FANDOM


En Obras
Este artículo está en construcción por Miracle guy. Antes de realizar correcciones mayores; consulta con el (los) editor (es) en la página de discusión del artículo. En caso de haber pasado más de tres semana con la plantilla, quítala y continúa editando, o puedes cambiarla por la plantilla Esbozo para que otro usuario termine con la redacción.
Eraicon-AC1Eraicon-Altaïr's ChroniclesEraicon-French ComicEraicon-AC2Eraicon-BloodlinesEraicon-RenaissanceEraicon-Project LegacyEraicon-The FallEraicon-BrotherhoodEraicon-Brotherhood bookEraicon-Secret CrusadeEraicon-RevelationsDYLEraicon-EmbersEraicon-Revelations bookEraicon-RecollectionEraicon-The ChainEra-ACiEraicon-AC3Eraicon-ForsakenEraicon-AC4Eraicon-BrahmanEraicon-Blackflag-BookEraicon-ACPEraicon-MemoriesEraicon-UnityEraicon-RogueEraicon-Unity bookEraicon-ChinaEraicon-SyndicateEraicon-Underworld

Eraicon-ComicEraicon-IndiaEraicon-RussiaEraicon-Templars ComicEraicon-Last DescendantsEraicon-ConspirationsEraicon-HeresyEraicon-ACmovieEraicon-Tomb of the KhanEraicon-UprisingEraicon-ReflectionsEraicon-OriginsEraicon-Fate of the GodsEraicon-Rebellion

Eden 2 v

Un precursor usando un Fragmento para obligar a un grupo de humanos a trabajar.

Los Fragmentos del Edén ("Pieces of Eden" en inglés), a veces llamados "artefactos", son piezas de tecnología creadas por la Primera Civilización con diversos fines.

Aunque cada uno tiene propiedades únicas, los Fragmentos en general están hechos para reaccionar a los pensamientos de su creador.

Historia

La Primera Civilización

Hace miles de años existió una raza anterior a la humanidad conocida como los Isu. Caracterizadas por una cultura de avanzada inteligencia y desarrollo, los precursores crearon a los humanos con el fin de tener una mano de obra barata. Los humanos eran semejantes en imagen a sus creadores aunque de menor estatura y con solo cinco sentidos mientras que los Isu poseían un sexto, el del conocimiento[1].

El origen de las especies

Los humanos además tenían implantados unos neurotransmisores que eran sensibles a los efectos de la tecnología Isu, conocida en general como Fragmentos del Edén. De ese modo la Primera Civilización se hizo con una gran cantidad de esclavos sumisos que permitieron el despliegue y auge de la Era Isu.

Aunque los Frutos del Edén eran los artefactos más comunes había otros con la misma capacidad de control como los Cetros del Edén.

La Guerra de la Unificación, nuevos Fragmentos

En algún punto anterior al año 1923 de la Era Isu se desató un enfrentamiento entre los propios precursores. Dos científicos, Hefesto y Consus, decidieron crear las Espadas del Edén para acelerar el fin del conflicto[2]. Sin embargo, lejos de eso, el gran poder de estas armas solo traería más muerte.

Atormentado por el remordimiento, Consus decidió crear artefactos que en vez de dañar pudiesen curar a los caídos dando así origen a los Sudarios del Edén[2].

La rebelión

Con el paso del tiempo los roces entre humanos y precursores se hizo más evidente, para bien y para mal. Producto del mestizaje surgió un tipo de seres humanoides capaz de resistir el poder de los Fragmentos debido a la carencia de neurotransmisores, los híbridos. Alrededor del año 75010 a. e. c. (o 2296 de la Era Isu) dos híbridos, Adán y Eva, se hicieron con un Fruto del Edén e intentaron escapar de la ciudad del Edén, sin embargo antes de poder lograrlo fueron atacados por una fuerza desconocida[3].

AC2 Human-First Civ War

Aun así el par consiguió huir dando inicio a una guerra que se extendería por diez años. Eva lideró a los rebeldes humanos[4].

La catástrofe de Toba

Para el año 75000 a. e. c. los precursores se veían notablemente superados en número pero continuaron resistiendo. Debido al fragor de la lucha ambas especies habían ignorado una amenaza mayor: el sol. Tres científicos Isu, Júpiter, Minerva y Juno, intentaron menguar el daño inminente pero sus intentos fracasaron. Finalmente la erupción solar alcanzó al planeta Tierra arrasando con todo. Apenas 10000 humanos sobrevivieron, y muchos menos precursores[5].

La catástrofe llevó a ambos bandos a olvidar sus diferencias para reconstruir su civilización. Pero el destino de los Isu ya estaba sellado y con el tiempo su extinción se consumó. Los relatos sobre la Primera Civilización pasarían a convertirse en leyendas y luego en mitos, dando así origen a las distintas divinidades de los seres humanos.

El futuro, la lucha por los artefactos

Aunque ellos desaparecieron, su tecnología perduró. Caín, hijo de Adán y Eva, fue el primer humano que mató a otro por un Fragmento del Edén. La marca que recibió por su crimen se convertiría con el tiempo en el símbolo de la Orden de los Templarios[6], mientras que la lucha de sus padres inspiraría a otros a defender el libre albedrío a lo largo del tiempo, surgiendo así la Hermandad de los Asesinos.

La marca de Caín

Cada bando con su idea de progreso humano -los templarios creyendo en el orden y estructura, los Asesinos en la libertad- llevaría a una lucha ancestral que se prolongaría hasta la actualidad. Este enfrentamiento, sumado al paulatino redescubrimiento de los Fragmentos del Edén y los yacimientos precursores, daría origen a varios de los grandes eventos en la historia de la humanidad.

Asimismo muchos portadores de aquellos objetos pasarían a ser recordados por sus grandes hazañas, algunos incluso a formar parte del catálogo de leyendas.

Fragmentos del Edén conocidos

Confirmados

La mayoría de Fragmentos del Edén cuentan con gran cantidad de registros que dan fe de su existencia así como de sus distintas propiedades.

No confirmados

Además de los típicos artefactos registrados existen otros cuya existencia no se ha podido comprobar, además de que sus propiedades están envueltas en misterio y leyendas.

Características y atributos

«El Mar Rojo nunca se abrió, el agua jamas se convirtió en vino, no fueron las intrigas de Eris la que provocaron la Guerra de Troya, ¡sino esto! ¡Ilusiones, todas ellas!»
―Al Mualim, hablando a Altaïr sobre el Fruto.[fte]

Los Fragmentos del Edén están formados por un compuesto denominado por Industrias Abstergo como "pathorika" que reacciona a los pensamientos de su portador[2] y por tanto permite a los artefactos tener determinada funcionalidad según este lo desee. Aun así, dado que cada artefacto tiene un conjunto de funcionalidades variado, se puede usar la siguiente clasificación:

Artefactos de control

Los más comunes y preciados de todos, su habilidad principal es la de controlar las mentes de los seres humanos promedio gracias a los neurotransmisores en sus cerebros. También pueden crear ilusiones poderosas e incluso tangibles, capaces de generar un daño físico.

En gran medida este tipo de Fragmentos puede lanzar ataques de energía en forma de ondas o rayos, además de neutralizar en parte los efectos de otros de la misma clase.

Los artefactos en esta categoría son los Frutos, Cetros y el Tridente del Edén.

Artefactos de protección

Tragedy of Jacques de Molay 8

Con apariencia similar a los anteriores, debido a su resplandor, estos objetos son más rudimentarios y funcionan en un enfrentamiento cuerpo a cuerpo. Artefactos como las Espadas y los Anillos del Edén tienen esta finalidad, lanzando ataques de energía y generando un campo de desviación respectivamente.

Artefactos de sanación

No tan frecuentes como los de control o protección, este tipo de Fragmentos tiene el objetivo de curar a su portador sin importar la gravedad de sus heridas. Los Sudarios del Edén recaen en esta categoría, pero no son capaces, como afirmaban las leyendas, de revivir a los muertos. La mítica fuente de la juventud, buscada por Juan Ponce de León, aparentemente tiene propiedades revitalizantes[7].

Por otra parte el Anj de Isis parece tener aquella propiedad, sin embargo su existencia es dudosa y hasta ahora no se sabe de su paradero[8].

Artefactos de comunicación

Oiá-ner con la Bola de Cristal

Las Calaveras y Bolas de Cristal tienen la habilidad de permitir a su portador comunicarse con otros. Las Calaveras reciben su nombre por la forma de cráneo que tienen, aunque también pueden servir como dispositivos de rastreo al funcionar en conjunción a los viales de sangre. Curiosamente se encuentran principalmente en Centroamérica[9].

Las Bolas por su parte permiten acceder al Nexo, un lugar donde los Isu dejaban mensajes a través del tiempo[10].

Artefactos multiusos

Algunos Fragmentos del Edén no tienen una función principal determinada sino que destacan por sus distintas propiedades en general. A pesar de ello, estos objetos son muy deseados. Muestra de ello es su gran cantidad de portadores a lo largo de la historia.

Las cajas precursoras y el Koh-i-Noor recaen en esta categoría. Casualmente ambos están relacionados con el Proyecto Fénix[11][12].

Artefactos menores

Llave del Gran Templo

Este tipo de objetos se caracteriza por tener una habilidad específica y de menor rango en comparación a otros artefactos. Una vez cumplido su objetivo no tienen mayor utilidad. El amuleto de Patience Gibbs, la Llave del Gran Templo, el Fragmento del Edén de 'La Buse' y el Corazón son algunos ejemplos.

Destrucción de un fragmento

Tras la destrucción de la Manzana del Edén #2 durante el uso experimental en Aeropuerto Internacional de Denver, los Templarios se vieron en la necesidad de conseguir otro artefacto de propiedades similares. Puesto que necesitaban acceder a un mapa que indicase la localización de los Fragmentos del Edén, la compañía Templaria Abstergo Industries secuestró al descendiente de Altaïr Ibn-La'Ahad, Desmond Miles, con el objetivo de ver las memorias de su ancestro. Esto les permitiría ver exactamente el mismo mapa que descubrió Altaïr en 1191.

Tungaska Explod v

La explosión de Tunguska.

Cada uno de los Fragmentos del Edén contiene una gran cantidad de potente energía almacenada, y la destrucción de cualquiera de ellos puede causar una explosión de la misma escala que una explosión nuclear. Una de esas explosiones ocurrió en 1908 en la región de Tunguska, en Rusia, cuando el Cetro Imperial, una de las Varas del Edén, fue aparentemente destruido por Nikola Tesla al disparar un arma eléctrica a distancia para asestar un golpe a los Templarios. Aun así, la explosión no consiguió destruir totalmente el Cetro, y al menos su carcasa sobrevivió.

A pesar de la destrucción de cualquier otro resto del artefacto, la carcasa del Cetro aún poseía impresionantes poderes de control mental, como demostró Grigori Rasputín. Mientras tuvo en su poder la carcasa del Cetro, consiguió forzar la atracción de Alexandra Feodorovna, la consorte del Zar Nicolás II de Rusia, y la devoción de muchos discípulos, como Khioniya Guseva. Un tiempo después, Nikolai Orelov usó ese mismo pedazo del Cetro para poder salir de Rusia junto a su esposa e hijo.

Resistencia

«SÉ LO QUE ESTÁIS HACIENDO. SÉ LO QUE HICÍSTEIS. LE VI. TENÍA UNA BOLA METÁLICA. SE ABRIÓ. SE VOLVIERON LOCOS. DISPARARON. APUÑALARON. SE HACÍAN PEDAZOS ENTRE ELLOS. SÉ QUE FUÍSTEIS VOSOTROS. VI EL LOGOTIPO. ESCUCHÉ EL NOMBRE. VOY A CONTARLO TODO. A CUALQUIERA QUE ME ESCUCHE. OS EXPONDRÉ. SABRÁN LA VERDAD. Y ENTONCES LO PAGARÉIS. CABRONES. LO PAGARÉIS.»
―Un email de alguien desconocido al Dr. Warren Vidic.[fte]
Mentor's wake 13

Altaïr desactivando una Manzana.

A pesar de que la Primera Civilización creó a la humanidad con un neurotransmisores que les forzaba a aceptar la voluntad de los Fragmentos del Edén, eventualmente el cruce entre los dioses y los esclavos dio lugar al nacimiento de una especie híbrida. Esos nuevos humanos poseían algunas habilidades naturales de sus dioses y, mas importante aún, estaban también libres del neurotransmisores que les obligaba a serguir las órdenes de los Fragmentos del Edén.

Los dos primeros individuos conocidos que nacieron inmunes a los efectos de los Fragmentos fueron Adán y Eva, quienes después robaron una de las Fruto del Edén, y precipitaron la guerra que vino después. Los miembros de su linaje también heredaron esas habilidades naturales e inmunidad al control mental de los Fragmentos, a pesar de que los Fragmentos aún conservaban capacidad de manipularlos físicamente. Individuos como Altaïr, Ezio o Desmond poseían estas habilidades aumentadas, además de ser resistentes a los efectos de otros Fragmentos.

A principios del siglo XXI, los Templarios eran conscientes de que algunos humanos eran inmunes al control mental de las Manzanas del Edén, y por tanto, buscaban activamente otros dispositivos para compensar esto. En al menos una ocasión, el Dr. Warren Vidic, un empleado de Industrias Abstergo, recibió un correo electrónico de un individuo desconocido al que no le habían afectado los poderes de la Manzana, y amenazaba con contar lo que había visto.

Localizaciones conocidas de Fragmentos del Edén

ACII Codex Eagle V

El Mapa del Códice de los Fragmentos.

Tras la muerte de Al Mualim y la proyección de la Manzana de un mapa que indicaba las localizaciones de todos los Fragmentos del Edén, Altaïr copió el mapa y lo incluyó en su Códice oculto de tal manera que sólo sus descencientes pudiesen leerlo. Basándose en las localizaciones que aparecen en el Mapa del Códice, las siguientes localizaciones se han identificado como contenedoras de un Fragmento del Edén:

  1. Guiza, Egipto
  2. Lago Victoria, África, más posiblemente por el lado de Kenia
  3. Río Gambia, Gambia
  4. Timbuktu, Malí
  5. Taza, Marruecos
  6. Islas Canarias, España
  7. La punta sur de la Península de Kamchatka, Rusia, cerca del volcán de Opala
  8. Odesa, Ucrania
  9. Járkov, Ucrania
  10. Rennes-le-Château, Francia
  11. Llanura de Salisbury, Inglaterra (presumiblemente en Stonehenge)
  12. Lago Ness, Escocia
  13. Maroantsetra, Madagascar
  14. Nara, Japón
  15. Algún lugar cerca de Goodhouse, Sudáfrica, cerca de la frontera entre Sudáfrica y Namibia
  16. Dentro de Boston o en algún punto cercano, Estados Unidos
  17. Delhi, India, o en el Taj Mahal en India, al sur de Delhi
  18. Persépolis, hoy día Shiraz, Irán
  19. Jerusalén, Israel
  20. Alrededor del área del río Igara Paraná, Colombia
  21. Nazca, Perú
  22. Al suroeste de Sri Lanka
  23. Hellissandur, Islandia
  24. En el área de la isla Sabiene, Nuvanut, Canadá
  25. Cerca de Phoenix, Arizona, Estados Unidos
  26. Washington, D.C., Estados Unidos
  27. Juneau, Alaska, Estados Unidos
  28. En Padang, Sumatra Oriental, y sobre el centro y el este de la isla Java, Indonesia
  29. En medio del Océano Pacífico Sur
  30. El Océano Pacífico, cerca de la costa de México
  31. El Océano Pacífico Sur, cerca de la costa de la Isla de Pascua y de Chile
  32. El Océano Atlántico, en un área donde se creía que la Atlántida había existido
  33. El Océano Atlántico, a unos cuantos cientos de kilómetros de la costa de Brasil
  34. El Océano Antártico, en la zona donde la Antártida mira hacia el Atlántico
  35. El Océano Índico, en medio del cruce entre la punta de India, África y la punta suroeste de Australia, en una pequeña isla llamada Ile Amsterdam
  36. El Océano Antártico, en lado donde el Océano Antártico mira hacia el Océano Índico
  37. Arkangelsk, Rusia
  38. Andorra la Vella, Andorra
  39. Sao Paulo, Brasil
  40. Barrow, Alaska
  41. La Rioja, Argentina
  42. Hervey Bay, Queensland, Australia
  43. Uluru/Ayers Rock, Northern Territory, Australia
  44. En algún lugar de Padang, Sumatra, Indonesia
  45. BeijingChina
  46. En algún lugar del Macizo de Altái, en el suroeste de Mongolia
  47. En algún lugar al norte de la costa de la provincia de Chukotka, Rusia
  48. En un área cercana a Tiksi, Rusia

Curiosidades

  • El Cáliz fue inicialmente pensado para ser un Fragmento del Edén, sin embargo, además del Sudario, todos los demás artefactos ligados a Cristo fueron confirmados como herramientas literarias, como se declaró en Assassin's Creed.

Apariciones

Fuentes y/o referencias

  1. Assassin's Creed: Brotherhood, el videojuego
  2. 2,0 2,1 2,2 Assassin's Creed: Syndicate - Base de datos
  3. Assassin's Creed II - La Verdad
  4. Assassin's Creed III: Liberation
  5. Assassin's Creed: Revelations, el videojuego
  6. Assassin's Creed II - Glifo 01: En el principio
  7. Assassin's Creed: Discover Your Legacy
  8. Assassin's Creed: Rogue
  9. Assassin's Creed: Project Legacy
  10. Assassin's Creed III
  11. Assassin's Creed Chronicles: Russia
  12. Assassin's Creed: Uprising