FANDOM


Eraicon-Assassins

«Nosotros somos los Auditore da Firenze. Somos Asesinos
Giovanni Auditore da Firenze[fte]

La Casa de Auditore fue marcada como una antigua familia noble italiana pero en realidad era un linaje de Asesinos. Su prominencia en la historia fue relativamente corta, con una duración aproximada de cien a doscientos años, pero a través de sus acciones tuvo un impacto duradero en la política italiana y europea. Uno de sus miembros más notables, Ezio Auditore da Firenze, había reformado la Hermandad italiana de Asesinos, liberó a Europa de la influencia de los Borgia, e indirectamente ayudó a dos de sus descendientes, Clay Kaczmarek y Desmond Miles, para detener un desastre planetario en 2012.

HistoriaEditar

FundaciónEditar

«Para el Auditore que lea esto: recuerda que no eres un noble. No perteneces a los engañadores, sino al pueblo. ¡Vénganos!»
―Mensaje final de Domenico Auditore en la cripta de la familia Auditore.[fte]
A fines del siglo XIII, la familia que se conocería como Auditore vivía en las afueras de Venecia. Alrededor o después de 1296, Domenico fue incluido dentro de la Orden de los Asesinos, bajo la tutela de Dante Alighieri.[1]

Tras la muerte de Dante, Domenico fue encargado por su propio padre, también un Asesino, el deber de ocultar el códice de Altaïr Ibn-La'Ahad en España. La nave de Domenico fue emboscada en el mar por piratas, bajo el empleo de los Templarios, quienes saquearon la nave y masacraron a la tripulación, incluida la esposa de Domenico, Isabetta. Con solo Domenico y su hijo restante, usó los detalles de la cuenta bancaria dados por Marco Polo, que había sido asesinado recientemente por los templarios, para hacerse pasar por un noble en Florencia. Allí, tomó clases de canto, estudió arquitectura y los clásicos, y adoptó el nombre de "Auditore", en honor a un noble local. La familia continuó haciéndose pasar por una casa noble para ocultar sus verdaderas identidades Asesinas.[1]

Bajo la dirección de Domenico, la familia construyó la Villa Auditore en el pueblo cercano de Monteriggioni, mientras que Domenico entrenó a su hijo en cómo pelear como un Asesino. Juntos, los Auditore cazaban a los templarios y buscaba reclamar las páginas del códice. Antes de su muerte, Domenico detalló su historia en una serie de placas de piedra grabadas y las colocó en la Cripta de la familia Auditore, debajo de Monteriggioni.[1]

En 1355, Renato ocultó el Sudario del Edén, tomadas del templario Godofredo de Charney, debajo de la Villa.[2]

Hermanos AuditoreEditar

Un siglo después, los dos nietos de Renato, Mario y Giovanni, decidieron tomar caminos diferentes. Mario se quedó en Monteriggioni para proteger la ciudad y liderar un grupo de mercenarios y a los Asesinos, mientras que Giovanni se mudó a Florencia para convertirse en banquero e investigar las conspiraciones templarias. Los dos se mantuvieron en contacto mientras buscaban las páginas del códice.[1]

En 1454, Mario descubrió en Monteriggioni a un espía florentino Luciano Pezzati. Cuando lo arrestó, reveló que el condotiero Federico da Montefeltro sitiaría la ciudad para que los florentinos recuperaran un artefacto debajo de la ciudad. Mario preparó las defensas de la ciudad y rompió el ejército florentino. Después de la batalla, Mario decidió recuperar el objeto misterioso. Con un grupo de mercenarios, Mario exploró las catacumbas de la ciudad y se enfrentó a trampas mortales que mataron a algunos de sus hombres e incluso perdió su ojo izquierdo. Luego, Mario descubrió el Sudario oculto por su abuelo un siglo antes. Una voz del artefacto convenció a los mercenarios de que podían ser curados por la Sudario, pero Mario se negó a usarla. Sus hombres se volvieron contra él y se vio obligado a matarlos. Mario le pidió a su hermano que le diera el artefacto a otro grupo de Asesinos para proteger la ciudad.[2]

En Florencia, Giovanni entró en relación con Maria de Mozzi y en 1452 se casaron. Tuvieron cuatro hijos, Federico, Ezio, Claudia, y Petruccio. Maria se enteró de la lealtad de Giovanni y ella lo ayudó a mantener el secreto a sus propios hijos. Ella también se convirtió en Asesina. En 1456, Giovanni representó en la corte a Paola, una mujer que fue acusada del asesinato de un guardia de la ciudad. Giovanni abogó por la autodefensa y ganó el caso. De hecho, Paola también era hija de una pareja de Asesinos que murieron en el mar. Giovanni la incorporó a la hermandad y contrató a su hermana Annetta como sirvienta. Paola se convirtió en la Señora de La Rosa Colta que dio información para los Asesinos en la ciudad. Años más tarde, indujo a su hijo mayor, Federico, pero decidió retrasar la inducción de Ezio, quien fue más un alborotador y un mujeriego durante su juventud.[1]

Ejecución de los AuditoreEditar

Después de salvar de ahogar a un joven Lorenzo de Medici, Giovanni se convirtió en un aliado cercano de la dinastía de Medici, los gobernantes de Florencia. En diciembre de 1476, Giovanni descubrió un complot templario para debilitar el poder de los Medici asesinando al aliado de Lorenzo, Galeazzo Maria Sforza, el duque de Milán. Giovanni intentó frustrar este plan pero falló. Continuó su investigación en Venecia donde siguió a un mensajero enviado por el templario Marco Barbarigo pero antes de que pudiera aprender algo, el mensajero se suicidó con la espada de Giovanni. Giovanni recuperó la carta y le pidió a su amigo Uberto Alberti y a su asociado Antonio Maffei que la descifraran. Pero los dos eran de hecho aliados templarios y decidieron decir que no podían descifrar la carta y obligaron a Giovanni a entregar la carta él mismo a Roma. Allí, Giovanni conoció a Rodrigo Borgia, Gran Maestro de los templarios Italianos, quien le propuso unirse a su lado. Giovanni se negó y luchó contra los hombres de Rodrigo, pero fue herido por un cuchillo arrojado por el Gran Maestro y su Hoja oculta también se rompió. Giovanni regresó a Florencia sabiendo que debía estar en guardia y comenzó a hacer una lista de los conspiradores templarios.[1]

Giovanni tenía pruebas de que el templario Francesco de Pazzi había cometido un asesinato. Decidió acusarlo sabiendo su implicación en el complot contra los Medici. Para detener el juicio, Uberto, bajo el mando del Temple, acusó a Giovanni y su familia de traición contra la República. Giovanni, Federico y Petruccio fueron arrestados y enviados al Palacio de la Señoría. Maria quedó tan traumatizada por el arresto de su hijo menor que quedó muda. Ezio decidió enviar a su madre y su hermana a un lugar seguro. Annetta las llevó a la Rosa Colta y Ezio subió al Palacio de la Señoría para hablar con su padre. Allí, Giovanni le dijo a su hijo que recogiera lo que había dejado en su secreta oficina y que le entregara a Uberto alguna prueba de su inocencia. Ezio regresó a su casa y recuperó las túnicas Asesinas de su padre, su espada, su hoja oculta rota, una página del códice y la lista de conspiradores templarios. Ezio se lo dio a Uberto quien fingió ayudar al joven. El Gonfaloniere propuso albergar a Ezio, pero se negó y prefirió verlo para la liberación de su familia. Al día siguiente, Ezio fue a la Plaza de la Señoría y vio la verdad: Uberto no liberó a su familia, sino que los condenó, omitiendo la prueba de su inocencia que tenía. Giovanni y sus hijos fueron ahorcados y Ezio intentó matar a Uberto, pero la presencia masiva de guardias lo obligó a huir.[1]

Venganza de EzioEditar

Tras la muerte de Giovanni, Federico y Petruccio a manos de la conspiración templaria, Ezio decidió asesinar a Uberto. Recibió la ayuda de Paola, quien le enseñó a ser sigiloso y a esconderse entre la multitud. También indicó que Leonardo da Vinci podría reparar la hoja oculta de su padre. En la ruta, Ezio recuperó los cadáveres de su padre y hermanos y les dio los últimos ritos adecuados. Una vez que la Hhoja oculta fue arreglada, Ezio regresó a Paola quien le informó que Uberto estaría en la Basílica de la Santa Cruz para una exhibición de arte de Andrea del Verrocchio. Ezio se infiltró en el edificio, mató a Uberto antes de reclamar que el Auditore no estaba muerto y huyó.[1]

Después de la muerte del Gonfaloniere, los miembros restantes de los Auditore da Firenze huyeron de la ciudad. Claudia, Maria y Ezio buscaron refugio en Monteriggioni, bajo la protección de Mario y su ejército de mercenarios. En el camino, Auditore fue atacado por un grupo de hombres liderados por Vieri de Pazzi, rival de Ezio y también un templario. Pero Mario y sus mercenarios salvaron a la familia de su hermano y Vieri huyó. Mario dio la bienvenida a su sobrino que no lo reconoció y le informó que sabía lo que sucedió en Florencia. Después de que Mario los guió en la ciudad, Maria, Claudia y Ezio se instalaron en Villa Auditore. Discutiendo con su sobrino, Mario descubrió que Ezio no estaba informado sobre su herencia Asesina y la guerra con la orden de los templarios. Ezio solo quería quedarse unos días en la Villa antes de irse con su familia a otra ciudad, pero Mario lo convenció de quedarse para entrenar en lucha de espadas para proteger a su familia. Durante un año, Mario entrenó a Ezio y le reveló el trabajo de su padre, los objetivos de los Asesinos y su lucha con los templarios. Ezio se mantuvo en su posición de ir a España para proteger a su familia. Mario, enojado, lo dejó considerando que se avergonzó de la muerte de su padre. Con sus mercenarios, Mario decidió atacar a Vieri y sus hombres en San Gimignano. Ezio, sintiéndose culpable por los repetidos ataques de Vieri, ayudó a su tío a infiltrarse en la ciudad. Después de un acercamiento sigiloso, Mario y sus hombres cayeron en una emboscada. Durante esta pelea, Mario le encargó a Ezio que encontrara a Vieri. En el techo, Ezio vio a Vieri con su padre Francesco, su tío abuelo Jacobo de Pazzi y Rodrigo Borgia. Descubrió que planeaban un ataque con soldados en Florencia y tendrían una reunión en la ciudad. Después de que los otros tres huyeran de la ciudad, Ezio luchó contra Vieri y lo mató.[1]

De regreso en Monteriggioni, Ezio le informó a su tío de su nueva información. Mario reveló que Rodrigo Borgia era el Gran Maestro de los templarios y responsable de la muerte de su familia. Como el único hijo que le quedaba a Giovanni, Ezio asumió su trabajo para encontrar todas las páginas del códice y buscó venganza contra Rodrigo y sus hombres que estaban en la lista de su padre. También comenzó a contribuir en la restauración de la Villa y en la financiación de la reconstrucción de grandes partes de Monteriggioni, Claudia lo ayudó convirtiéndose en la contable de la ciudad. Para desbloquear la Armadura de Altaïr, Ezio debe buscar sellos en las tumbas de los Asesinos a través de Italia. Para ayudar a su madre a encontrar la paz, Ezio recolectó plumas en memoria de Petruccio. Por su parte, Mario decidió continuar con el entrenamiento de Ezio a la manera de los Asesinos con la ayuda de otros Asesinos que ocultarían su verdadera lealtad a Ezio. Ezio comenzó su venganza en Florencia, donde detuvo la Conspiración de los Pazzi, la cual reunió a la Casa de Pazzi y compañeros templarios. Los conspiradores querían asesinar a Lorenzo de Medici y a su hermano Giuliano para tomar la ciudad. Los templarios solo mataron a Giuliano y luego Ezio asesinó a Francesco de Pazzi. Los conspiradores de Pazzi huyeron de la ciudad y Ezio los rastreó a través de la Toscana durante dos años. Finalmente encontró a Jacobo de Pazzi que fue traicionado por Rodrigo y herido hasta la muerte. Durante esta reunión, Ezio descubrió que el comerciante veneciano Emilio Barbarigo estaba implicado en la conspiración. Después de que los dos templarios huyeron de la escena, Ezio terminó el sufrimiento de Jacobo.[1]

En 1481, Ezio llegó a Venecia en donde planeaba matar a Emilio, pero su palacio estaba fuertemente custodiado. En el mismo momento, un grupo de Ladrones intentaron infiltrarse en el palacio, pero uno de ellos, Rosa, recibió una flecha en la pierna. Ezio la protegió del gremio de ladrones donde conoció a su líder Antonio, que secretamente era un Asesino. Juntos, se aliaron para evitar que Emilio unificara a todos los mercaderes de Venecia bajo su bandera. En 1485, Ezio mató a Emilio y los ladrones tomaron el control de su palacio. Ezio descubrió a otro aliado de los templarios, Carlo Grimaldi que se había reunido con otros templarios, Silvio Barbarigo, Marco Barbarigo y Rodrigo Borgia. Los templarios querían matar al dogo de Venecia Giovanni Mocenigo y reemplazarlo por Marco para tomar el control de la flota veneciana. Ezio se infiltró en el Palacio Ducal con la Máquina voladora de da Vinci, pero llegó demasiado tarde. Carlo ya envenenó al dogo y culpó a Ezio por el asesinato. Ezio mató a Carlo y huyó de la ciudad. Pocos meses después, Ezio regresó a Venecia durante el Carnaval y mató a Marco Barbarigo, que era el nuevo dogo. Después, Ezio, con la ayuda del condotiero Bartolomeo d'Alviano, atacó el Arsenal de Venecia y mató a Silvio Barbarigo y a Dante Moro. El último reveló que el templario envió un barco a Chipre para encontrar algo.[1]

En julio de 1488, en el cumpleaños veintinueve de Ezio, Rosa le informó que el barco regresó a Venecia al día siguiente. Leonardo también reveló que descifró una extraña profecía en las páginas del códice, incluida una Cámara, dos Fragmentos del Edén y un Profeta que se revelará en Venecia. Ezio ahora entiende que fue lo que los templarios buscaron durante todos estos años y por lo que su familia fue asesinada. Los días siguientes, Ezio siguió a los guardias con el artefacto y descubrió que Rodrigo vendría a llevarse el Fruto del Edén. Ezio se hizo pasar por un guardia para acercarse a Rodrigo. Mario también se enteró de que el Fruto estaba en Venecia y decidió con otros Asesinos para ver quién sería el Profeta. Cuando el grupo de guardia se encontró con Rodrigo, Ezio mató a sus hombres y se enfrentó al Gran Maestro diciendo que no apareció el Profeta. El templario afirmó que él era el Profeta y comenzó a luchar contra Ezio con otros guardias. Mario y los otros Asesinos se unieron a Ezio en la pelea. En el momento en que Ezio daría el golpe mortal, Rodrigo logró escapar. Cuando Ezio quería perseguirlo, los Asesinos lo rebutieron y le explicaron que tenía cosas más importantes que hacer. Ezio no entendió, los Asesinos revelaron su verdadera lealtad y dijeron que Ezio era el Profeta. Después, Ezio se unió oficialmente a la Hermandad.[1]

FlorenciaEditar

Con el paso los años, la familia fue ganando respeto, hasta convertirse en una aliada cercana de la familia Medici, los gobernantes de Florencia. Sin embargo, en 1476, aproximadamente 170 años después de su creación, la familia Auditore se derrumbó, siendo víctimas de una conspiración dirigida por Rodrigo Borgia, el Maestro Templario y Uberto Alberti, un amigo íntimo de Giovanni Auditore da Firenze antes de que traicionase a la familia Auditore a favor de los templarios, y la familia Pazzi, enemigos de los Auditore y secretamente Templarios. Se les consideraron como traidores a la República y excluidos de la nobleza.

MonteriggioniEditar

La mayoría de los miembros masculinos de la familia fueron ejecutados en Florencia, dejando sólo a María Auditore da Firenze y su hijo e hija Ezio Auditore da Firenze y Claudia Auditore da Firenze. Después de la ejecución, se refugiaron en Monteriggioni bajo la protección de su tío y regente de Monteriggioni, Mario Auditore, un condottiero del ejército de mercenarios que luchaban contra los templarios en la región.

Como único hijo que le quedaba a Giovanni, Ezio buscaba venganza contra los responsables de la muerte de su padre y sus hermanos. Contribuyó en la restauración de la villa y la ciudad de Siena.

Años despuesEditar

No se sabe cuántas personas llevaban el nombre de Auditore después de los acontecimientos de la época del Renacimiento, ya que la mayoría de la información acerca de la familia Auditore fue borrado de la historia por la conspiración templaria, y el nombre en sí fue muy probablemente perdieron durante los siglos. El linaje Auditore se extendió por los dos descendientes conocidos de Ezio Auditore en el siglo 21: Desmond Miles y Clay Kaczmarek.

MiembrosEditar

Escudo Auditore

Escudo de la familia Auditore

CuriosidadesEditar

  • "Auditore" es una palabra italiana que significa "auditor". Un auditor es una persona que lleva las cuentas financieras de una empresa, que era probablemente una referencia a la obra de la familia en la banca.
  • Los Auditore se identificaron como católicos romanos, pero algunos miembros de la familia fueron también ateos/irreligiosos. Mario dijo que "nunca fue muy creyente" mientras hablaba de la villa con Ezio, mientras que María era vista rezando en su habitación.

Fuentes Editar

  1. 1,00 1,01 1,02 1,03 1,04 1,05 1,06 1,07 1,08 1,09 1,10 1,11 1,12 1,13 1,14 1,15 1,16 1,17 1,18 1,19 Assassin's Creed II
  2. 2,0 2,1 Assassin's Creed: Project Legacy
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 Assassin's Creed: Revelations