FANDOM


Logo Wikipedia
Eraicon-Templars

«¿Le das la razón a un crió solo porque llora y te dice "déjame jugar con el fuego, papa"? ¿Acaso le contestas "lo que tú quieras"? ¡No! Porque si se quema será culpa tuya.»
―Garnier de Naplouse, criticando la lucha de los Asesinos para liberar a otros.[fte]

Garnier de Naplouse (hacia 1147-1191) fue un médico y Gran Maestro de los Caballeros Hospitalarios de Acre. También era un miembro secreto de los Caballeros Templarios, y uno de los objetivos asignados al Asesino Altaïr Ibn-La'Ahad como parte de la misión que le había encomendado su maestro Al Mualim.

BiografíaEditar

Gran Maestro de los caballeros hospitalariosEditar

Altaïr: «¿De veras creéis que les ayudáis?»
Garnier: «No se trata de lo que creo. Se trata de lo que sé.»
— Ultimas palabras de Garnier a Altaïr.[fte.]

Garnier fue el décimo Gran Maestro de los Caballeros Hospitalarios, una orden monástica fundada después de la Primera Cruzada, que estableció su primera enfermería cerca de la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén. Al principio, la orden se ocupaba de los peregrinos, pero pronto se aseguró de que los guardias armados impidieran que los peregrinos sufrieran daños. Esta fuerza escolta se construyó dramáticamente y se convirtió en un grupo cristiano dominante junto con los caballeros templarios.[1] Garnier comenzó su servicio con la orden en 1177, como comandante del hospital en Jerusalén, y fue promovido una década más tarde.

Garnier fue exiliado de Francia por el trato cruel e inhumano de sus pacientes, a quienes veía inferiores como personas, y más como sujetos de prueba en los que probar las últimas curas. El precio del conocimiento nunca fue demasiado alto para él, incluso si tenía que pagarse con la sangre de otro hombre.[2] Por un tiempo, él fue un residente de Tiro, pero rápidamente regresó a sus hábitos de experimentación humana, lo que finalmente condujo a su expulsión de esta ciudad también.[1] Como la familia de Garnier había contribuido con una cantidad significativa de dinero a los esfuerzos bélicos del rey Ricardo I, a partir de entonces fue protegido en Acre.[2]

En Acre, Garnier logró comprarse asistentes leales, que le permitieron continuar su cruel trabajo. Decidido a mantener las noticias de sus crímenes en secreto de sus superiores, cerró el hospital solo a los visitantes aprobados y dejó a los pacientes lisiados para evitar que se fueran. Con el tiempo, él llegó a creer que los pacientes no eran más que almas perdidas que necesitaban ayuda y que él tenía la responsabilidad de guiarlos como él lo considerara conveniente.[3]

En algún momento, Garnier se unió a la Orden de los Templarios y aprendió sus caminos y secretos al igual que sus compañeros miembros. Lo que aprendió incluía las opiniones de los Templarios e incluso información sobre el fragmento del edén.

Fortaleza de los hospitalarios y muerteEditar

Altaïr: «Aliviad vuestra carga.»
Garnier: «Ah, por fin descansaré, sí. El sueño eterno me espera. Pero antes de cerrar los ojos, debo saber: ¿Qué les pasara a mis hijos?»
— Garnier a Altaïr, preguntando sobre el destino de sus pacientes.[fte.]

Después del asedio de Acre, Garnier obtuvo la jurisdicción del Distrito Pobre en Acre. Allí, estableció su base de operaciones en el Hospital de la ciudad, y continuó sus experimentos brutales. Muchos de estos "pacientes" fueron enviados a él desde Jerusalén a través del tráfico de esclavos de Talal. Los rumores de su horrible trabajo se extendieron por toda la ciudad, causando que los civiles tuvieran miedo y evitaran el hospital.[1][3]

Garnier

Garnier hablando con un paciente que había intentado escapar.

Cuando Altaïr se infiltró en la fortaleza de los hospitalarios con la intención de asesinar a Garnier, un paciente aterrorizado intentó escapar, solo para ser capturado por los guardias de Garnier. Cuando Garnier se reveló a sí mismo, intentó calmar al paciente con palabras amables. Sin embargo, el paciente causó un estallido, alegando que las verdaderas intenciones de Garnier eran malas. Después de que el médico lo amonestara, ordenó a los guardias que le rompieran las piernas al paciente, sabiendo que esto evitaría otro intento de fuga.[1][3]

Garnier 01

Garnier siendo acosado por Altaïr.

Cuando Garnier despidió a la multitud horrorizada y regresó a su trabajo, el Asesino entró furtivamente en el hospital y localizó al médico. Altaïr luego asesino al médico con su Hoja oculta. Con sus últimas palabras, Garnier afirmó que en realidad estaba ayudando a sus pacientes; aunque Altaïr trató de reprender todas sus afirmaciones, Garnier persistió en sus creencias.[1][3]

Garnier afirmó que la gente que tomó se encontraba entre las ciudades más pobres y enfermas de los alrededores, y que muchos se habían recuperado y estaban agradecidos por su generosa ayuda. Dijo que sus métodos eran necesarios para liberar a la gente de la "prisión de sus propias mentes". Altaïr preguntó si realmente creía que los estaba ayudando, y Garnier simplemente respondió: "No se trata de lo que creo. Se trata de lo que sé". Antes de que pudiera decir nada más, sin embargo, Garnier murió, y Altaïr se quedó para escapar de la zona, e informar de su éxito al buró local de los Asesinos.[1][3]

Personalidad y característicasEditar

Garnier creía sinceramente que estaba ayudando a las personas que tenía en su hospital, a pesar de cometer actos crueles e injustos con sus pacientes, convertirlos en sus esclavos y convertirlos en sus guardias. Aunque afirmaba ser un hombre de ciencia, no parecía temer a la muerte, e incluso mientras se comunicaba con Altaïr, intentó justificar sus acciones, explicando por qué los arrastraba de su supuesta "casa", como las cárceles, burdeles o cloacas.[1][3]

A menudo vestía túnicas negras con un delantal manchado por la sangre de los pacientes que habían participado en sus experimentos. Tenía un pequeño cinturón de cuero alrededor de su cintura, que sostenía una pequeña bolsa, y usualmente llevaba su espada con él para protegerse. Era de estatura y peso promedio, con signos de envejecimiento, como arrugas y calvicie prominentes en su apariencia.[3]

GaleríaEditar

CuriosidadesEditar

  • Históricamente, Garnier de Naplouse luchó en la Batalla de Arsuf y murió en 1192, mientras que en Assassin's Creed, muere antes de que la batalla tenga lugar en 1191. Tampoco hay ninguna cuenta de que el Garnier histórico haya practicado en experimentos poco éticos en sus pacientes ni que haya sido exiliado.
  • En la vida real y en el idioma francés, su nombre viene siendo Garnier de Naplouse, mientras que en ingles y español este se traduce como Garnier de Nablus, debido a la ciudad de la que toma nombre. Sin embargo, en las versiones en ingles y español de Assassin's Creed, se usa la versión francesa de su nombre.
  • Si bien Garnier tiene alrededor de 44 años en el juego, parece ser mucho más viejo, como si tuviera más de 60 años.
  • En la versión móvil no canónica de Assassin's Creed, Garnier de Naplouse pelea con Altaïr Ibn-La'Ahad en combate singular, vestido con una armadura de batalla completa, como jefe de batalla. A pesar de ser canónicamente un Caballero Hospitalario, usa la sobrevesta blanca distintiva con una cruz roja de los Caballeros Templarios. Él lucha únicamente al balancearse en el techo con un gancho de agarre para usar como palanca para una maniobra de asesinato aéreo con su espada. Cada vez que Altaïr tiene éxito en evadir este ataque, su espada se incrusta en el suelo, dándole al jugador unos segundos para atacarlo mientras está preocupado por sacarlo de nuevo. Después de perder más de la mitad de su salud, comienza a cargar sus ataques, de modo que cada vez que lo tira hacia abajo, desata una ola de energía destructiva. Una vez que su salud alcanza niveles críticos, Altaïr luchará con Garnier para cortarle la garganta con una hoja oculta. Su muerte ocurre en 1189 en vez de en 1191, como en la versión canónica de la consola.

AparicionesEditar

ReferenciasEditar