FANDOM



Eraicon-AC1Eraicon-AC2Era-ACiEraicon-ConspirationsEraicon-TWCB

El Fruto del Edén #4, también llamado Fragmento del Edén 4, es uno de los varios Fragmentos del Edén creados por los Isu para controlar a la humanidad, su creación y mano de obra.

Portadores a lo largo de la historia

Historia

Era Isu / Prehistoria

Creado en algún momento de la Era Isu, el Fruto del Edén 4 era usado principalmente para mantener a los humanos, esclavos de la Primera Civilización, bajo control. Sin embargo, luego de la Catástrofe de Toba los precursores resultaron inmensamente mermados en cantidad y poco a poco su especie fue desapareciendo, y con ello los Fragmentos del Edén quedaron abandonados alrededor del mundo.

Siglo X

La representación más antigua del Fruto del Edén 4 data de una pintura china del siglo X donde se muestra como una bola de oro en llamas en poder de un pequeño demonio[1].

El Fruto demoniaco

Dicha pintura es tenida también como la representación de un cañón por lo que, junto con un código binario dejado por Clay Kaczmarek en uno de sus glifos (Sumerian Me 23), deja ver que este Fruto permitió a los chinos el conocimiento necesario para crear armas de fuego.

Siglo XX

Gigantes de la industria

El primer humano registrado que poseyó el Fruto fue el científico Nikola Tesla. Tesla encontró el artefacto en algún lugar de Croacia y desde entonces lo usó para sus experimentos de corriente alterna, en una búsqueda por fuentes de energía más económicas y accesibles[2]. Asimismo pensaba construir una red de información global de libre acceso[3].

Twain y el Fruto de Tesla

Twain sosteniendo el Fruto.

Tesla también recibió la visita de su amigo Mark Twain. El escritor, interesado por la ciencia y las nuevas tecnologías, estuvo más de una vez en su laboratorio y hasta fue capaz de sostener el Fruto en al menos una ocasión, en 1894.

Tras descubrir las intenciones de Tesla, los templarios iniciaron una campaña de contrapropaganda. Thomas Alva Edison envió una carta a J.P. Morgan en la que le instaba a cortar los fondos para sus experimentos, mientras Edison se encargaba de calumniar y desacreditar a Tesla en la prensa.

La iniciativa de Edison llegó a tal punto que acusó a la corriente alterna de generar varias electrocuciones, y para demostrar sus peligros fabricó una "silla eléctrica". En enero de 1903, en medio de la denominada guerra de corrientes, Edison electrocutó a una elefanta de circo para probar los riesgos de la corriente alterna. Ese mismo año J.P. Morgan retiraría los fondos para el proyecto Wardenclyffe[3].

Edison también se encargó del Fruto. Con la fama de Tesla por los suelos, los templarios se dirigieron a su laboratorio y se lo arrebataron, no sin antes usarlo para volverle loco.

Durante años Edison permitió usar el artefacto a otro templario, Henry Ford. El magnate usó el artefacto para manipular la mente de sus trabajadores y hacerles creer de que les subía el sueldo cuando en realidad se lo recortaba. Sin embargo, por órdenes, se vio obligado a enviarlo a Europa, para que lo usase Adolf Hitler poco antes de que el partido nazi tomase el poder en Alemania, llevando así a la Segunda Guerra Mundial[3].

Carta de Ford a Edison

Carta de Ford a Edison donde menciona el Fruto del Edén 4.

Segunda Guerra Mundial

Die Glocke

En el apogeo del conflicto, el gobierno alemán financió diversos proyectos armamentísticos con los que podría inclinar la balanza a su favor. Uno de ellos fue el Uranprojekt, supervisado por el general Gero Kramer y desarrollado principalmente por Werner Heisenberg. Sin embargo esta sería solo una tapadera: Kramer, un templario en secreto, usó los fondos para desarrollar Die Glocke, un dispositivo que les permitiría, mediante la memoria genética de un sujeto de pruebas, encontrar el paradero de más Fragmentos del Edén[5].

De hecho fue el propio Nikola Tesla quien creó la máquina, usando un reactor de agua pesada, el Fruto y algunas bobinas. De algún modo, y a pesar de que se le creía muerto en 1943, estaba trabajando para los templarios.

El Fruto del Edén 4

El Fruto junto a tres bobinas Tesla, como parte de Die Glocke.

El 27 de febrero de ese año, el Asesino Eddie Gorm fue enviado a la central hidroeléctrica de Vemork, en Noruega, con el objetivo de destruir Die Glocke. Sin embargo, lo que él creía un arma secreta resultó ser un prototipo de lo que luego se conocería como Animus. Tras amenazar a un científico y obligarle a guiarle hasta la máquina, el Asesino se encontró con un corpulento Kramer.

A pesar de tener una ventaja inicial, Gorm fue reducido por el templario, quien a pesar de recibir un machetazo en el antebrazo derecho fue capaz de tomarle del cuello hasta dejarle inconsciente. Cuando despertó, estaba conectado a Die Glocke y descubrió que todo había sido parte de un plan para usarle como conejillo de Indias.

Delante de Tesla, Kramer explicó que el Fruto también les había permitido obtener el conocimiento para realizar experimentos genéticos que condujeran al superhombre. El mismo Kramer era prueba de ello, pues gracias a la investigación de Josef Mengele poseía fuerza sobrehumana y regeneración celular acelerada.

Cuando Tesla activó Die Glocke, Gorm comenzó a gritar de dolor[5]. Sin embargo la máquina se estropeó a la vez que tropas británicas atacaban el lugar. Kramer entonces ordenó resguardar a Gorm y Tesla.

Poco después el Asesino fue rescatado por su compañera Julia Dusk y huyeron, dejando el artefacto en poder del templario[4].

El Proyecto Arcoíris

El 15 de julio, Pash y sus hombres se preparaban para atacar el castillo Ksiaz, Polonia, y apoderarse de un tren ubicado bajo tierra. Eddie y Julia se encargarían de Kramer y el Fruto.

Mientras Kramer oficiaba una ceremonia, el asedio comenzó. Los encapuchados lanzaron granadas de humo y arremetieron contra él. Aun así el nazi logró sobrepasarlos y cuando estaba a punto de acabar con Julia, recibió un espadazo de Eddie que le atravesó el corazón.

Antes de morir, Kramer dijo que Pash no era diferente y que le daría el mismo uso al Fruto. Sin hacer caso de sus palabras, el Asesino tomó el artefacto y con su compañera se dirigió al punto de encuentro planeado. Allí, Pash explicó que los templarios buscaban crear nuevas armas de destrucción masiva con tecnología de la Primera Civilización, y aunque pocas funcionaban no podían permitir que tuvieran éxito en su búsqueda de más Fragmentos del Edén.

Julia tomando el Fruto del Edén 4

Julia tomando el Fruto del cadáver de Kramer.

Cuando el lugar quedó despejado, el trío descendió al tren donde esperaba Tesla. El científico preguntó por las familias de aquellos que habían colaborado en sus investigaciones a lo que Pash respondió que las encontraría cuando llegara el momento. Entonces pidió a los presentes quedarse en el tren por si los templarios mandaban refuerzos pero Tesla, sin sorprenderse, dijo que para él no había diferencia entre ambos bandos pues los Asesinos le obligarían a trabajar en su propio proyecto y así crear otro agujero negro, como en Tunguska. Confundidos, Eddie y Julia reclamaron respuestas, pero Tesla continuó con otra revelación: Pash estaba aliado con los templarios[4].

Julia se suicida
Pash toma el Fruto

Julia Dusk intentando destruir el Fruto del Edén.

Ambos no lo podían creer pero el coronel reafirmó la noticia y explicó que lo hizo para hacer del mundo "un lugar mejor". Comprendiendo que Kramer le había dicho la verdad, Eddie intentó atacarle pero recibió una puñalada. Por su parte una desmoronada Julia tomó el Fruto y exclamando que los Asesinos no eran distintos de lo que combatían jaló el seguro de una granada y se inmoló. Pero el Fruto resistió la explosión, permaneciendo intacto.

Pash tomó el Fruto y procedió a retirarse con sus hombres dejando a Eddie desangrarse en la soledad del túnel[4].

Los templarios llegaron a la conclusión de que Hitler no serviría a sus planes expansionistas como esperaban por lo que decidieron, en un plan alterno, apoyar a Estados Unidos y permitirle la victoria mediante un arma nuclear. No obstante, un científico llamado John von Neumann propuso algo más radical: viajar en el tiempo e impedir que el líder alemán llegase al poder para empezar de nuevo. Sus superiores descartaron la idea por lo que Neumann acudió a Pash. Durante un tiempo de estudiar el Fruto, descubrió que su idea era posible gracias al tiempo cero. Y Tesla, creyendo que había oportunidad de lograrlo, se había unido voluntariamente al denominado Proyecto Arcoíris.

El Fruto del Edén en el Proyecto Arcoíris

El Fruto del Edén siendo usado en el experimento Filadelfia.

El 28 de octubre, en un astillero en Filadelfia, varios científicos estaban realizando pruebas con el artefacto en el interior del USS Eldridge. Mientras buscaba a Nikola Tesla, Pash se encontró sorpresivamente con Eddie Gorm, sentado al lado del cadáver del científico. Tras una acalorada discusión en la que Pash salió herido, Eddie maldijo a la hermandad por representar una maldición para la humanidad y se disparó en la cabeza[4].

A pesar de ello el experimento funcionó pues el navío y sus tripulantes viajaron al futuro durante un lapso de 18 minutos. Sin embargo, el artefacto se vio seriamente dañado en el proceso[7].

El Führerbunker

El 30 de abril de 1945 Hitler tenía instrucciones de reunirse con Winston Churchill para entregarle el Fruto pero los Asesinos se dirigieron a su búnker en Berlín. Usando el Fragmento del Edén, el líder nazi creó un doble con el que fingiría su muerte pero aun así los encapuchados le descubrieron y dieron caza, llevándose también el Fruto[6].

Siglo XXI

2012

Correo sobre el Proyecto Filadelfia

Correo de Rikkin en el que se menciona el Proyecto Filadelfia.

El 7 de septiembre de 2012 Alan Rikkin, director ejecutivo de Industrias Abstergo, envió un correo a Warren Vidic donde, entre los hallazgos de varios artefactos, mencionaba el del Proyecto Filadelfia. Mediante los recuerdos genéticos del sujeto 12 del Proyecto Animus, habían hallado el modo de reconstruir el Fruto. Sin embargo, ante la inseguridad de si el futuro que presenciaron los militares en 1943 pertenecía a su misma línea temporal y el temor de crear paradojas, decidieron contener el artefacto en una instalación segura.

Ese mismo año, Desmond Miles logró leer ese y otros mensajes durante su estancia en el laboratorio del Proyecto Animus[7].

2017

En noviembre de 2017, los esposos Thomas y Alice Adler se encontraban supervisando la sesión de Maxime Gorm, nieto de Eddie Gorm.

Los Adler tenían una hija llamada Elisa la cual sufrió un accidente en los Pirineos que la dejó con amnesia total. En un intento por curar su mente, la pareja se había hecho con un Animus y decidió experimentar con Maxime, otra víctima del accidente, para estudiar la evolución de su mente mediante el efecto sangrado. Sin embargo a medida que avanzaron las sesiones creyeron que la clave era el Fruto del Edén presente en las memorias de su antepasado[4].

Los Adler pierden la pista del Fruto

Los Adler frustrados al perder la pista del Fruto del Edén.

Aun así su búsqueda llegó a un punto muerto cuando llegaron al punto en que Eddie se disparó en la cabeza. De pronto alguien tocó el timbre de la casa. Se trataba de Elisa que había ido por sugerencia de su doctor, Florent Carpentier. La pareja decidió recibirla, dejando a Maxime solo en el garaje.

Reclamándoles por alejarse de ella y dejarla en una clínica suiza, Elisa se horrorizó cuando de pronto apareció Maxime revelando lo que estaban haciendo sus padres con él. Mientras intentaban explicarse, Florent recibió una llamada de los Asesinos. Tras confirmar que había encontrado a Gorm, procedió a atacar lanzando un cuchillo. El arma terminó impactando en el pecho de Thomas, matándole en el acto.

Intentando darles tiempo de escapar, Alice se abalanzó sobre el doctor y pidió a Maxime cuidar de su hija antes de recibir un golpe de la hoja oculta en el cráneo.

Cuando llegaron refuerzos de los Asesinos al lugar, encontraron el cuerpo sin vida de Carpentier. Además, descubrieron que Maxime y Elisa habían huido llevándose los archivos y el disco duro con toda la investigación recopilada por el Animus[4].

Apariciones

Galería

Fuentes y/o referencias

  1. 1,0 1,1 Assassin's Creed II - Glifo 04: Conocimiento infinito
  2. 2,0 2,1 Assassin's Creed II - Glifo 11: El inventor
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 3,5 3,6 3,7 Assassin's Creed II - Glifo 12: Titanes de la industria
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 4,5 4,6 4,7 4,8 4,9 Assassin's Creed: Conspirations - Volumen 2: Le Projet Rainbow
  5. 5,0 5,1 5,2 Assassin's Creed: Conspirations - Volumen 1: Die Glocke
  6. 6,0 6,1 6,2 Assassin's Creed II - Glifo 17: El búnker
  7. 7,0 7,1 Assassin's Creed - Correos