FANDOM



Logo Wikipedia
Eraicon-AC2Eraicon-BrotherhoodEraicon-OriginsEraicon-Odyssey

Artabano[1], que luego se haría llamar Darío (Darius en inglés), fue el responsable de la muerte del rey Jerjes I de Persia en el año 465 a. e. c.

Primer portador de la hoja oculta[2], Darío no solo sirvió de inspiración a otros que lucharían por la libertad como los Ocultos sino que instauró el uso de la hoja entre la futura Hermandad de los Asesinos[3].

BiografíaEditar

El asesino de reyes Editar

Jerjes Editar

Miembro de la corte real, Darío era miembro de la guardia real y en el año 465 a. e. c. decidió eliminar al rey Jerjes que en secreto era apoyado por el Orden de los Antiguos, un grupo que manipulaba los sucesos en Persia. Para ello, contaría con el apoyo de otros dos conspiradores llamados Amorges y Pactias[4].

Sombra de una leyenda 10
Aprovechando que estaba siendo trasladado por un bosque, varios atacantes se enfrentaron al séquito del rey pero fueron superados fácilmente. Jerjes, confiado, subestimó a los rebeldes y calificó sus muertes de inútiles pero no previó que su verdugo ya estaba ahí.
Sombra de una leyenda 15

Artabano clavando su hoja oculta en el cuello del rey.

Quitándose la máscara, Artabano clavó su hoja oculta en el cuello del tirano dejando que se desangrara en su trono[5].

Artajerjes Editar

Primera oportunidad Editar

Cuando el nuevo rey asumió el cargo, Artabano estaba convencido de que la Orden pronto lo volvería su nuevo títere y resolvió asesinarlo para evitarlo. Pero Amorges tenía otra forma de pensar, creía que tal vez podían unirse a la Orden y así construir un mejor futuro para Persia.

Artabano descartó de lleno esa opción y se marchó: mataría a Artajerjes cueste lo que cueste. 

Una noche, frente al despacho real, un encapuchado Artabano se disponía a cumplir su misión; sin embargo Amorges se interpuso en su camino, dejando claro que se había unido a la Orden. Los antiguos amigos se enfrentaron en una pelea muy pareja pero luego de recibir un corte en la mano Amorges llamó a los guardias obligando al otro a huir[4].

Segunda oportunidad Editar

A pesar de aquel revés Artabano, ahora conocido como Darío, tuvo otra chance para acabar con el soberano. El príncipe Histaspes, ansioso por llegar al poder, lo contrató para eliminar a su hermano. Esta vez en lugar de fuerza bruta usaría veneno.

Aun así, Artajerjes sobreviviría al complot aunque quedó ciego por la sustancia. Solo e indefenso, decidió huir de Persia haciendo creer al pueblo que en verdad había muerto por lo que Histaspes reclamó el trono[6].

Huyendo de la Orden Editar

Con Amorges como líder de la Orden de los Antiguos persa, Darío se vio obligado a huir constantemente y a pulir sus habilidades. Los varios enfrentamientos a lo largo de los años lo volvieron desconfiado y le dejaron más de una cicatriz. A pesar de ello, tuvo oportunidad de crear una familia y tener varios hijos, como Natakas y Neema.

Desgraciadamente la tranquilidad duraría poco ya que en algún punto fueron atacados, sobreviviendo solo Natakas y el propio Darío.

Enfrentando al pasadoEditar

La Orden de los Cazadores Editar

Encuentro con la misthios Editar

Años después, durante la Guerra del Peloponeso, Darío y Natakas viajaron a Macedonia buscando refugio pero fueron alcanzados por la Orden de los Cazadores, una rama de la Orden de los Antiguos dedicada a eliminar a los "Mancillados". Este grupo se encontraba tras la "portadora del águila" y decidió quemar una villa obligando a Darío a huir, sin embargo su hijo se quedó para ayudar a los necesitados[7].

La Orden de los Antiguos

Soldados de la Orden a punto de atacar a Kassandra.

Paralelamente la mercenaria Kassandra acudió al lugar atraída por las llamas. Tras rescatar a tres rehenes se encontró con Natakas al tiempo que hombres de la Orden se disponían a arremeter contra ella. No fueron gran desafío.

Pero no había tiempo para celebrar, Natakas señaló a soldados espartanos que estaban masacrando inocentes. Luego de detenerlos, el chico se marchó no sin antes avisar que el líder de la Orden estaba aún en la zona dejando un rastro de muerte por doquier. Kassandra tomó nota y se puso a investigar[7].

Sombra de una leyenda 1

En efecto, encontró una fila de cadáveres a lo largo de un río que la condujo a una gruta donde estaba el cuerpo del guardia de élite que la había amenazado en la villa. Sin embargo, antes de poder reaccionar, Darío se abalanzó sobre ella espada en mano.

Sombra de una leyenda 6

Natakas llegando a tiempo para detener la pelea.

Ambos cayeron a un foso y sin decir palabra el anciano, creyendo que se trataba de alguien de la Orden, se dispuso a pelear[5].

Minutos después llegó Natakas para hacer entrar a su padre en razón señalando que se trataba de una aliada. Entonces, imperturbable, guardó su hoja y se marchó. Natakas señaló a Kassandra la ubicación de su escondite por si quería ayudar[5].

Una alianza incómoda Editar

En una cueva bajo un arco de piedra los encontró. Fastidiada, la mercenaria exigió una explicación. Darío, que aún no confiaba en ella, decidió no revelar demasiado pero le explicó el origen de su lucha con la muerte de Jerjes.  

Sombra de una leyenda 7

Darío a punto de contar su historia a Kassandra.

A pesar de sus diferencias, los tres decidieron unirse para detener a la Orden y evitar el sufrimiento de más inocentes[5]

El Reclutador Editar

Mientras Kassandra y Nakatas se ocupaban de las aldeas afectadas por la Orden, Darío continuó investigando, descubriendo que a la cabeza de esta facción se encontraba una persona a quien llamaban el Cazador y que parecía tener la habilidad de controlar a los animales. Juntos, Darío y Kassandra le siguieron la pista a uno de sus tenientes quien se encontraba reclutando nuevos miembros para la Orden. Una vez que acabaron con todos, el persa y la Misthios tuvieron un desacuerdo acerca de la desconfienza que el más viejo sentía por la mercenaria, más terminaron por acordar que estaban en el mismo bando. Aún así Darío se negó a rebelar sus secretos y partió excusandose de que tenía otras pistas que seguir, encomendandolé a Kassandra que hablara con su hijo.

Este hecho llevaría a Kassandra a tener su primer encuentro con el Cazador, y después de determinar con Natakas donde lo encontrarían acordaron encontrarse allí, pues el joven debía avisarle a Darío. Cuando los dos persas llegaron al lugar de la lucha encontraron al Cazador moribundo y a Kassandra victoriosa. A pesar de todo, el Cazador comenzó a insultar a Darío, llamandolo por su verdadero nombre e insitándolo a que cuente la verdad sobre su origen. El persa, reveló entonces su pasado explicando que sus actos contra la Orden y los reyes habían inadvertidamente causado la muerte de su familia. Esto impactó gravemente en Nakatas quien comenzó a recriminarle a su padre su culpa por esto, más este reconoció su remordimiento y se disculpó con su hijo. Una vez que el Cazador estuvo muerto, los tres (Kassandra, Darío y Nakatas) acordaron que lo mejor sería abandonar la región y permanecer unidos para hacer frente al verdadero enemigo: Amorges, el nuevo líder de la Orden de los Antiguos. 

LegadoEditar

Siglo I a. e. c. Editar

Bayek adquiere la hoja oculta

Bayek de Siwa adquiriendo la hoja de Darío.

Después de su muerte, el nombre de Darío continuó siendo recordado en especial por el asesinato de Jerjes. De algún modo su hoja oculta llegó a manos de la reina Cleopatra VII, que se la entregó a Aya, su más fiel guerrera, que a su vez la entregó a su esposo Bayek[3].

Años después, en 47 a. e. c., cuando Cleopatra alcanzó el trono gracias a la ayuda de Julio César, la joven reina olvidó su deuda con Aya y Bayek. Estos, indignados, crearon a los Ocultos, un grupo que luchaba en las sombras para combatir la tiranía y el abuso sobre los más débiles. Su arma predilecta era justamente la hoja de Darío que comenzó a ser replicada y producida en masa para nuevos miembros[3].

Con el paso de los siglos los Ocultos darían paso a la Hermandad de los Asesinos y mantendrían la hoja oculta como herramienta habitual, aunque modificándola o mejorándola de acuerdo a la época y lugar.

Siglo XV Editar

Darius ACoP

Estatua de Darío en el santuario de la Villa Auditore.

Durante el Renacimiento, el Asesino italiano Ezio Auditore descubrió un santuario dedicado a Darío escondido en Santa María Novella, Florencia[2]. Ahí junto a la tumba encontró un sello que unido a otros cinco permitía tomar la armadura de Altaïr Ibn-La'Ahad bajo la Villa Auditore, en Monteriggioni.

Justamente en el santuario había una estatua en honor a Darío, mostrándolo con su icónica arma[2].

Curiosidades Editar

  • Aunque la estatua bajo la Villa Auditore muestra la hoja oculta debajo de la muñeca, en vida Darío la usaba sobre el antebrazo derecho.
    • Del mismo modo es imposible que Darío haya usado una insignia Asesina puesto que para esa época ni siquiera los Ocultos, que fueron los primeros en usar tal símbolo, existían.
  • Según el polímata Aristóteles, Artabano mató al príncipe Darío poco antes de hacer lo mismo con Jerjes. Sin embargo historiadores como Ctesias, Dioduro y Pompeyo afirmaron que el regicida acusó al príncipe y convenció a Artajerjes de ejecutarlo en venganza.

AparicionesEditar

Galería Editar

Fuentes y/o referencias Editar

  1. Assassin's Creed Origins Collector's Edition Art Book
  2. 2,0 2,1 2,2 Assassin's Creed II
  3. 3,0 3,1 3,2 Assassin's Creed: Origins, el videojuego - Aya
  4. 4,0 4,1 Assassin's Creed Odyssey: El legado de la primera hoja oculta - Protector de Persia
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 Assassin's Creed Odyssey: El legado de la primera hoja oculta - Sombra de una leyenda
  6. Assassin's Creed: Odyssey, el videojuego - Príncipe de Persia
  7. 7,0 7,1 Assassin's Creed Odyssey: El legado de la primera hoja oculta - Vengan los caballos