Fandom

Wiki The Assassin's Creed

Códice de Altaïr Ibn-La'Ahad

2.411páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios2 Compartir
Eraicon-Bloodlines.pngEraicon-AC2.pngEraicon-Renaissance.pngEraicon-Brotherhood.pngEraicon-Secret Crusade.pngEraicon-Assassins.png

El códice de Altaïr Ibn-La'Ahad fue un diario y una guía de iniciación a la Orden de los Asesinos escrita por el Asesino sirio Altaïr Ibn-La'Ahad desde septiembre de 1191 hasta aproximadamente 1257. El códice alberga en sí todo conocimiento sobre la Orden de los Asesinos (credo, técnicas, historia) pero además trae consigo descubrimientos de Ibn-La'Ahad, fragmentos de su vida, cuestiones filosóficas sobre lo que él presenció en el Fruto del Edén y también una breve historia sobre ambas organizaciones.

Zw-codex-eagle.png

El mapamundi que mediante vista de águila puede verse al juntar todas las páginas. Fue necesario girar y cambiar de lugar algunas para que el mapa sea comprensible.

Además, en su interior se incluían los planos de hojas ocultas, hoja envenenada y cañón oculto. También contuvo un dibujo sobre María Thorpe, Asesinos haciendo carrera libre, imágenes del sistema solar y de los efectos del Fruto del Edén. Además estaba incorporaba una profecía acerca del Profeta, la cripta oculta en el Vaticano y dos fragmentos del Edén—El Fruto del Edén y el Cetro de Edén—y líneas ocultas que solo podían ser vistas por medio de la vista de águila que mostraban un mapamundi y la localización de los templos, criptas y fragmentos de la Primera Civilización.

Gracias a este códice, Leonardo da Vinci pudo fabricar armas útiles para Ezio, y también gracias a esas páginas logró el último descubrir la ubicación de la cripta a la que se dirigía Rodrigo Borgia en busca de un supuesto objeto de gran poder.

Dueños conocidosEditar

A partir de este momento las páginas del códice se dispersan:

Luego del ataque de Monteriggioni, las páginas quedan sin dueño en la villa:

  • 1 página en los archivos oficiales de Florencia.
  • La mayor parte de páginas están actualmente en posesión de coleccionistas, presumiblemente templarios.

Las páginas y su contenido Editar

El Códice casi en su totalidad puede ser leído por el jugador durante la campaña principal de ACII. Lo que debe hacer es buscarlas a través de los distintos espacios del mapa (resaltarán con un icono en forma de pergamino) y robarlas de sus cofres.

Algunas serán sencillas de conseguir mientras que otras no tanto ya que se encontrarán resguardadas por soldados. Algunas páginas son obligatorias para poder avanzar en la historia.

De más está decir que el jugador podrá leer las páginas cuantas veces quiera, luego de haberlas encontrado, en la base de datos de Assassin's creed II, en la subcategoría "Documentos" (Páginas del Códice).

Página 1 Editar

"Ya he pasado varios días con el artefacto. ¿O han sido semanas? ¿Meses? Ya no estoy seguro.

Los otros vienen de cuando en cuando para traerme comida o para intentar distraerme. Dicen que debería apartarme un poco de estos estudios. Malik incluso me ha sugerido que los abandone por completo. Pero no estoy dispuesto a renunciar todavía. Tenemos que acabar entendiendo el Fruto del Edén.

¿Es un arma? ¿Un catálogo? ¿Las dos cosas a la vez? "El que acrecienta su conocimiento, acrecienta su dolor..." Alcanzo a comprender la filosofía de tal afirmación. Pero ¿puede llegar a ser cierta? ¿Literalmente cierta? Una sociedad que lleve a cabo sus guerras mediante ideas e información en lugar de espadas y acero...

Su función es sencilla, casi elemental. Dominar. Controlar. Pero el proceso, el método y los medios que emplea, son fascinantes. A aquellos que se someten a su brillo les promete todo lo que desean. A cambio, tan solo exige una cosa: obediencia total y absoluta. ¿Quién puede negarse? Es la tentación encarnada.

Recuerdo mi propio momento de debilidad cuando me enfrenté a Al Mualim, y sus palabras hicieron tambalear mi confianza. De pronto descubrí que quien había sido un padre para mí era en realidad mi peor enemigo. Él tan solo necesitaba un asomo de duda para introducirse en mi mente. Pero derroté a sus fantasmas, recuperé la confianza en mí mismo y lo mandé al otro mundo. Me liberé. Pero ahora me pregunto: ¿de verdad me liberé? Pues ahora estoy aquí, desesperado por comprender aquello que juré destruir.

Page2.png

Imagen de la página 2 del Códice.

Ésta es la razón: el Fruto tiene algo que contar. Siento las señales de algo, algo grande y amenazador. Todos estamos en peligro. Y yo tengo que hacer algo: es mi deber. No debo ni puedo renunciar hasta que haya averiguado la verdad."

Página 2 Editar

- NO HAY DATOS DE TEXTO. ACERCAR VISTA PARA VER DATOS DE IMAGEN.-

Página 3 Editar

- NO HAY DATOS DE TEXTO. ACERCAR VISTA PARA VER DATOS DE IMAGEN.-

Hidden Blade.png

Imagen de la página 3 del Códice. Claramente podemos ver el mecanismo de una hoja oculta.

Página 4 Editar

"Las tres grandes ironías de la orden de los Asesinos son éstas: (1) Nuestro fin es defender la paz, pero nuestro medio es el asesinato. (2) Buscamos abrir la mente humana, pero exigimos obediencia a un jefe y a unas normas. (3) Pretendemos denunciar los peligros de la fe ciega, pero nosotros mismos practicamos una.

No tengo respuestas satisfactorias a esta paradoja, solo posibilidades. ¿Acaso retorcemos las normas en aras de un bien mayor? Si lo hacemos, ¿qué significa eso? ¿Que somos unos mentirosos? ¿Que somos débiles? Nunca dejamos de luchar con esas contradicciones. Pese a que llevo muchos años reflexionando, no he hallado una respuesta apropiada. Y temo que tal vez no exista.

Nada es verdad. Todo está permitido. ¿Ésa es la respuesta de nuestro credo, que una misma cosa puede ser dos cosas opuestas y al mismo tiempo? ¿Y por qué no? Yo mismo soy la prueba. Tenemos nobles intenciones, pero usamos medios bárbaros. Consideramos que la vida es sagrada, pero se la arrebatamos a quienes juzgamos nuestros enemigos."

Página 5 Editar

"¿Quiénes eran Los Que Llegaron Antes? ¿Qué les trajo aquí? ¿Cuánto tiempo hace? ¿Siglos, milenios? ¿Eones? Queda tan poco de ellos... ¿Qué o quién les expulsó? ¿Y qué son esos artefactos? ¿Mensajes en una botella? ¿Herramientas que dejaron para guiarnos? ¿Y si nos estamos esforzando por controlar su basura y atribuir un propósito divino a simples juguetes abandonados?"

Página 6 Editar

"Aunque Robert de Sable esté muerto, su hermandad sobrevive. Ahora es menos notoria, pero me temo que sigue siendo una amenaza. Mientras que antes recorrían orgullosos las calles (lo que les convertía en blancos más fáciles), ahora se ocultan entre las sombras, y es más difícil seguirles el rastro. ¿Qué vilezas estarán tramando en la oscuridad? Por todo ello, nuestra misión será más complicada. Hay rumores de maniobras en Chipre. Tendré que investigar...

Nuestras tácticas deben cambiar en consecuencia. Adiós a nuestras fortalezas, y a nuestra afición por realizar espectaculares asesinatos en público. Debemos tejer nuestras redes con sigilo, de una forma muy diferente a como lo hicimos antaño.

Aunque sugiero a mis hermanos que cambien sus rituales, no les pido que abandonen el credo. Lo que nos convierte en Asesinos no es la amputación de un dedo ni la falsa promesa del paraíso ni la prohibición de usar veneno. Nos debemos a la gente, no a la costumbre. Si debemos escondernos, nos esconderemos. Si debemos usar veneno, lo usaremos. Si nuestras hojas se pueden usar sin cortar dedos, no exigiremos su amputación. Y no manipularemos a nuestros iniciados con mentiras ni sofismas. Hablaremos con sinceridad, y nos renovaremos por completo."

Página 7 Editar

"Creí que Adha sería quien me otorgaría el descanso, y que podría dejar mi arma y vivir como un hombre normal. Pero ahora sé que es mejor dejar tales sueños para la hora de dormir...

Su rostro. Intento borrarlo de mi mente al recordar los días y las noches en que perseguí por el mar a los templarios que la capturaron. Casi les cogí a tiempo. Casi. Si hubiera sido un poco más rápido... Pero solo pude abrazar su cuerpo sin vida, y ver el terror grabado en sus ojos abiertos de par en par...

Cacé a cada hombre, uno por uno, hasta mandar al otro mundo a todos los culpables. Pero no sentí alegría, satisfacción ni liberación. Sus muertes no me la devolvieron, ni sanaron mis heridas. Después de aquello, estaba seguro de que jamás volvería a sentir lo mismo por ninguna mujer.

Por suerte, estaba equivocado."

Página 8 Editar

"¿Por qué nuestros instintos son tan violentos? He estudiado la interacción entre diferentes especies. El instinto de supervivencia parece exigir la muerte de otros. ¿Por qué las especies no pueden colaborar? Muchos creen que el mundo fue creado por un poder divino. Pero yo solo veo el diseño de un demente, empeñado en la destrucción y la desesperación. Nuestro origen es caótico, accidental. Solo el paso del tiempo nos ha infundido algo de finalidad. Primero fue la naturaleza... y después el propio hombre."

Página 9 Editar

"Con el tiempo, una frase que se pronuncia muchas veces y en voz alta se convierte en verdad establecida. Siempre, claro está, que acalles toda oposición. Pero si tienes éxito y acabas con tus adversarios, entonces lo que queda es, por defecto, la verdad.

¿Verdad en un sentido objetivo? No. Pero ¿se puede conseguir un punto de vista realmente objetivo? La respuesta es no. Literal y físicamente es imposible. Hay demasiadas variables, demasiadas fórmulas y campos que tener en cuenta. Podemos intentarlo, por supuesto, y acercarnos más y más a una revelacion (sic, debería ser "revelación"). Pero jamás la alcanzaremos del todo.

He comprendido que, mientras existan los templarios, intentarán que la realidad se acomode a sus deseos. Ellos saben que no existe la verdad absoluta; o que, si existe, no estamos preparados para reconocerla. En su lugar, lo que intentan es crear su propia explicación. Ése es el principio rector de lo que denominan "nuevo orden mundial": rehacer la realidad a su imagen y semejanza. No es una cuestión de artefactos ni de hombres; que no son más que herramientas. Es una cuestión de conceptos. Lo cual es muy astuto por su parte. ¿Cómo se puede hacer la guerra contra un concepto?

Un concepto es el arma perfecta. No tiene forma física, y sin embargo puede modificar el mundo que nos rodea de manera innumerables y a menudo violentas. No puedes matar una creencia. Aunque acabes con todos sus seguidores y destruyas sus textos, tan solo conseguirás un aplazamiento. Tarde o temprano alguien la redescubrirá, o la reinventará. Creo que incluso nosotros, los Asesinos, nos hemos limitado a redescubrir una orden que es más antigua que el propio Viejo de la Montaña..."

Page10.png

Imagen de la página 10 del Códice.

Página 10 Editar

- NO HAY DATOS DE TEXTO. ACERCAR VISTA PARA VER DATOS DE IMAGEN.-

Página 11 Editar

"Atis. Dioniso. Horus. Krishna. Mitra. Jesús. Los detalles de sus vidas son demasiado parecidos: nacimiento divino, persecución, discípulos, milagro, resurrección...

¿Cómo es posible?

Quizá no lo sea. Tal vez haya una única historia, repetida a través de los siglos, modificada para acomodarse a cada época, evolucionada como nuestras herramientas y nuestros lenguajes. ¿Esa historia tiene un origen real o es pura ficción? ¿O ambas cosas? ¿Y si todos esos personajes son uno solo, cuya vida se prolongó y transformó gracias a un Fragmento del Edén?
Page12.png

Imagen de la página 12 del Códice.

Al Mualim hablaba de Jesús como de una persona real, un mortal que dominaba el arte de manipular. Pero ¿y si estaba equivocado? Si esos hombres son reales, si han caminado entre nosotros muchas veces, ¿significa que pueden volver? ¿Y si ya están entre nosotros? Son muchas preguntas. Y cada día, más..."

Página 12 Editar

- NO HAY DATOS DE TEXTO. ACERCAR VISTA PARA VER DATOS DE IMAGEN.-

Página 13 Editar

"La hoja oculta ha acompañado a los nuestros a lo largo de los tiempos. Algunos dicen que esa arma nos define, y no están del todo equivocados. Sin ella no habríamos conseguido muchos de nuestros éxitos. No obstante, este ingenio empieza a envejecer. Aparte de que ya no sea necesario perder un dedo para usarla, he estado investigando otras mejoras.

La primera ha sido añadir una placa de metal que sirve para bloquear los golpes enemigos. Los demás Asesinos creen que está forjada con un nuevo metal, y me atribuyen el descubrimiento de su fórmula (que va incluida en esta página). Es mejor que no sepan la verdad.

Page13.png

Imagen que, con el texto, viene adjunta a la página 13 del Códice.

También he trabajado con Malik para describir nuevos métodos de asesinato: desde lo alto, desde cornisas y desde escondrijos. Son movimientos básicos, pero imprescindibles.

La tercera y última mejora es la más sencilla: una segunda hoja, idéntica en todo a la primera. Si un Asesino se ve obligado a despachar a dos objetivos, tan solo necesitará medir su ataque para alcanzarlos a ambos a la vez. Estas hojas tendrán un número limitado, ya que los metales con que las forjamos son difíciles de conseguir. Tendré que pensarme bien qué Asesinos podrán llevar dos hojas..."

Página 14 Editar

"El hombre busca dominar todo aquello con lo que se topa. Supongo que es una tendencia natural que aspiremos a controlar nuestro entorno. Pero no debería aplicarse a otros seres humanos. Cada día, más y más personas se ven obligadas a servir a otras, bien sea engañadas o a la fuerza. A otros, aunque no estén sojuzgados de manera tan férrea, les hacen sentir que sus vidas carecen de sentido. He visto las formas en que los hombres persiguen a las mujeres, he oído los crueles insultos con que se recibe a los que vienen de otros países, he contemplado cómo se hace sufrir a aquellos que piensan o actúan de forma diferente...

A menudo discutimos sobre todo esto mientras nos asomamos desde los chapiteles de Masyaf. ¿Qué podemos hacer para impedirlo, y para fomentar la igualdad y la tolerancia? A veces hablamos sobre la educación, creyendo que el conocimiento acabará con la inmoralidad. Pero cuando recorro las calles y veo cómo subastan a los esclavos, se me hiela la sangre. Cuando veo a un marido que insulta y apedrea a su mujer, alegando que ella solo existe para servirle, me rechinan los dientes. Y cuando veo cómo separan a los hijos de sus padres para que otros hombres obtengan provecho, cómo los envían a morir bajo el sol del desierto...

Page15.png

Imagen de la página 15 del Códice.

... En días así, no creo que el diálogo sirva para nada. En días así, tan solo se me ocurre pensar que los culpables deben morir."

Página 15 Editar

- NO HAY DATOS DE TEXTO. ACERCAR VISTA PARA VER DATOS DE IMAGEN.-

Página 16 Editar

"El Fruto es algo más que un catálogo de lo que nos ha precedido. Entre las chispas de su interior he captado atisbos del porvenir. Eso no debería ser posible, y tal vez no lo sea. Quizá sea simple sugestión. Pero ¿cómo saberlo? ¿Cómo estar seguros?

Al meditar en las consecuencias de esas visiones, me pregunto si son imágenes de las cosas que van a pasar, o de las que podrían pasar. ¿Podemos influir en el resultado final? ¿Nos atreveríamos a hacerlo? Y, si lo hacemos ¿nos limitamos a asegurar que se cumple lo que ya hemos visto?

Como siempre, estoy indeciso entre actuar y no actuar, pues no sé cuál de los dos caminos servirá, si es que alguno sirve. Quizá ni siquiera estoy destinado a cambiar las cosas. Aun así, escribo este diario. ¿Es un intento de cambiar lo que he visto, o de hacer que se cumpla?"

Página 17 Editar

"De todas las cosas que he visto, nada me atormenta tanto como la imagen de las llamas, unas columnas de fuego tan altas que parecen perforar el cielo. El suelo retumba y se estremece, las montañas se agrietan, grandes torres de metal se hacen pedazos y esparcen sus entrañas por el suelo... Y se oyen gritos por doquier, un coro tan aterrador que aún sigo escuchando sus ecos.  ¿Qué es esta locura que he contemplado? ¿Se trata de ellos, de los que vinieron antes? ¿Fue así como desaparecieron, entre llamaradas, convertidos en polvo? Quizá lo que buscan los templarios es ese poder de destrucción, para dominarnos y exigirnos sumisión. ¿Qué esperanza tenemos si se apoderan de un arma tan tenebrosa con la que pueden destruir el mundo entero?"

Página 18 Editar

"Tenemos que escondernos, ser sigilosos, modificar el curso de la historia en secreto. Pero algunos de mis hermanos no están de acuerdo y se irritan, pues creen que es un error ocultarnos. Dicen que eso entorpece nuestro trabajo. Pero no comprenden los riesgos. Salir ahora a la luz sería demasiado peligroso, pues nos tildarían de lunáticos y nos perseguirían. Así ha sido siempre. Si de una cosa estoy seguro, es de que nadie aprende escuchando a otro. Hay que mostrar las cosas para que cada uno haga sus conexiones. Si le digo a alguien que sea amable y tolerante y que abra su mente, esas palabras se marchitarán y morirán mucho antes de haber surtido efecto, lo cual es un desperdicio. Por eso debemos mantener nuestro rumbo de acción..."

Página 19 Editar

"La leyenda habla de un Vellocino de Oro. ¿Podrían estar relacionados ambos?

He perfeccionado el proceso metalúrgico, para producir una armadura como el mundo jamás ha visto hasta ahora...

Page19.png

Imagen que, con el texto, viene adjunta a la página 19 del Códice. Claramente puede apreciarse un detalle del peto de la armadura de Altaïr.

... Posee una gran resistencia, pero es tan ligera que ofrece plena libertad de movimientos...

... Me debato entre el asombro y el pavor. Hemos desarrollado algo que seguramente cambiará el arte de la guerra, y hará casi invencible a aquel que lo lleve...

Quizá ha sido un error fabricar estas piezas. Creo que sería mejor borrar las fórmulas. Pero ¿y si cayeran en manos de nuestros enemigos? Es un riesgo demasiado grande..."

Página 20 Editar

"He estudiado las antiguas religiones paganas que precedieron a la obsesión posterior por un único creador divino. Dichas religiones se centraban más en las fuerzas fundamentales que mueven el mundo y menos en reglas morales arbitrarias. El sol sale por la mañana y se pone por la noche. Los mares suben y bajan. La hierba crece, se marchita, muere y llegado el momento vuelve a brotar del suelo. El aire se calienta, se enfría y se vuelve a calentar.  Una fuerza escondida nos mantiene pegados al suelo y tira de nosotros cuando intentamos separarnos de él.  Cada una de estas acciones estaba representada por un dios o una diosa. Cada fuerza tenía su propio rostro, reconocido como algo distinto y poderoso. Lo cual no significa que no hubiera conexiones entre estas fuerzas (un panteón de espíritus individuales). Unas manos invisibles guiaban el progreso del mundo a nuestro alrededor.  Aunque con sus fallos, era un intento de categorizar, estudiar, explicar y comprender cómo funcionan las cosas. Pero ahora se nos pide que aceptemos una explicación aún más simplificada. Es de ingenuos creer que debe haber una sola respuesta a cada pregunta y a cada misterio, que existe tan solo una única luz divina que lo gobierna todo. Nos dicen que dicha luz trae paz y amor. Pero yo digo que esa luz nos ciega, y nos obliga a andar a tientas en la ignorancia.  Anhelo el día en que los hombres se aparten de monstruos invisibles y vuelvan a abrazar una visión del mundo más racional. Pero estas nuevas religiones son tan útiles, y amenazan con castigos tan terribles a quienes las rechazan, que me temo que el miedo nos mantendrá aferrados a lo que sin duda es la mentira más grande jamás contada."

Página 21 Editar

Page21.png

Imagen que, con el texto, viene adjunta la página 21 del Códice.

"Se pueden cultivar extractos de diversas plantas que se encuentran en la región. También es posible obtener especies más exóticas recurriendo a viajeros y mercaderes, pero sus propiedades no están tan documentadas y hay que experimentar más con ellas.

Se pueden usar los instrumentos tradicionales de la alquimia para destilar el veneno. Con cuidado, pues la piel desnuda absorbe ciertos tóxicos. Hay muchos que han perdido la vida por negligencia.

La hoja debe ser ahuecada conforme a las especificaciones que se detallan aquí. Cualquier desviación puede provocar fracturas en el metal y hacer que la hoja se debilite e incluso se rompa."

Page22.png

Imagen que, con el texto, viene adjunta a la página 22 del Códice.

Página 22 Editar

"¿Qué pensar de este mapa? Parece contener el mundo entero. No plano, como afirman, sino esférico, como una pelota. Como el Fruto. Pero ¿cómo es posible tal cosa? Muestra cosas incluso más extrañas: grandes regiones desconocidas e inexploradas, lugares aún por decubrir (sic, debería ser "descubrir").

¿Hay hombres allí? ¿Son como nosotros? Y si no, ¿en qué se diferencian? Me gustaría conocer las respuestas. Tal vez, a su debido tiempo, tendré ocasión de viajar, de cartografiar mi rumbo y visitar esas tierras remotas..."

Page23.png

Imagen de la página 23 del Códice.

Página 23 Editar

- NO HAY DATOS DE TEXTO. ACERCAR VISTA PARA VER DATOS DE IMAGEN.-

Página 24 Editar

"A veces echo de menos a mi familia... o al menos creo echarlos de menos. Nunca conocí muy bien a mis padres, pese a que ambos vivieron entre estas paredes. Era su forma de ser. Tal vez estaban tristes, pero no lo demostraban: no estaba permitido.  Por mi parte, en mi juventud pasé tanto tiempo adiestrándome que apenas tuve tiempo para pensar en la separación. Así que, cuando por fin los perdí, me pareció como si se tratara de dos desconocidos.
Al Mualim había sido mi padre. Su amor era débil e insincero, pero en aquella época me parecía suficiente así. O eso creía. 
Algún día tendré un hijo, pues tal es como actuamos en nuestra orden. Pero no cometeré el mismo error, como no lo cometerá nadie que se haga llamar a sí mismo Asesino. Se nos debe permitir amar a nuestros hijos y ser amados por ellos. Al Mualim creía que el cariño nos debilitaría y que nos haría fracasar cuando nuestras vidas estuvieran en peligro. Pero, si luchamos por lo que es justo, ¿no resulta más fácil sacrificarnos por amor, sabiendo que luchamos por nuestros seres queridos?"

Page25.png

Imagen de la página 25 del Códice, en la que puede verse un retrato de Maria Thorpe.

Página 25 Editar

- NO HAY DATOS DE TEXTO. ACERCAR VISTA PARA VER DATOS DE IMAGEN.-

Página 26 Editar

"Ahora tengo la respuesta. Conozco la verdad. No volveré a tocar esa cosa maldita. Y nadie más debería tocarla, ni ahora ni nunca. He intentado destruirla, pero ni se dobla ni se rompe ni se funde. La ironía es que, si le preguntara al Fruto, él me explicaría qué debo hacer. Pero incluso esta promesa no es suficiente. Siempre guarda un don más que entregar. Debo contenerme. Lo mejor será encerrarlo. Lo llevaremos a la isla, que antaño fue de ellos y ahora es nuestra. Allí hay un tesoro, bien escondido, y eso tendrá que bastar. Es peligroso separarme del artefacto, pues otros podrían descubrirlo. Pero tenerlo cerca es incluso más peligroso, pues llegado el momento me tentará. Soy débil. Todos somos débiles. ¿Quién no lo sería? ¡Ah, las cosas que he visto! El relato está aquí, dentro del texto. No entre las líneas, sino debajo de ellas, donde solo nuestros ojos lo pueden ver. Ve y compruébalo tú mismo. Ojalá tengas éxito donde los demás y yo hemos fracasado. El tiempo avanza, y trae con él nuevos descubrimientos. Tal vez un día la puerta se abra y el mensaje sea entregado. Tendrán su profeta."

Página 27 Editar

"Estamos creciendo. Cada día acude más gente a nuestras fortalezas: hombres y mujeres, jóvenes y viejos de diversas tierras y distintas religiones. Sus historias son similares. Todos han descubierto la primera parte de nuestro credo: que nada es verdad. 

A menudo, esta revelación los destroza. Pierden la ética, la certeza, la seguridad. Muchos se vuelven locos. Nosotros debemos guiarles y ayudarles a curarse. No hay que volver a llenar sus mentes con cuentos de hadas, sino con conocimiento. Que obtengan respuestas, pero que sean difíciles y complejas, tal como es la vida."

Página 28 Editar

"¡Eureka! Hemos encontrado la forma de cambiar la estructura de la hoja oculta de modo que sirva para disparar pequeños proyectiles. Puede causar graves daños, incluso a gran distancia. Confieso que la forma en que llegué a este descubrimiento fue un tanto arriesgada. Pero he descubierto que, en pequeñas dosis y con la mente concentrada, se puede usar el Fruto sin efectos adversos. O eso espero.

Page28.png

Imagen que, con el texto, viene adjunta a la página 28 del Códice.

El combate con proyectiles no es desconocido para nosotros, pues lo hemos observado entre nuestros vecinos orientales. Pero sus armas son mucho mayores... e insuficientes para nuestras necesidades. He encontrado la forma de miniaturizar sus diseños y reducir su arma a un tamaño y forma que se adapta a la muñeca.

También hemos refinado la fórmula del polvo que hace de combustible, para que puedan usarse ingredientes comunes. Se trata de un conocimiento muy peligroso, que solo debemos compartir con nuestros aliados de confianza."

Página 29 Editar

"Una oscura marea se levanta al Este. Un ejército de tal tamaño y poder que siembra la inquietud en todas las tierras. Su caudillo es un hombre llamado Temujin, que ha adoptado el nombre de Gengis Kan y que conquista y somete todo lo que se interpone en su camino. Sean cuales sean sus motivos, hay que detenerle. Si yo fuera más joven, intentaría emprender en secreto esta misión, pues sospecho de la presencia de un Fragmento del Edén. Pero mis días han pasado, y debo pasar la responsabilidad a otros. Es hora de que ella y yo hablemos con nuestros hijos. Viajaremos allí juntos, para ponerlos a prueba y para detener esta amenaza."

Página 30 Editar

"Pronto abandonaré este mundo. Llegó mi momento. Las ideas y temores nacidos de ese pensamiento llenan todas las horas del día. Sé que los elementos de mi cuerpo volverán a la tierra. Pero ¿qué hay de mi consciencia y de mi identidad? Es decir, ¿qué pasará CONMIGO? Sospecho que todo acabará, que no hay un más allá ni un regreso a este mundo. Simplemente, se habrá terminado. Para siempre.  Nuestras vidas son breves e intrascendentes. El universo no se preocupa por nosotros, ni por lo que hemos hecho. Si yo hubiera elegido el mal en lugar del bien, si hubiera utilizado el Fruto en lugar de ocultarlo, habría dado igual. No hay balance ni recuento, no hay juicio final. Tan solo silencio, y una oscuridad absoluta. Y así he empezado a preguntarme: ¿no hay una forma de evitar, o al menos demorar, el abrazo de la muerte?  Quienes nos precedieron no debían ser tan débiles ni frágiles como nosotros. Pero he jurado no volver a tocar el artefacto, ni asomarme a su núcleo. Aunque, ahora que me acerco al final, ¿qué daño puede hacerme una última mirada?"

AparicionesEditar

Fuentes y/o referencias Editar

  1. Animuspedia
  2. ACII
  3. Imagen del mapamundi de las páginas del Códice, tomada de Google Imágenes
  4. Imagen de segunda página del Códice, tomada de Google Imágenes
  5. Imagen de tercera página del Códice, tomada de Google Imágenes
  6. Post de Taringa! sobre el Códice de Alltaïr, de donde se ha tomado las imágenes de cada página.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar