FANDOM


Eraicon-AC1Eraicon-AC2Eraicon-BloodlinesEraicon-Secret CrusadeEraicon-RevelationsEraicon-TWCB

«Si te preguntan, di que mandé el Fruto muy lejos. Diles que lo envié a Chipre o a Cipango o que lo lancé al fondo del mar. Diles lo que sea con tal de mantenerlos lejos de aquí. No deben hallar el Fruto, hasta que llegue el momento justo.»
―Altaïr Ibn-La'Ahad a su hijo Darim.

El Fruto del Edén #2, también conocido como Fragmento del Edén 2, fue uno de los artefactos creados por la Primera Civilización para controlar a los humanos.

Portadores a lo largo de la historia

Historia

Era Isu / Prehistoria

Creado en algún momento de la Era Isu, el Fruto del Edén 2 era usado principalmente para mantener a los humanos, esclavos de la Primera Civilización, bajo control. Sin embargo, luego de la Catástrofe de Toba los precursores resultaron inmensamente mermados en cantidad y poco a poco su especie fue desapareciendo, y con ello los Fragmentos del Edén quedaron abandonados alrededor del mundo.

Siglos XII y XIII

En manos de Al Mualim

En 1191, diez sujetos encontraron el Fruto bajo las ruinas del Templo de Salomón en Jerusalén. Aunque no lo tomaron en ese instante, uno de ellos, el Gran Maestre de los Caballeros Templarios Roberto de Sablé planeó hacerse con él para así controlar toda Tierra Santa en nombre de su orden[1].

Ese mismo año, los Asesinos Altaïr Ibn-La'Ahad, Malik Al-Sayf y su hermano Kadar fueron enviados para tomar el artefacto antes que los templarios y llevarlo a Masyaf.

El Arca de la Alianza

El Arca de la Alianza, con el Fruto sobre ella.

Sin embargo, fueron sorprendidos por De Sablé y sus hombres que habían llegado también para reclamarlo. En un arranque de impulsividad Altaïr intentó acabar con la vida del Gran Maestre pero solo consiguió alertarle aun más. De Sable lanzó al encapuchado fuera de la habitación y ordenó a sus hombres acabar con los otros dos Asesinos.

El Fruto va a Al Mualim

Un Asesino, por orden de Malik, entregando el Fruto a Al Mualim.

Avergonzado, Altaïr regresó a Masyaf para informar a su mentor, Al Mualim, del fracaso de la misión. Sin embargo, contrario a lo que creía, no era el único sobreviviente. Malik, malherido, habría logrado huir con el Fruto y llegó poco después de Altaïr para entregarlo al mentor.

Al mismo tiempo, un ejército liderado por Roberto de Sablé asedió Masyaf pero fue repelido por los Asesinos, entre ellos Altaïr[1].

Por su insolencia al quebrantar el credo, Altaïr fue degradado al rango de novicio y encargado con la misión de acabar con los principales templarios que operaban en Tierra Santa, De Sable encabezándolos. Altaïr fue acabando con ellos, uno a uno, mientras Al Mualim tenía el artefacto en todo momento. Sin embargo, a medida que avanzaba en su misión, Altaïr fue teniendo dudas sobre la naturaleza de su misión. Estas sospechas llegaron a tener razón cuando el último de sus objetivos, Roberto de Sablé, le informó de que no habían sido nueve hombres los que vieron el Fruto sino diez, siendo el décimo el propio Al Mualim[1].

Tras matar a De Sablé, Altaïr se dirigió presuroso a Masyaf, pero Al Mualim había hipnotizado a los pobladores y Asesinos de la zona y estaba listo para enfrentarse a su aprendiz en el jardín del castillo. Admitiendo que había sido seducido por el poder del artefacto, Al Mualim pensaba usarlo para poner fin a las Cruzadas y traer la paz a Tierra Santa. Pero Altaïr, que era un tanto invulnerable al control mental del Fruto, mantuvo su oposición y se vio obligado a batirse a duelo con su maestro.

Al Mualim sosteniendo el Fruto

Al Mualim sosteniendo el Fruto.

Aunque el anciano usó varios de los poderes del Fruto, como crear fantasmas de los templarios que Altaïr había matado y clones de sí mismo, finalmente murió a manos de este. Altaïr, que había prometido que destruiría el Fruto ni bien tuviera la oportunidad, fue incapaz de hacerlo en ese momento y vio, junto a Malik y otros tres Asesinos, cómo un mapa proyectado del mundo salía de la esfera, mostrando la ubicación de más artefactos[1].

Tras la escena, Altaïr llevó cargando el cuerpo de Al Mualim y lo condujo a una pira para asegurarse de que no fuese otro de sus fantasmas. Tal acción despertó reacciones dispares, entre ellas la de Abbas Sofian, ya que no era parte de sus costumbres el quemar un cuerpo. En medio del descontento Abbas lanzó a Altaïr cuesta abajo acusándole de usar la hermandad para sobreponer sus propios intereses, despertando una trifulca entre los demás Asesinos.

Abbas sigue amenazando

Abbas empuñando el Fruto del Edén 2.

Abbas entonces se dirigió al estudio del difunto mentor y tomó el Fruto, pero no fue capaz de dominar su poder y provocó una continua onda de energía que fue consumiendo la vida de todos en la zona, incluido el propio Abbas. Altaïr, pudiendo resistir un poco más, escaló hasta donde se encontraba su rival y tomó el Fruto deteniendo aquello. En el suelo, un debilitado Abbas pidió disculpa por su error, mientras Altaïr pensaba qué hacer con tamaño poder[2].

En manos de Altaïr

Al igual que Al Mualim, Altaïr llevó consigo el Fruto en todo momento. A lo largo de los años, Ibn-La'Ahad lo usó para desarrollar la hermandad así como para crear nuevos dispositivos y técnicas de asesinato. Todo lo que descubría en esa investigación lo anotaba en un códice.

En 1193, mientras se encontraba en la búsqueda del Archivo Templario, el Asesino se halló con el cadáver de Alejandro, miembro de la resistencia contra los templarios, en el Castillo de Lémesos. Observando la escena estaba el responsable, uno de los agentes de Armand Bouchart[6].

Altaïr usa el Fruto en Chipre

Como parte de su plan para acabar con él y tomar el artefacto, una muchedumbre furiosa por creer que el encapuchado era un traidor irrumpió en el castillo. Altaïr, queriendo evitar lastimar a inocentes, usó el Fruto para tranquilizarles y ordenarles volver a casa.

Los rebeldes hipnotizados por el Fruto

Altaïr usando el Fruto del Edén 2 para calmar a los rebeldes de Chipre.

El agente entonces se disponía a enfrentarse a Altaïr pero para su sorpresa Maria Thorpe estaba detrás de él y le atravesó con su espada, acabando con su vida. Siguiendo a Maria, Altaïr llegó al Archivo y allí mismo acabó con la vida de Bouchart[6].

Tras acabar con el Gran Maestre y huir del colapso del Archivo, Altaïr decidió que lo mejor que podía hacer con el Fruto era estudiarlo cuanto pudiera para así comprender su naturaleza[6].

En 1217 Altaïr, Maria y su hijo Darim emprendieron un viaje para acabar con Genghis Khan, líder del ejército mongol. Altaïr sospechaba que el gran poder del kan se debía a un Fragmento del Edén. Durante su ausencia, Abbas había ordenado la muerte del menor hijo de su rival, Sef, y encarcelado a Malik. Con el camino libre para tomar el poder, Abbas ordenó la creación de un consejo para liderar la orden, con él mismo a la cabeza.

En 1227, tras acabar con Genghis Khan, Altaïr y su familia regresaron a Masyaf encontrándose con toda la tragedia. Entonces se dirigieron al jardín del castillo para exigir explicaciones e intentar convencer a los demás de no seguir a Abbas. Este último dijo que le contaría la verdad si le entregaba el Fruto. Altaïr aparentemente aceptó y lo sacó delante de él.

Altaïr usando el Fruto sobre Swami

Altaïr usando el Fruto sobre Swami.

Abbas entonces ordenó a su aprendiz Swami ir a tomarlo de las manos de Ibn-La'Ahad. Mientras el aprendiz se acercaba, reveló que antes de ejecutar a Sef le había convencido de que fue su propio padre quien lo había ordenado. Ante tal revelación, Altaïr usó el poder del artefacto sobre Swami, obligándole a herirse con su propia arma. Maria, intentando detener su sed de venganza, se interpuso entre ambos y terminó recibiendo una puñalada de Swami.

Con Abbas ordenando a todos sus hombres acabar con Altaïr y arrebatarle el Fruto, este se vio obligado a huir de Masyaf en compañía de Darim, mientras Abbas gritaba que a pesar de todo la esfera sería suya algún día[2].

Entre los varios objetos que desarrolló con el conocimiento del Fruto se encuentra una armadura hecha de un metal tan resistente y ligero que Altaïr decidió ocultarla temiendo que cayera en manos equivocadas. Asimismo fue capaz de crear lo que luego se conocería como cañón oculto. De hecho, tras un exilio voluntario de 20 años, un anciano Altaïr regresó a Masyaf para reclamar el puesto de mentor de forma definitiva. Y el arma que usó para acabar con Abbas fue justamente el cañón oculto que había logrado construir[2].

Altaïr combatiendo a los mongoles con el Fruto

Altaïr usando el Fruto para combatir a los mongoles.

A través del tiempo, el Fruto también había enseñado a Altaïr cierto conocimiento sobre los precursores, así como la amenaza que se acercaría en algún momento a la humanidad. El artefacto también había guiado al Asesino hasta seis Sellos de memoria, los que usaría para imprimir algunos de sus recuerdos más importantes.

En 1257, mientras Hülegü Khan lideraba un asedio sobre Masyaf, Altaïr escoltó a los hermanos Niccolò y Maffeo Polo a su nave a las afueras de la aldea. Con el Fruto en la mano, el anciano creó un ejército de fantasmas que se enfrentaba a los mongoles, abriéndose así paso a través de la batalla.

Hülegü, sin embargo, fue capaz de ver a través de aquellas ilusiones usando la Espada del Edén que había heredado de su abuelo[7].

Ese mismo día, 12 agosto de 1257, Altaïr decidió encerrarse en la biblioteca que había ordenado construir junto con el Fruto del Edén. Tras despedirse de su hijo, desearle una vida feliz, apagar las antorchas y guardar el artefacto, Altaïr se sentó con un último Sello de memoria en la mano y expiró[2].

Siglo XVI

En 1512, tras una búsqueda que comenzó con una carta escrita por su padre Giovanni, el Mentor de los Asesinos italianos Ezio Auditore da Firenze descubrió ocultas en Constantinopla cinco Sellos de memoria que Altaïr entregó a los hermanos Polo, conocidos como las Llaves de Masyaf.

Ezio se rehúsa a tomar el Fruto

Cuando llegó al castillo de Masyaf en compañía de Sofia Sartor, Ezio usó las Llaves para abrir la puerta de la biblioteca y descubrir lo que había dentro. Contrario a lo que creía, no había nada de valor salvo el cadáver del legendario Altaïr y un sexto Sello de memoria. Tras ver el recuerdo que esta contenía, Ezio descubrió cerca el Fruto del Edén 2, pero prefirió dejarlo ahí pues ya había visto suficiente "para una vida"[2].

En ese instante, el Fruto activó el nexo de sincronización, permitiendo a Júpiter, un Isu, comunicarse con Desmond Miles, quien se vería obligado a revivir aquellos recuerdos para poder salir del coma provocado por el efecto sangrado. Ezio sirvió como conductor para aquel mensaje.

De algún modo el Fruto terminó en manos de la reina Isabel I de Inglaterra, quien heredó el trono luego de que su hermana María I muriese a manos de los Asesinos[8]. La reina Isabel lo tuvo en sus manos al menos a partir de 1559[3].

John Dee, consejero de confianza de la reina, sabía que esta tenía en su posesión dicho artefacto. Incluso luego de su muerte en 1603, este envió a la hijastra de su antiguo colega Edward Kelley, Elizabeth, un curioso regalo de bodas: un cuadro de Isabel sosteniendo el Fruto el día de su coronación[9].

Siglo XX

Siglos después, el Fragmento fue usado por Mahatma Gandhi para liberar la India a principios del siglo XX. Gandhi lo tuvo al menos a partir de 1930, año en el que encabezó la Marcha de la Sal.

Gandhi marchando con el Fruto

Gandhi con el Fruto del Edén durante la Marcha de la Sal.

Sin embargo los templarios descubrieron ello y orquestaron su muerte en 1948, tomando no solo su vida sino también el artefacto.

En 1963, con el plan para asesinar al presidente John F. Kennedy en mente, los templarios usaron el Fruto del Edén 2 para "entrenar" al agente William Greer con instrucciones de tomar el Fruto presidencial justo después de que el objetivo recibiera el disparo mortal[5].

Siglo XXI

Para el siglo XXI, Industrias Abstergo estaba experimentando con el Fruto en unas instalaciones ubicadas bajo el Aeropuerto Internacional de Denver. Sin embargo, en algún momento anterior a octubre de 2011, Daniel Cross visitó el área y sufrió un episodio de violencia como resultado del efecto sangrado y su cercanía al artefacto. Como resultado, Daniel mató a todos los que se encontraban en las instalaciones y el Fruto se destruyó en extrañas circunstancias ocasionando la destrucción del aeropuerto y la muerte de muchos inocentes[1].

Aquel hecho, que pasaría a ser conocido como el incidente del satélite del DIA, afectó los planes de los templarios. Ahora sin un Fruto, Abstergo se vio obligada a postergar el lanzamiento del denominado Ojo de Abstergo y encontrar la pista de un nuevo Fragmento. La búsqueda tendría éxito un año después, cuando encontraron a Desmond Miles, cuyo linaje resultaría de gran valor para la empresa en el periodo siguiente.

Además, al menos un civil había presenciado lo sucedido en Denver incluyendo el Fruto. El 4 de septiembre de 2012 escribió un correo a Warren Vidic amenazando con decir la verdad al público[1].

Curiosidades

  • A diferencia de Ezio cuando usaba su Fruto, la salud de Altaïr no era afectada al momento de usar el Fruto del Edén 2.

Apariciones

Galería

Fuentes y/o referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 1,7 1,8 1,9 Assassin's Creed
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 Assassin's Creed: Revelations, el videojuego
  3. 3,0 3,1 Assassin's Creed II - Glifo 02: Sesenta y cuatro casillas
  4. Assassin's Creed II - Glifo 04: Descendientes
  5. 5,0 5,1 5,2 Assassin's Creed II - Glifo 09: Triplete
  6. 6,0 6,1 6,2 Assassin's Creed: Bloodlines
  7. Assassin's Creed: Memories
  8. Assassin's Creed II - Glifo 15: Guardianes
  9. Assassin's Creed: Project Legacy - Capítulo 3: Ciencia divina - Elizabeth Jane Weston

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.