeaban matar al Dogo Giovanni Mocenigo, y pidió la ayuda de Antonio. Después de explorar el Palazzo del dogo, Ezio y Antonio se dirigieron al taller de Leonardo da Vinci, solicitando el uso de su máquina voladora. Antonio ordenó a sus ladrones incendiar Venecia, permitiendo que Ezio ganara altura mientras usaba la máquina debido al aire caliente. Esquivando las flechas disparadas por los guardias sorprendidos, Ezio se deslizó en el tejado del Palazzo y eventualmente tuvo éxito en asesinar a Carlo Grimaldi.

Durante los años siguientes, Antonio ayudó de nuevo a Ezio a derribar a los Templarios venecianos de alto rango, presentándolo a la Hermana Teodora mientras planeaba el asesinato del dogo templario Marco Barbarigo y más tarde presento a Ezio al sucesor de Agostino Barbarigo antes de dirigirlo al mercenario Bartolomeo d'Alviano para ganar apoyo en la destitución de Silvio Barbarigo.

Entrada en la base de datos

En Assassin's Creed II

Fecha de nacimiento: 1443.

Ocupación: jefe de la Gilda dei Ladri di Venezia (Gremio de Ladrones de Venecia).

Antonio nació en las clases bajas de la sociedad de Venecia. Según los archivos, su padre era zapatero mientras que su madre era criada de la familia Bellini.

Entre sesión y sesión de zapatería con su padre, Antonio aprendió él solo a leer y escribir. Después intentó ingresar en la Universidad de Padua, pero no le dejaron debido a su clase social. Ciertos documentos encontrados en diversos archivos indican que se presentó también a otras escuelas de Italia, y que en todas le rechazaron. Hacia 1465 desapareció de todos los archivos, solo para reaparecer cuatro años más tarde en relación con el robo de un inmueble de Venecia que, casualmente, pertenecía al rector de la Universidad de Padua.

En un comentario transmitido por la guardia urbana, poco antes de su misteriosa huida de la prisión, Antonio dijo: "En la sociedad veneciana no basta con trabajar duro para ascender. Si uno quiere más, no tiene más remedio que cogerlo."

Biografia

Primeros años

Nacido en 1443 en una familia pobre, Antonio vivía con su padre, un zapatero, y su madre, criada para la familia Bellini. Entre las sesiones de aprendizaje con su padre, él mismo se enseñó a leer y escribir. Se le negó la entrada a la Universidad de Padua, debido a su rango social. Se aplicó a varias otras escuelas italianas, pero se les negó la entrada a todas ellas. Dándose cuenta de que el trabajo duro no le permitiría alcanzar sus aspiraciones, el desilusionado y amargo Antonio recurrió al robo. Alrededor de 1469, robó la finca del rector de la Universidad de Padua.

Eventualmente, Antonio encontró su camino en la Orden de los Asesinos, y posteriormente estableció el Gremio de Ladrones local. Antonio y sus compañeros ladrones sólo consintieron en robar la propiedad de la inmoral nobleza veneciana. Consideraba que su gremio era más un "negocio" que un sindicato del crimen. En 1475, una huérfana llamada Rosa trató de robar a Antonio. Pero en vez de denunciarla a la policía, la tomó como alumna.[2]

Infiltrándose en el palacio

«Quizá no comprendas nuestras razones, pero sé que compartes nuestro objetivo.»
―Antonio a Ezio[fte]
BB 1.png

Antonio dándole la bienvenida Ezio en su hogar.

Durante el 1480, Ezio Auditore llegó a Venecia y encontró una oferta por los ladrones para asesinar a Emilio Barbarigo en el Palacio de la Seda, y los ayudó trayendo a Rosa a la seguridad después del intento fallado.

Al enterarse de la presencia del asesino en la ciudad, Antonio informó a Ezio que sabía de sus hechos a través de los gremios de Florencia y Toscana, alabándolo mientras comentaba que sus métodos de ejecución eran poco refinados. Antonio era consciente de las intenciones de Ezio de matar a Emilio, y declaró que tendrían que elaborar nuevos planes y prepararse para el asesinato discretamente.

Antonio también informó a Ezio que había tres miembros traidores del gremio que estaban secretamente entregando información a Emilio y recomendaron su eliminación. Ezio estuvo de acuerdo con el asunto y procedió a matar a los tres traidores, con Antonio pidiendo a Ezio que ayudara en sus otros deberes, antes de que los ladrones estuvieran de nuevo dispuestos a intentar el asesinato de Emilio con la ayuda de Ezio.

EMG 2.png

Antonio revelando el siguiente paso para entrar en el palacio.

Su plan duró cuatro años, y con el paso final terminado, que obligó a Ezio a enviar a los arqueros patrullando los tejados que rodeaban el Palacio, se encontró con Antonio, Rosa y Ugo. Ezio procedió a tomar las vidas de Emilio y los guardias del Palacio, y entonces él y Rosa abrieron la puerta para Antonio cuando la tarea fue terminada.

Antonio le dijo a sus ladrones que devolvieran los artículos que Emilio había robado a los civiles del distrito, y entregó a Ezio una recompensa monetaria por su papel en el asesinato. Ezio informó a Antonio que Emilio había estado hablando con un individuo que le era desconocido, después de lo cual Antonio le dio a Ezio el nombre de "Carlo Grimaldi". Antonio le preguntó a Ezio cuál era su siguente cometido, a lo cual respondió que tenía una "reunión para asistir". Ezio se despidió de los ladrones y posteriormente partió del Palacio.[2]

Infiltrándose en la basílica

Ezio luego descubrió que Carlo Grimaldi planeaba matar a Giovanni Mocenigo con veneno y reemplazarlo con el templario Marco Barbarigo. Ezio rápidamente fue a ver a Antonio y le hablo de las intenciones de los templarios, a lo cual ambos buscaron algún punto de entrada dentro de la basílica del Dogo, pero a pesar de haber observado todas las posibles entradas, no pudieron hallar un enfoque eficaz.

Antonio exclamo que la situación era desesperada, y que solo los pájaros eran capaces de entrar en el edificio, dándole a Ezio la idea de buscar ayuda de un amigo cercano suyo, Leonardo da Vinci.

NVNG 7.png

Antonio discutiendo con Ezio y Leonardo.

Antonio después visito a Ezio, y el asesino le presento a Leonardo. Ansioso, Antonio informo a Ezio que Carlo estaba en posesión del veneno y tendrían que precipitarse para atraparlo a tiempo. Con esto, Ezio intentó controlar la maquina voladora de Leonardo, pero se estrello casi inmediatamente.

Frustrado por el fracaso de su invención, Leonardo no sabía cómo extender la capacidad de vuelo de la máquina hasta que arrojó un trozo de papel a la chimenea, dándole la revelación de que el aire caliente le permitiría a la nave ganar altura durante el vuelo.

A raíz del descubrimiento, Ezio iba a acabar con algunos de los guardias estacionados en los tejados de las zonas de Venecia, y Antonio iba a enviar a sus hombres a encender una secuencia de incendios repartidos por la ciudad. Una vez que Ezio se encargo de los guardias, se reunió con Antonio y Leonardo en un tejado, viendo en la distancia que los fuegos habían sido encendidos con éxito. Antonio le dijo a los demás que esperaba que el plan funcionara, ya que se les estaba acabando el tiempo, a lo que Ezio urgentemente voló en la máquina voladora.[2]

Ayudando en el asesinato del Dogo

«Quizá cometí un error al dudar de ti, Ahora a ver cómo colocamos las piezas.»
―Antonio a Ezio[fte]
DiD 1.png

Antonio presentando a Teodora con Ezio.

Con el tiempo, Antonio y Leonardo desarrollaron una amistad mutua, y en un momento dado Leonardo fue capaz de informar a Ezio del paradero de Antonio. Ezio buscó a Antonio y la ayuda de Teodora Contanto, y encontró a la pareja en el burdel La Rosa de la Virtud, con Antonio divirtiéndose bebiendo y charlando con dos chicas en el sillón. A su llegada, se quitó su máscara de Carnaval para revelar su identidad a Antonio, después de lo cual Antonio le presento a Ezio a Teodora.

El trío entonces discutió los planes para matar al nuevo Dogo, Marco Barbarigo. Sin embargo, antes de que tuvieran tiempo de entrar en detalles, un hombre salió corriendo, habiendo matado a una cortesana y robado sus florines. Teodora entonces envió a Ezio para matar al hombre, mientras ella y Antonio esperaban el regreso de Ezio.

Una vez que Ezio había regresado de la misión, Antonio discutió con él y Teodora sobre matar a Marco, mientras que las chicas lloraban la pérdida de una de las suyas. Llegaron a la conclusión de que Ezio tendría que ganar una máscara dorada de una serie de juegos Carnaval, lo que le permitió entrar a la fiesta del Dogo durante el festival.

En el camino, los tres conversaron mientras caminaban hacia su destino. A su llegada, Ezio participó en los juegos y ganó los tres desafíos, pero no pudo obtener la máscara. De vuelta al burdel, Teodora y Antonio se dieron cuenta del soborno que se le daba al juez de los juegos por parte de Silvio Barbarigo mientras Ezio peleaba contra Dante Moro. Después de esto, una cortesana entró, diciéndoles que Dante se dirigía a la fiesta.

Ezio planeaba matar a Dante para obtener la máscara, sin embargo, Antonio le advirtió que desistiera, con miedo de que el secreto y paranoico Marco inmediatamente cancelara la fiesta, a lo que le recomendó robar la máscara en su lugar. Ezio se fue, dejando a Antonio esperando noticias de la hazaña. Una vez que el robo fue completado, Ezio regresó y Antonio admitió que había juzgado a Ezio con demasiada facilidad.[2]

Adquiriendo el fruto del Edén

«Tenemos lo que buscábamos, pero queda mucho por hacer.»
―Antonio a Ezio con respecto al fragmento del Edén.[fte]
Ezio visitó más tarde a Antonio con la esperanza de encontrar a Silvio y Dante, y Antonio presentó a Ezio al hermano de Marco, Agostino Barbarigo, antes de informar al asesino que los dos habían huido al Arsenal de Venecia.

Ezio preguntó si Agostino podía obligar a los hombres de Silvio a retirarse, pero el Consejo de los Diez aún no había confirmado su ascensión. Con esto, Ezio deseaba construir un ejército personal, al que Antonio respondió diciéndole que buscara al experimentado condotiero Bartolomeo d'Alviano.

Play along 10.png

Antonio marcando el dedo de Ezio.

Mientras Ezio peleaba con Rodrigo Borgia por el fragmento del Edén, sus otros asociados, incluido Antonio, acudieron a la ayuda del joven asesino. Juntos, el grupo vencieron a Rodrigo y a sus guardias, y aunque el Gran Maestre de la Orden de los Templarios huyó, Ezio adquirió el fragmento del Edén.

En ese momento, Ezio no estaba al tanto de los motivos de sus afiliados hasta que Nicolás Maquiavelo le reveló que eran todos asesinos. A partir de ahí, Ezio recibió un mapa que condujo a una torre y se les dijo que se reunieran con ellos esa noche para su iniciación en la Orden. Durante la ceremonia, Ezio recibió una marca de quemadura ritual en su dedo, terminando con los asesinos que realizaban un salto de fe fuera de la torre.[2]

Visita de España

Get to the Thieves Guild 4.png

Ezio reuniéndose con Antonio y Luis.

En 1491, Antonio fue contactado por Luis de Santángel para completar una tarea para él. Antonio se refirió al ministro a Ezio, que él mencionó era el "hombre más mortífero en Italia". Después de esto, más tarde explicó al Asesino que Luis estaba buscando protección para él y su amigo Cristóbal Colón.

Rechazando al principio, Ezio aceptó cuando le dijeron que iban a reunirse con Rodrigo en Venecia. De allí, Ezio salió para ayudar a Colón, y cuando volvió, reveló a Antonio que toda la reunión había sido una trampa.

Después de que Antonio informó a Ezio de la ubicación de Luis, el Asesino salió a hablar con él en el Distrito de Jardines, en caso de que algo desafortunado tuviera lugar. También puso a la pareja en contacto con el Gremio de Ladrones ubicado en la ciudad española de Barcelona, antes de que Ezio viajara allí para tratar con la inquisición.[3]

Viaje a Roma

X marks 5.png

Antonio en la reunión en Monteriggioni.

Antonio se reunió con los otros Asesinos en Monteriggioni en 1499, al formular un plan para impedir que Rodrigo accediera a la cámara. Ezio utilizó el poder del Fruto para mostrar la ubicación de la bóveda en un mapa que estaba escondido debajo de las páginas del Códice.

Una vez que habían descubierto que estaba en Roma, los otros Asesinos acordaron crear distracciones en toda la ciudad para darle a Ezio la oportunidad de infiltrarse en la Capilla Sixtina y matar a Rodrigo.[2]

Personalidad y características

EMG 7.png

Antonio hablando con sus ladrones.

Antonio era un hombre que honraba grandemente la justicia, y por esta razón, él y sus ladrones sólo robaron a los ricos y corruptos ciudadanos de Venecia, dejando a los pobres vivir en paz.

Él tenia la opinión de que los ladrones, los mercenarios, y las cortesanas, que fueron considerados a menudo la clase inferior, eran de hecho los héroes de su sociedad. A la inversa, Antonio también tenía una fuerte aversión por la nobleza corrupta, que sólo buscaba convertir a sus súbditos en juguetes.

El líder del gremio de ladrones mostró una actitud de confianza, y siempre estaba dispuesto a prestar una mano cuando lo necesitaba. Antonio presentó a Luis de Santángel a Ezio, para que éste ayudara a su amigo. Sin embargo, Antonio se agitaba fácilmente cuando los planes no se unían, o cuando él y sus aliados no podían resolver un problema.

Acompañando esto, Antonio también mostraba gran cuidado a sus ladrones, especialmente a Rosa, y siempre hizo lo mejor para mantenerlos a salvo del daño; lo que hizo que los miembros del Gremio de Ladrones venecianos admiraran y respetaran a su líder.

Curiosidades

  • Cuando planean atacar a Carlo GrimaldiEzio y Antonio suben a una torre, Antonio no realiza salto de fe para bajar de la atalaya, siendo que el también es Asesino.
  • El "disfraz de mensajero" en Assassin's Creed: Project Legacy es idéntico al atuendo de Antonio.
  • Antonio puede ser desbloqueado como un atuendo de personaje para Ezio en Assassin's Creed II: Discovery, Aunque el diálogo de la misión siguió siendo el mismo.

Galería

Referencias

  1. Assassin's Creed: Renaissance
  2. Error en la cita: El elemento <ref> no es válido; pues no hay una referencia con texto llamada AC2
  3. Assassin's Creed II: Discovery

Plantilla:AC2D

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar