FANDOM


Eraicon-AC2Eraicon-RevelationsEraicon-French ComicEraicon-Origins

La Hermandad de Asesinos egipcia, también conocida como los Ocultos durante sus primeros años, era el Gremio de Asesinos ubicado en Egipto. Era la rama Asesina más antigua, después de haber sido fundada por Bayek de Siwa, en el 47 a.e.c.

Historia

Egipto ptolemaico

Precursores

Durante el 2do siglo a.e.c, un grupo que sirvió como precursor de la Hermandad Asesina aparentemente estuvo activo en Egipto, ya que la Piedra de Rosetta, emitida en el 196 a.e.c, contenía información sensible referente a los Asesinos.

Fundación de los Ocultos

Después de haber sido traicionado por Cleopatra quien se puso a favor de la Orden de los Antiguos. Al darse cuenta de su error al apoyar a Cleopatra, Bayek reúne a sus aliados Fano, Pasherenptah, Tahira, Fóxidas y Aya para formar una Hermandad para contrarrestar a la Orden y defender el libre albedrío de la gente común. Bayek y Aya se dan cuenta de que la Orden mostró un gran interés en la tumba de Alejandro Magno, y decidieron investigar. Allí encuentran a un Apolodoro mortalmente herido que les advierte que el teniente de César, Flavio, es "El León" y el verdadero líder de la Orden. Flavio y Septimius habían tomado el Orbe y un Cetro de la tumba y se dirigían a Siwa para abrir una Bóveda Isu.

Al regresar a Siwa, encuentran que la Bóveda ya estaba abierta. Bayek rastrea y se enfrenta a Flavio, que uso el poder del Fragmento del Edén, pero que aún así logro matarlo, vengando la muerte de Khemu. Bayek regresa con Aya, quien había reclutado a Marco Junio Bruto y Cayo Casio Longino a su causa. Ella planeaba ir a Roma con Bruto y Casio para asesinar a César y Septimius. Bayek y Aya se separan pero formaron la base de la Hermandad Asesina cuando ambos juraron proteger el libre albedrío. Tras su separación, Bayek deja caer su amuleto de águila, un collar de Khemu, en la arena que deja una impresión, convirtiéndose en el ícono de su nueva Hermandad. Bayek construyó la Hermandad Egipcia al hacer oficinas tanto en Menfis como en el Sinaí.

Expansión al Sinaí

En el 38 a.e.c, la Hermandad Egipcia tuvo una oficina en el Sinaí y se habían aliado con el líder rebelde Gamilat, Bayek viajo a la oficina en ese año. Poco después de la llegada de Bayek, tres tenientes del general Rufio fueron asesinados por este.

La oficina en el Sinaí fue atacada por los romanos poco después de los asesinatos. Bayek, Tahira y Kashta fueron capturados y Bayek fue crucificado. Bayek fue salvado por Amunet y luego le dijo a Bayek que la sucursal del Sinaí de Los Ocultos había sido demasiado ruidosa, hasta el punto en que había oído hablar de ellos incluso en Roma, y ​​que eso pudo haber llevado a un traidor entre ellos.

Los dos rescatan a Kashta y Tahira, aunque ella luego muere por sus heridas y muere en los brazos de Bayek. Los dos descubren poco después que los hombres de Rufio estaban incendiando un pueblo y se vieron obligados a detenerlos antes de asesinar a Rufio.

Amunet luego le informa a Bayek que Gamilat había permitido que murieran aldeanos inocentes para inspirar a más personas a unirse a su rebelión. Bayek lo confronta y en la confrontación Gamilat afirma que ellos luchan por el mismo objetivo. Los dos comienzan a pelear y luego Gamilat es asesinado. Poco después Bayek reconstruyó la oficina en el Sinaí y luego estableció el principio de que ningún Oculto podía dañar a un inocente.

Asesinato de Cleopatra

El 12 de agosto del 30 a.e.c, diecisiete años después de la formación de los Ocultos, y trece años después de que Aya perdonara la vida a Cleopatra después de matar a César, la Oculta entonces conocida como Amunet (la nueva identidad de Aya) mató a la reina egipcia en Alejandría, usando una asp venenosa.

Edad media

Ayudando a los mamelucos

EgyptAssassin

El Asesino egipcio matando a un caballero Templario

A principios del siglo XIII, los Asesinos Egipcios adquirieron el Cetro de Aset a un comerciante, que se lo había comprado a los pescadores italianos que lo habían descubierto en un naufragio romano sucedido en la Antigüedad. En 1250, después de que los mamelucos se levantaran contra la dinastía reinante de los Ayyubíes, la Hermandad, que había formado una alianza con los mamelucos, encargó a un Asesino egipcio no identificado que les entregara el Cetro. Sin embargo, mientras se dirigía a entregar el artefacto en El Cairo, el Asesino fue atacado por caballeros Templarios.

A pesar de estar herido, el Asesino logró matar a los caballeros templarios y entregó exitosamente el Cetro de Aset a los mamelucos, permitiéndoles tener éxito en su rebelión de esclavos contra el gobierno de sus señores ayyubíes y efectivamente sentando las bases para la dinastía Bahri.

En 1257, Darim Ibn-La'Ahad, hijo del Mentor de la Hermandad Levantina, Altaïr Ibn-La'Ahad, se mudó a Alejandría después de que los Asesinos Levantinos se disolvieran. Darim se unió a la viuda de su hermano fallecido y sus hijos, lo que llevó a su línea de sangre a integrarse en los Asesinos egipcios. Darim también entregó un Fragmento del Edén al primer sultán de la dinastía Bahri, fortaleciendo aún más su poder.

Buscando el cetro de Aset

AC5EC-Numa Templars

Numa lucha contra los Templarios en Karnak

En 1340, después de que el Cetro de Aset había permanecido en poder de los sultanes mamelucos durante casi un siglo, los Templarios egipcios se lo robaron al sultán Al-Nasir Muhammad y los Asesinos confiaron a Numa Al'Khamsin, más conocido como "El Cakr", y su aprendiz Ali Al-Ghraib la tarea de encontrar el artefacto. Un año después, Numa y Ali lograron localizar a los Templarios en su escondite en Karnak.

Al llegar la noche cerca del Templo de Amón, los dos cruzaron una aldea, cuando Ali notó a un hombre que llevaba una daga con la cruz de los Templarios. Después de decirle esto a su maestro, Ali comenzó un fuego como una distracción, por lo que Numa fue capaz de buscar el Cetro de Aset inadvertido.

Sin embargo, la distracción no fue efectiva y Numa se vio rodeado por Templarios. Mientras el Asesino se enfrascaba en una batalla con sus enemigos, Ali le robó el Cetro a los Templarios. Numa y su aprendiz huyeron de Karnak, llevándose el artefacto con ellos.

Perdiendo el artefacto

Dos días después, El Cakr llegó al palacio del sultán en El Cairo. Aunque los Emires del Sultán esperaban que Numa les entregara el artefacto, el Asesino no confiaba en los Emires y les dijo que el artefacto permanecería en manos de los Asesinos hasta que se presentara un digno sucesor al trono. Interpretando las palabras de Numa como un insulto, los Emires lo encerraron en una celda de prisión.

Mientras estaba en la celda, Numa conoció a una mujer llamada Leila, una agente Templaria y ex sirviente de Al-Nasir Muhammad, a quien había seducido y asesinado. Después de convencer a Numa de que ella no era una verdadera creyente de la causa de los Templarios y simplemente los había usado para matar al sultán, los dos escaparon y se dirigieron a una casa segura que Leila había arreglado en la ciudad para esconderse después del asesinato del sultán. Allí, ella sedujo a Numa en un encuentro sexual.

Mientras Numa estaba en prisión, Ali fue capturado por los Templarios en el Templo de Edfu y fue torturado por ellos, lo que provocó que se rompiera la muñeca. Eventualmente se quebró y accedió a ayudarlos a eliminar a su amo a cambio de su vida.

Después de que Numa llegó al Templo de Edfu y notó la muñeca vendada de Ali, los Templarios lo rodearon a él y a Ali. Uno de ellos se adelantó y explicó que el Cetro ya no era la única prioridad de la Orden, revelando que Numa era tan molesto que su muerte ahora era una nueva prioridad. Bajando la capucha de Numa, la Templaria se reveló a sí misma como Leila y le dijo a El Cakr que no sentía odio hacia él, pero que tenía que seguir órdenes antes de comenzar a pelear con él. Perfectamente entrenada, Leila reveló que todo lo que le había dicho a Numa sobre su compromiso con los Templarios era una mentira antes de enterrar una daga en su corazón, matando instantáneamente a Numa ante los ojos de su perturbado aprendiz. Sin embargo, manteniendo su promesa de librar a Ali, Leila deja ir al apurado aprendiz de Asesino.

Sin embargo, Ali, a pesar de haber traicionado a su maestro, aún era leal a la Hermandad y arrojó el Cetro en un pozo cerca de Edfu con la intención de contactar a la Hermandad y volver más tarde, pero murió unas semanas después de intoxicación alimentaria, por comer carne contaminada. Leila, que descubrió la estratagema de Ali, logró encontrar brevemente el artefacto en el pozo, solo para sufrir una lesión en la cabeza mientras ascendía, en consecuencia ella se volvió amnésica y, después de ser rescatada y curada por los beduinos, murió nueve meses después por hemorragia interna mientras daba a luz al niño que había concebido con El Cakr durante su noche en la casa de seguridad. Como resultado, el cetro permaneció oculto para todos.

Renacimiento italiano

En 1511, los Asesinos Egipcios estaban bajo la dirección de su Mentor Iskender, un descendiente de Altaïr Ibn-La'Ahad. Fue capturado para ser ejecutado ese año, pero fue salvado por los Asesinos otomanos enviados desde Constantinopla por el Mentor de la Hermandad italiana, Ezio Auditore da Firenze.

Egipto otomano

En 1794, los Asesinos Egipcios fueron dirigidos por un individuo que era conocido como Al Mualim, que tenía su base en El Cairo. Arno Dorian envió a uno de sus compañeros Asesinos parisinos a la ciudad con un Fragmento del Edén que le había quitado a Napoleón Bonaparte en Saint-Denis para mantenerlo a salvo.

Miembros conocidos

Egipto Ptolemaico

Sultanato mameluco

Imperio otomano

Aliados

Egipto Ptolemaico

Lista de Apariciones