FANDOM


Eraicon-French Comic.pngEraicon-Assassins.png

«Mi vida vale menos que la misión que me han confiado…»
―Aquilus[fte]

Aquilus (¿? - 259) fue un miembro de la Orden de los Asesinos en el siglo III, el Liberalis Circulum. Aquilus entró en contacto con el Anj, un fragmento del Edén que permitía el almacenaje de mensajes en el mismo. Era hijo de Lucius y ancestro de Desmond Miles.

En 259, Aquilus ya era un Asesino con experiencia, que se había encargado del asesinato de varios políticos y militares del Imperio Romano. Al fracasar en el homicidio del general Gracchus, Aquilus fue noqueado y hecho prisionero. Estando inconsciente, los alamanes atacaron el campamento en el que se encontraba y fue rescatado por su primo, el Asesino Accipiter. Este le entregó el Anj, un artefacto creado por Isis, un miembro de la Primera Civilización, y se embarcó en la misión de regresar a su ciudad natal, Lugdunum, y entregar a su padre el fragmento.

Allí, padre e hijo descubrieron la traición de su aliado Caius Fulvus Vultur, que era un miembro secreto de la Orden de los Templarios. Mientras Aquilus descubría esto, Lucius fue asesinado por Vultur, y este escapó a Roma con el Anj. Aquilus le siguió hasta la capital del Imperio, donde le dio muerte tras conocer los orígenes del Anj, y regresó a su hogar con su mujer Valeria. Poco después, ambos fueron arrestados por las autoridades romanas, con planes de juzgarles por traición. Aquilus fue asesinado por soldados romanos mientras su primo intentaba rescatarlo a él y a Valeria.

Biografía

Vida temprana

«Tienes un pasado agitado, Aquilus… ¡Agitado hasta el punto que el compromiso de tu familia con Roma parece un mero pretexto que esconde las peores intenciones!»
―El Templario Gracchus a Aquilus[fte]

Aquilus nació en Lugdunum, una ciudad de la Galia, en el siglo III; era hijo de Lucius, un miembro de la rama de la Orden de los Asesinos en el Imperio Romano,[1] el Liberalis Circulum—a la que su familia pertenecía desde generaciones atrás—[2] y primo del alamán Accipiter. Aquilus fue entrenado por su padre para ser un Asesino y seguir luchando por su causa.[1] Posteriormente, Aquilus se casó con Valeria, con quien vivió en una residencia en Lugdunum.[2]

Conociendo a Gracchus

«Vengo a poner mi espada a tu servicio contra los germánicos que estás a punto de combatir…»
―Aquilus intentando engañar a Gracchus[fte]
AquilusMeetingGeneral.jpg

Aquilus en su reunión con Gracchus.

En el año 259,[1] Aquilus ya era un miembro pleno de los Asesinos, siendo enviado a distintas misiones para asesinar al senador Caius y el general Titus, ambos Templarios. En una misión, Aquilus fue enviado al campamento del general romano Gracchus, otro Templario al que debía asesinar,[3] y después recuperar un objeto de vital importancia.[1]

Presentándose como un mercenario, el Asesino dijo tener la intención de servir al general, enviando un mensaje para el Templario tras guiarse a través del campamento. Gracchus dejó que el Asesino entrase en su tienda, lo que resultó ser una trampa, desarmando a Aquilus y explicando que llevaba meses investigando sus antecedentes. Gracchus acusó a Aquilus de las muertes de Titus y Caius, las cuales este consideró rumores.[3]

Gracchus no creyó al galo, y le preguntó sus verdaderas intenciones. Aunque Aquilus afirmó que era un mercenario dispuesto a combatir a los germanos, para después reunirse con su familia, el general siguió sin creerle y lo apuñaló en el hombro, diciéndole que mataría a Lucius con sus propias manos una vez le avisase de su muerte.[3]

Asegurando el Anj

Regreso a Lugdunum

Cuando Aquilus se recuperó, se encontró con sus heridas sanadas y a su primo Accipiter a su lado explicándole acerca del enfrentamiento en el campamento entre los romanos y alamanes, quienes rescataron a Aquilus tras su victoria en combate. Aquilus preguntó acerca del objeto y se enteró de que Accipiter lo tenía en su poder. Ambos acordaron en que el galo seguiría con su misión cuando fuera capaz de montar a caballo de nuevo.[1]

Después de recuperarse, Aquilus se despidió de su primo y volvió a su casa en Lugdunum. Al llegar fue recibido por su padre Lucius, que no esperaba volver a ver a su hijo con vida después de la misión. Durante la reunión con su padre se encontró con un amigo de este, Caius Fulvus Vultur. Luego de cenar, después de que el senador se fuera a la cama, Lucius y Aquilus hablaron de su misión. Este le entregó el artefacto a Lucius para que este le revelase sus secretos y explicó por que eran tan importantes para ellos.[1]

Le dijo que el artefacto era el Anj, un fragmento de la Primera Civilización encontrado en Egipto, que se decía que podía devolver la vida a los cuerpos por un tiempo. Posteriormente, trataron la traición de Aquilus en el campamento romano, organizada por el obispo Templario Faustin.[1]

Interrogando a Faustin

AC2A - Aquilus Faustin interrogation.png

Aquilus interrogando a Faustin

Aquilus inmediatamente partió en busca de Faustin para interrogarle. Recorrió los tejados de la ciudad y entró en su palacio, atrapándolo con guardia baja en medio de la noche. Faustin confesó que les traicionó por que Aquilus no tenía ninguna opción.[1]

El Asesino preguntó cuales eran sus cómplices y este respondió que era el único. Esta mentira provoco más golpes por parte de Aquilus, que obligó a confesar al obispo que recibió ayuda del senador Vultur.[1]

Aquilus inmediatamente partió de vuelta a su hogar para advertirle a su padre de la mala noticia. Desgraciadamente, llegó tarde y encontró a su padre asesinado. Antes de partir escuchó gemidos de dolor por parte del moribundo sirviente de su padre: Weke.[1]

Weke murió debido a sus heridas graves, pero consiguió advertir a Aquilus del peligro Templario antes de sucumbir. Aunque la manera en que se lo dijo confundió más a Aquilus, una criada se le acercó y le dijo que Vultur había matado a su padre y Weke y había escapado con el Anj.[1]

Viaje a Roma

Con sed de venganza, Aquilus viajó a Roma para vengar la muerte de su padre. Localizó la residencia de Vultur, e infiltrándose en su mansión, asesinó a varios guardias en el proceso.[2]

Aquilus confrontó al senador, gritándole para que le entregara el artefacto. Vultur enfrento a Aquilus con el Anj en sus manos y se ofreció a contarle la historia del artefacto, y el Asesino prometió que el senador moriría en a sus manos después de la historia.[2]

Al escuchar que la diosa Isis lo había usado para tener una noche de pasión con su marido muerto, Osiris, y el Anj había pasado de portador durante siglos, Aquilus se dio por satisfecho y dio muerte al senador, ahora con destino a su hogar.[2]

Muerte

Deadth.png

La muerte de Aquilus

Al regresar a casa, Aquilus fue recibido por su esposa Valeria. Luego de pasar una noche juntos, que dio lugar a la concepción de un hijo, Aquilus le contó la historia del Anj y lo ocurrido en Roma. Al tratar de activar el Anj de este emergió un holograma de su padre Lucius.[2]

El mensaje de su padre fue interrumpido cuando un batallón romano irrumpió en la residencia con el fin de juzgarlos y ejecutarlos. Mientras los romanos llevaban a la pareja por el bosque, Accipiter, quien se había enterado del arresto, intentó detener a los romanos.[2]

Con la presencia de Accipiter, los soldados romanos entraron en pánico y ejecutaron a Aquilus. Gracias a la intervención de Accipiter, los romanos no tuvieron oportunidad de ejecutar a su esposa Valeria, mas el Asesino galo no sobrevivió a sus heridas y murió allí mismo.[2]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar