FANDOM


Eraicon-Altaïr's ChroniclesEraicon-AC1Eraicon-BloodlinesEraicon-AC2Eraicon-Revelations


Los Cruzados fueron aquellos europeos que tomaron el llamado a las armas por el Papado para participar en las Cruzadas, una serie de guerras religiosas decretadas contra los enemigos de la Iglesia Latina. Las tres primeras, y más prominentes, de estos conflictos implicaron una declaración de guerra a los gobernantes musulmanes de Tierra Santa, con el objetivo de reclamarlo enérgicamente en nombre del cristianismo. Mientras que la mayoría de los cruzados sirvieron personalmente en los ejércitos de los reinos de Europa, los más emblemáticos fueron miembros de una serie de órdenes militares cristianas que trabajaron al unísono con estos reinos Europeos. Estas órdenes se fundaron en gran parte en la misma Tierra Santa, supuestamente para proteger a los peregrinos cristianos. Entre ellos se contaban órdenes caballerescas como; los Caballeros Hospitalarios, los Caballeros Teutónicos, y los Caballeros Templarios.[1]

Historia

Tercera Cruzada

En el año 1191, los cruzados fueron comandados por Ricardo I de Inglaterra, mejor conocido como Ricardo Corazón de León, que buscaron reclamar Jerusalén durante la Tercera Cruzada. Los Cruzados ganaron una serie de batallas en Acre, Arsuf y Jaffa, pero finalmente no lograron capturar Jerusalén. Más tarde, el rey Ricardo hizo las paces con el gobernante sarraceno, Salah Al'din, con la condición de que los cristianos peregrinos puedan visitar Jerusalén libremente.

Los Caballeros Templarios, que formaban parte del ejército cruzado, sitiaron la fortaleza Asesina en Masyaf dos veces durante la Tercera Cruzada, aunque ambos intentos terminaron en fracaso.

Mentor's keeper 5

Templarios atacando Masyaf en 1189.

El primero, en el año 1189, fue dirigido por los templarios Haras, que formaba parte de la Orden de los Asesinos hasta que los traicionó, con la esperanza de encontrar el Fruto del Edén. La segundo, en 1191, fue dirigida por el Templario y Gran Maestro, Roberto de Sable. Ambos asedios fueron sofocados debido a los esfuerzos del Asesino Altaïr Ibn-La'Ahad.[1][2]

Para el año 1191, los cruzados habían conquistado las ciudades de Jaffa y Acre, y estaban en marcha hacia Jerusalén. Durante este tiempo, las tropas cruzadas podían ser encontradas patrullando a través del desierto que dividía las ciudades de Acre, Damasco y Jerusalén.

El mismo año, Altaïr partió para eliminar varios hombres corruptos, que eran en secreto Templarios. Varios de estos hombres eran cruzados y sarracenos importantes, lo que casi llevó a las dos facciones a unirse en un intento de tratar de destruir a su enemigo común. Para prevenir esto, Altaïr se dispuso a asesinar al Gran Maestro Templario, Roberto de Sable, y logró matarlo después de un largo duelo, durante la Batalla de Arsuf, para convencer a Ricardo de que los Templarios eran traidores a su ejército.

Órdenes caballerescas

Además de los cruzados que sirvieron bajo el Reino de Francia, Sacro Imperio Romano, y el Reino de Inglaterra, los últimos que comúnmente se llamaban Cruzados Corazón de León después del epíteto de su rey, Ricardo Corazón de León[3]—hubo una serie de órdenes militares independientes fundadas en Tierra Santa. Tres de estos, los Caballeros Templarios, los Caballeros Hospitalarios y los Caballeros Teutónicos se convirtieron en la cara icónica de los cruzados.[1] La mayoría de los Caballeros Hospitalarios estaban compuestos por franceses y los Caballeros Teutónicos, alemanes.[1]

Caballeros Templarios

A lo largo de la historia, los Templarios habían existido de una forma u otra, y durante las Cruzadas, sintieron la necesidad del apoyo de la Iglesia Católica. Con esto, se convirtieron en una organización monástica-militar, con el objetivo declarado de proteger a los peregrinos en Tierra Santa.

Sin embargo, su objetivo real era buscar los Fragmentos del Edén, uno de los cuales habían encontrado en el Templo de Salomón en el año 1191, y también eliminar la influencia de sus enemigos, los Asesinos.

En lo que respecta al liderazgo, en el año 1191, fueron dirigidos por Roberto de Sable, que fue responsable de encontrar el Fruto del Edén. Él planeó conquistar Tierra Santa a los musulmanes y luego expulsar a los otros cruzados también para terminar la guerra. Los líderes de las otras facciones caballerescas importantes, varios individuos sarracenos importantes, e incluso el líder de los Asesinos, Al Mualim, se involucraron en este objetivo.[1]

Caballeros Templarios

Los Templarios tenían caballeros bien entrenados que fueron enviados a través de Tierra Santa, tanto en las ciudades cruzadas como en las sarracenas. Llevaban una armadura similar a la de los Capitanes de la Guardia, aunque su armadura lucía una cruz templaria, en lugar del león encabritado, que era el símbolo cruzado habitual.

Eran luchadores altamente hábiles y agresivos, a menudo rompiendo la defensa de su enemigo con facilidad. Los Caballeros Templarios nunca huirían de una pelea, y también elegirían luchar hasta la muerte. En total, hubo al menos sesenta de esos caballeros, todos los cuales fueron asesinados por el Asesino Altaïr.[1]

Caballeros Hospitalarios

Los Caballeros Hospitalarios, también conocidos como la Soberana Orden militar y hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, la Orden de San Juan, los Caballeros del Hospital y los Caballeros de Malta, fueron uno de las órdenes cristianas de las Cruzadas. Su emblema era una cruz blanca, a menudo sobre un fondo negro.

Los Caballeros Hospitalarios se fundaron en la ciudad de Jerusalén para atender a peregrinos pobres, enfermos o heridos en Tierra Santa, pero se convirtieron en una organización mucho más militar con el inicio de las Cruzadas.

En el año 1191, fueron conducidos por Garnier de Naplouse, secretamente un Templario. Después de que los Templarios perdieron el Fruto del Edén ante los Asesinos, Garnier comenzó a experimentar con sus pacientes enfermos con hierbas, para tratar de reproducir los efectos de control de la mente del Fruto.[1]

Caballeros Teutónicos

La Orden de los Teutónicos del Hospital Militar de Santa María de Jerusalén, más comúnmente conocida como los Caballeros Teutónicos, era una orden monástica-militar de origen alemán que participó en la Tercera Cruzada. Su emblema era una cruz negra sobre un fondo blanco.

Durante la Cruzada, la Orden Teutónica ayudó al Rey Ricardo I de Inglaterra en la conquista de Acre, y luego se posicionó en el Distrito Medio de la ciudad.

El primer Gran Maestre de la Orden, Sibrand, también era un miembro secreto de la Orden Templaria, y planeaba usar la flota cruzada en Acre para bloquear la ciudad e impedir que los reinos europeos enviaran refuerzos, permitiendo a los templarios conquistar la tierra sagrada.[1]

Soldados

En 1191, los cruzados controlaban la ciudad de Acre y tenían guardias estacionados en todo el Reino, la región entre Acre, Jerusalén, Masyaf y Damasco.[1]

Guardias regulares

Los guardias regulares eran los guardias cruzados más comunes en toda Tierra Santa. No llevaban cascos y solo tenían armadura acolchada, llamada gambeson o aketon. Siendo los guardias cruzados los más débiles, aunque su fuerza estaba en números. También eran los guardias más cobardes y huirían cuando su oponente comenzara a triunfar sobre ellos.[1]

Sargentos de guardia

Los sargentos de la guardia estaban equipados con cotas de malla, tabardos y usaban casco, y a menudo se los encontraba liderando patrullas de guardia, además de tener más experiencia en combate que los soldados regulares. También eran más valientes que los guardias regulares, pero aún huirían de un oponente si mataban a varios guardias de mayor rango.[1]

Capitanes de guardia

Los capitanes eran los guardias más fuertes, y llevaban armaduras de cota de malla con tabardos, sobrevestes, guanteletes de correo entablillados y varios yelmos de caballero. Rara vez huirían de una pelea y podrían presentar un desafío incluso a los luchadores más duros.[1]

Galería

Curiosidades

Estandartes

  • Hubo varios estandartes repartidos por toda la Tierra Santa en Assassin's Creed, de los cuales los siguientes estaban relacionadas con los cruzados:
    • Estandartes del Rey Ricardo
    • Estandartes teutones
    • Estandartes hospitalarios
    • Estandartes templarios
    • Cruces de Jerusalén

Referencias