FANDOM


Logo Wikipedia
«Actuamos en las sombras, para servir a la luz. Somos Asesinos.»
―Lema de la Orden de los Asesinos[fte]

La Hermandad de los Asesinos, también conocida como la Orden de los Asesinos, los Ocultos durante sus primeros años y la Hashshashin durante las Cruzadas, era una Orden organizada de asesinos y enemigos jurados de la Orden Templaria, contra la cual libraron una guerra continua y recóndita en todo el mundo, interviniendo en la totalidad de la historia humana registrada.

Mientras que los Templarios tratan de salvar a la humanidad de sí misma mediante el control del libre albedrío, la Orden de los Asesinos lucha para garantizar la supervivencia de la libertad, ya que permite la progresión de nuevas ideas y el crecimiento de la individualidad. Los Asesinos también se han convertido recientemente en enemigos de los Instrumentos de la Primera Voluntad, un culto empeñado en restablecer el dominio absoluto de los Isu sobre la humanidad.

Los Asesinos, si no la Orden en sí, han existido desde al menos el 456 a.e.c, a lo largo del Imperio Romano, la Edad Media, el Renacimiento, la Revolución Industrial y en la era moderna.

El Credo

«Laa shay'a waqi'un Mutlaq bala kul'un mumkin.»
―("Nada es Verdad,todo está Permitido" en árabe)[fte]
La Orden cree en un sólido conjunto de valores que rigen estrictamente su forma de vida, conocida como "El Credo". Este Credo consta de tres principios:

1. Mantén tu Hoja fuera de la carne de un inocente.
2. Esconderse a la vista, ser uno con la multitud.
3. Nunca comprometer a la Hermandad.

Estos principios impregnaron todos los aspectos de la vida cotidiana de los Asesinos, así como su lucha por la "paz en todas las cosas". Los Asesinos llevan a cabo sus deberes a través de asesinatos políticos y estratégicos, con la esperanza de que matar a un individuo conduzca a la salvación de miles. También creen que luchan en nombre de aquellos que no poseen las habilidades, los recursos o el conocimiento para hablar contra aquellos que abusan de su poder.

Ideales y metas

Escepticismo

A lo largo de su larga existencia, la Orden de los Asesinos se ha opuesto tanto a los tiranos como a los opresores, la Orden se enorgullece de ser un "campeón de los pobres" y oprimidos, asumiendo ideales como igualdad y libertad y otros principios asociados con los derechos humanos. Aunque estos principios pueden alentar la opinión de que los Asesinos son, como sus enemigos jurados los Templarios, fundados en un conjunto distinto de ideales, en sus raíces, la filosofía de los Asesinos no se basa en el idealismo, sino en el racionalismo y epistemología, con el único punto de vista de que antes de idear un código específico de ética o sistema de creencias, uno debe primero acercarse al mundo desde un punto de vista principalmente científico, no atemperado por prejuicios o productos subjetivos como la moral o la fe. Para un Asesino, el conocimiento debe obtenerse ante todo a través del razonamiento objetivo estricto, pero este método se ve interrumpido por la dependencia fundamental de cada individuo en sus propios sentidos para adquirir información. Estos sentidos pueden engañarse en cierta medida, o de lo contrario nunca transmitirán la calidad intrínseca precisa de un objeto. En consecuencia, se vuelven poco confiables, con el resultado final de que la objetividad "verdadera" o "plena" es, como argumentó Altaïr, inalcanzable. La teoría que impulsa el Credo de los Asesinos es que "uno solo puede saber que uno no sabe nada", una desventaja corroborada por la Isu, Juno, quien lo citó como un defecto de los humanos.

De este escepticismo surge la máxima de los Asesinos de que "nada es verdad, todo está permitido", una afirmación relativista diseñada para dar respuesta a las convicciones enormemente dispares sobre la solución perfecta para los males de la humanidad: que no hay Verdad ni intento de aplicación de un ideal singular a escala universal es ante todo poco realista. La moderación es, por lo tanto, un principio inherente de los Asesinos, que rechazan el extremismo como destructivo para la sociedad. Tratar una creencia como absoluta es no solo someterse a la irracionalidad de la fe ciega, sino también nublarse desde las perspectivas de los inevitables disidentes. Estas perspectivas siempre deben tenerse en cuenta, no solo en la perspectiva de la sociedad y la vida, sino también en aspectos del trabajo, que se manifiesta en el énfasis de los Asesinos en la precisión y el sigilo, y ha sido mencionado por Asesinos como Altaïr y Pierre Bellec como "variables".

El segundo componente del Credo, "todo está permitido" es una extensión de este principio de incertidumbre. Debido a que la cantidad de variables es infinita, se deduce que, teóricamente, cualquier cosa dentro de la naturaleza es posible, mientras no haya una respuesta absoluta a cualquier consulta, no se puede determinar ninguna imposibilidad. Por lo tanto, uno debe permanecer vigilantemente abierto a lo inesperado y desconocido, llegando a una conclusión sin dejar de ser consciente de la verosimilitud del error de esa conclusión. Más allá de ser un vaso adicional para el pluralismo, a los Asesinos se les enseña a estar atentos a las pretensiones y a su propia capacidad para lograr grandes sueños o una gran destrucción. En esencia, este corolario les obliga a asumir la responsabilidad de sus acciones hacia uno mismo y hacia la sociedad en general.

Aunque la máxima como un todo es realmente descriptiva, no normativa, sirve como el umbral en el ethos de los Asesinos, donde la razón, no la divinidad o la sociedad, es la fuente de orientación; se desalienta el dogmatismo por su potencial para generar prejuicios y la violencia, y la diversidad de pensamiento se respetan como el conducto más cercano para alcanzar la verdad.

Según Haytham Kenway, la Orden de los Templarios "nació de la comprensión" de que la humanidad es fundamentalmente corrupta, lo que exige un control extenuante para guiarla hacia la paz. Desde la perspectiva de los Asesinos, su Hermandad nació de la "realización" de que, para ser sabio, uno debe primero liberar la mente de la suposición de haber adquirido el conocimiento verdadero.

Liberalismo

Aunque la filosofía de los Asesinos comienza con una evaluación puramente empírica de la vida que aparentemente roza el nihilismo, su Orden es profundamente idealista, con un profundo sentimiento por los principios de justicia social, humanitarismo, igualitarismo y libertad.

Se menciona que los Asesinos justifican el perspectivismo con la visión de que es lógico y realista, pero se refuerza aún más éticamente por su ferviente creencia en la "santidad de la vida" y en la humanidad de cada individuo. Esto, junto con el relativismo moral, son los motivos que guían su apoyo a la diversidad cultural y al libre albedrío. Los Asesinos perciben las normas y convenciones sociales como estructuras artificiales que pueden obstaculizar la propia parcialidad y generar prejuicios. Estos límites falsos incluyen, pero no se limitan a, fronteras nacionales, género, etnia, clase social y raza. Como resultado, los Asesinos se oponen a la discriminación de prácticamente todos los tipos, siendo el abuso físico y la esclavitud especialmente aborrecibles.

Metas y motivaciones

A la luz de su antipatía por el autoritarismo, los Asesinos a lo largo de la historia han luchado bajo la bandera de la liberación de los pueblos oprimidos. A pesar de esto, la libertad no estaba en el corazón de sus ambiciones en un principio, sino en la paz. Los Asesinos aspiran al establecimiento de la prosperidad y la armonía global, la génesis de lo que esencialmente equivale a una utopía. En esto, comparten con los Templarios un deseo sincero de resolver el caos que asola a la humanidad. Sus visiones incompatibles de los medios por los cuales se podría lograr tal utopía desmantelaron este espíritu común. A diferencia de los Templarios, que condenan a la humanidad como irremediablemente de mente débil y corrupta, los Asesinos defienden la fe, incluso el amor, en la humanidad como uno de sus ideales centrales. Su Credo fundamentalmente escéptico no justifica la actitud derrotista que es el sello distintivo de la ideología Templaria, ni respalda la idea de que un solo grupo pueda ser lo suficientemente sabio como para imprimir una forma correcta de vida o creencia para la gente en general. En consecuencia, desprecian la noción de que un atajo hacia la paz universal, especialmente en forma de esclavización global o control elitista, podría ser una solución adecuada para los males de la sociedad. En su lugar, argumentan que se debe permitir que la humanidad experimente el lento y arduo viaje de desarrollar tolerancia para sus innumerables diferencias, un proceso ridiculizado como irreal e imposible por los Templarios.

En opinión de los Asesinos, la paz es un producto de la educación, no de la fuerza, y esto solo es posible sin el estricto control sobre la información y la sociedad que defienden a los autoritarios. Por esta razón, y debido a la reforma de la Orden de Altaïr y su enfoque en el libre albedrío, los Asesinos se han identificado con los ideales de libertad a lo largo de los siglos, en la medida en que durante la Revolución Americana, muchos Templarios, especialmente el Gran Maestro Haytham Kenway, dijeron que los Asesinos habían abandonado su objetivo de paz en favor de la libertad como un fin, incluso acusándolos de anarquistas, aunque los Asesinos apoyen la democracia, el orden y el gobierno.

Irónicamente, a pesar de la visión optimista de los Asesinos de la humanidad como un todo, no siempre conservan la misma fe para los adversarios de los derechos humanos. Esta es la fuerza guía detrás de sus operaciones, de los cuales los asesinatos tienen primacía. Altaïr no pudo evitar dudar de la eficacia de la persuasión, lamentando que muchos abusadores estuvieran demasiado cimentados en sus formas de ser redimidos a través del diálogo. Haciéndose eco del sentimiento de Altaïr, Rebecca Crane le explicó una vez a Desmond Miles que a veces "no hay otra manera". Para proteger las vidas de los inocentes, los Asesinos creían que, de manera realista, una resolución ideal y noble no siempre era posible (es decir, uno tendría que matar a un perpetrador para salvar a un inocente). Para muchos miembros, la compasión ha sido una motivación clave que paradójicamente se ha traducido en objetivos que a menudo giran en torno al asesinato. Quizás de manera más crítica, la justicia social es un tema unificador entre los Asesinos, y en esta capacidad, sirven como una fuerza reaccionaria contra la percepción de opresión, tiranía y abusos contra la humanidad, convirtiéndose en los enemigos mortales de los Templarios.

Paradojas y conceptos erróneos

Para los laicos y especialmente para los Templarios, el Credo se toma a menudo literalmente como una propagación del nihilismo, el anarquismo y la autogratificación. El pirata Edward Kenway, antes de ser incluido en la Orden de los Asesinos, era un excelente ejemplo de esto, malinterpretando el Credo como una sugerencia de "perseguir cada deseo". El templario James Wardrop, en sus últimas palabras a Shay Cormac, se lamentó que "si todo está permitido, nada es seguro", lo que implicaba que la máxima es un llamado al hedonismo desenfrenado. Incluso la mujer académica Sofía Sartor era propensa a comentar sobre el "cinismo" del Credo al oírlo citado por primera vez por su futuro esposo, el Mentor Ezio Auditore.

Como Altaïr informó en su códice, no fue un hecho poco común que las personas recientemente expuestas al Credo fueran asaltadas por la inmoralidad o enloquecidas por la desintegración de un sentido de seguridad. Los Asesinos experimentados a menudo se vieron obligados a reprender a sus alumnos o a los de afuera por malinterpretar "todo está permitido" como un mensaje para abolir todo sentido de restricción moral y disciplina.

La devoción de los Asesinos al libre albedrío y su afirmación del relativismo moral pueden, de hecho, provocar preguntas acerca de si ellos y su Credo son nihilistas o anárquicos. Su sistema de creencias liberal, junto con su apoyo a la expresión cultural y la vida, indicaría lo contrario. El Credo mismo, sin embargo, implica que todos los valores carecen de sentido. Surge entonces una contradicción que se puede resumir como "¿por qué los Asesinos se adhieren estrictamente a las creencias mientras afirman que ninguna es verdadera?" Esto puede llevar incluso a más de una acusación de hipocresía si se considera que los Asesinos predicaban la libertad de creencias y aún usaban la violencia para reprimir a quienes rechazan sus propias creencias (de libre albedrío), una acusación de que los Templarios Abu'l Nuqoud y Jubair al Hakim le dijeron a Altaïr con sus últimas palabras.

Mientras que Altaïr en ese momento señaló que no tenía una "respuesta satisfactoria" a esas acusaciones, incluso expresando temor de que "ninguno existe", Ezio Auditore y Edward Kenway dieron una idea de cómo se resuelven estas paradojas.

Al abordar esta paradoja, Ezio explicó que el Credo en sí mismo es más parecido al de una teoría científica, más que a una doctrina en sí misma, y ​​por lo tanto no debe ser seguido ni obedecido, sino meramente entendido. Edward Kenway, después de su inducción a la Orden de los Asesinos, planteó las mismas preguntas al Maestro Ah Tabai. Cuando Ah Tabai le redirigió la pregunta nuevamente hacia él, el ex pirata respondió que "podría ser que esta idea fuera solo el comienzo de la sabiduría, y no su forma final". En otras palabras, el Credo sería un llamado al nihilismo (y de manera implícita los Asesinos hipócritas por no adherirse totalmente a ella) si fuera un dogma mismo. No es, sin embargo, el dogma de los Asesinos, ya que puede decirse que es la introducción científica a un sistema de creencias, que solo formula el marco de una ideología, pero no el complejo completo de ideales en sí mismo. Como tal, aunque "nada es verdad", y todas las creencias y valores morales no se pueden validar desde un punto de vista objetivo, no se sigue que la moral y las creencias se perciban como falsas desde un punto de vista ético. Si bien "todo está permitido" desde una perspectiva naturalista, no se sigue que todo debe ser necesariamente éticamente permisible. Por lo tanto, el Credo es descriptivo, no normativo; no rechaza la noción de que hay una verdad absoluta ni afirma que existe. Los Asesinos consideran el Credo como una exposición a su concepto de sabiduría, en el sentido de que uno debe primero entender los orígenes subjetivos de todas las creencias y valores antes de idear su propia ideología, para permanecer abierto y sin prejuicios, pero la relatividad de las creencias no hace que las creencias sean insignificantes.

Mientras explica por qué el Credo no está destinado a apoyar el nihilismo o el anarquismo, no resuelve la paradoja de que los Asesinos asesinan en nombre de la paz o asesinan a quienes no están de acuerdo con sus propios ideales en nombre del libre albedrío. Altaïr, al tratar de dar una respuesta, sugirió que el Credo incorpora un significado aún más profundo: que las paradojas existen y no son imposibles, o mejor dicho, es porque existen paradojas y no pueden evitarse, que "nada es verdad".

Métodos

Precisión y sigilo

A lo largo de los largos siglos de guerra entre los Asesinos y los Templarios, los miembros de ambas facciones a menudo reflexionaron sobre la similitud de sus objetivos y el contraste entre sus medios. Aun así, era una afirmación frecuente de los Templarios que los métodos de los Asesinos eran idénticos a los suyos en principio: "un mal menor, para un bien mayor". De hecho, los Asesinos cazaban y asesinaban a individuos clave que percibían como seres corruptos o un peligro para la humanidad, y esto se convirtió en uno de sus atributos definitorios. Una distinción crítica, sin embargo, mintió en el estricto principio de que un Asesino debe abstenerse de dañar a un inocente. Como Altaïr reflexionó, los Templarios fueron brutales y carecieron de precisión en sus métodos: quemando libros al por mayor, cometiendo grandes masacres, y en historias posteriores, instigando purgas en todo el país.

En consecuencia, la precisión fue un principio rector detrás de la técnica de los Asesinos y un factor detrás de su enfoque en el sigilo y la discreción. Al reducir el daño colateral y la posibilidad de un conflicto abierto, las víctimas se reducirían al mínimo. Tal táctica alineada con su respeto tradicional por la humanidad y la vida, y en teoría (aunque no siempre en la práctica), los asesinatos debían llevarse a cabo solo en casos de extrema necesidad. Una vez que un objetivo había sido asesinado, se disuadió a los agentes Asesinos de regocijarse con la muerte, y algunos incluso adoptaron la práctica de presentar sus últimos respetos, sin importar cuán vil los consideraran.

Aunque no todos los Asesinos operaban en el nivel de perfeccionismo exhibido por Francesco Vecellio, se esperaba reunir información prodigiosa antes de intentar un asesinato. De lo contrario, podrían producirse errores catastróficos, como el asesinato equivocado por parte de Arno Dorian del aliado de los Templarios Chrétien Lafrenière. Para sus investigaciones, los Asesinos se refirieron a una variedad de medios que incluyen, pero no se limitan a: espionaje, robo de documentos y mezclarse con los locales.

De alguna manera, las reformas de Altaïr promovieron un mayor nivel de sigilo que bajo el mandato de su predecesor, Rashid ad-din Sinan. Anteriormente, era práctica común que los Asesinos Levantinos realizaran asesinatos de alto riesgo, casi suicidas pero a la vez impresionantes en áreas públicas atestadas. Esta táctica se basaba en la conmoción para impresionar el poder a través del miedo en la imaginación pública. Bajo la dirección de Altaïr, los Asesinos se retiraron aún más a las sombras, y este enfoque generalmente se desalentó, sino se abolió por completo, y se levantaron las restricciones a los métodos anteriormente prohibidos, como el veneno. Mientras que algunos miembros estaban molestos por el secreto exigido por la Hermandad, sintiendo que eso obstaculizaba el progreso y la influencia, Altaïr temía los grandes riesgos de la exposición a la sociedad pública. Siempre consciente de que los Asesinos podían ser tildados de locos y destruidos si seguían siendo un objetivo abierto, como se hizo evidente en la Caída de Masyaf ante el Imperio Mongol, Altaïr retiró a la Hermandad aún más al secreto. Por lo tanto, la seguridad fue otra razón para la política de sigilo de los Asesinos.

A pesar de esto, no era desconocido para los Asesinos, incluso después de la Alta Edad Media, recurrir al conflicto abierto, y estas tácticas poco comunes podían ir desde la instigación a disturbios, el empleo de mercenarios o incluso un ataque militar directo a las bases enemigas.

Reformas sociales

En la época de Altaïr, los Asesinos sentían una aprensión marcada por el hecho de que la promoción pública de sus ideales pudieran generar reformas sociales. Como resultado, al principio gran parte de sus actividades giraban solo en torno a la eliminación o el sabotaje de aquellos a quienes creían que amenazaban los derechos de la humanidad. Con su sueño de que la humanidad llega a la utopía a través del libre albedrío, su forma de orientación era a menudo indirecta, con énfasis en el aprendizaje individual a través de la experiencia propia. Por ejemplo, su forma de enseñar a Ezio contra el camino de la venganza implicaba permitirle experimentar ese viaje personalmente.

Con el tiempo, las políticas de la Hermandad evolucionaron y durante el Renacimiento italiano, los Asesinos, bajo la dirección de Ezio Auditore, se volvieron más activos para ganar los corazones del público. Era la convicción de Ezio de que la fuerza de los Asesinos se derivaba de la fuerza de la gente común, un sentimiento inicialmente rechazado por el cínico Mentor Nicolás Maquiavelo. En consecuencia, la campaña de los Asesinos en Roma fue prolífica en la rehabilitación de una ciudad que se derrumba bajo el peso de la corrupción de los Borgia, como financiar renovaciones, patrocinar mercaderes y rescatar a civiles.

La Orden continuó adaptándose y reformando gradualmente a lo largo de los siglos, y durante algunos siglos, sus actividades comenzaron a pasar a las reformas sociales no violentas en lugar de la aplicación agresiva. La transición fue tenue: ciertas ramas, como la novata sucursal establecida en Norteamérica por Achilles Davenport y el movimiento patrocinado por Narodnaya Volya, se involucraron en operaciones de terrorismo. Fue solo después de la Segunda Guerra Mundial que los Asesinos definitivamente reorientaron sus actividades hacia un cambio inspirador a través del ejemplo. Los asesinatos se volvieron mucho más raros, y hasta la Gran Purga de 2000, la guerra sombra con los Templarios se redujo a una librada mediante la manipulación encubierta de elecciones políticas en su lugar.

Prácticas

Iniciación en la Orden

Zw-acb-ceremony-5

Claudia Auditore siendo incluida en la Orden de Asesinos en 1503

Había dos formas de entrar en la Orden: desde el nacimiento, como Altaïr Ibn-La'Ahad, Ezio Auditore y Desmond Miles, o mediante el reclutamiento, como Edward Kenway y Shaun Hastings.

Después de declararse como un Asesino bajo el Credo, los aprendices debían ser probados para demostrar su valía durante un período de tiempo no especificado. Por ejemplo, Ezio tuvo la tarea de perseguir a los conspiradores Templarios durante años antes de ser oficialmente reclutado, mientras que los aprendices Asesinos tenían que ganar suficiente experiencia en sus misiones contractuales en todo el mundo antes de unirse al Gremio de Asesinos como miembros de pleno derecho.

Formación

Los Asesinos pasaron toda su vida entrenando para matar. Desde una edad temprana, se les enseñó a observar su entorno y planificar el futuro. Las habilidades de combate eran esenciales y se centraban en el arma blanca. Sin embargo, la enseñanza más importante en el entrenamiento de los Asesinos fue la ocultación. El sigilo era la mayor arma de los Asesinos, y todo sobre sus vidas enfatizaba su devoción. Era esencial que un Asesino fuera capaz de alcanzar su objetivo sin que nadie lo notara y luego volver a deslizarse entre la multitud después de que golpearan.

Otro enfoque importante del entrenamiento de un Asesino fue la maniobrabilidad. En el momento en que un Asesino alcanzaba el rango de Maestro Asesino, también era un Maestro del parkour. Ampliamente visto como algo extraño por la población en general, este método de movimiento permitió a los Asesinos llegar a áreas que de otro modo no serían accesibles. El parkour le dio a los Asesinos una ventaja significativa sobre casi todos sus enemigos y guardias de la ciudad, y podía ser utilizado para atravesar entornos urbanos atestados de manera rápida y eficiente.

AC1 Fight Instructor

Altaïr con el entrenador de combate en Masyaf

Sin embargo, no todos los Asesinos fueron entrenados desde el nacimiento, particularmente aquellos reclutados más tarde en la vida. Los aprendices tenían que aprender las formas de su oficio a través de la experiencia personal y las enseñanzas de otros Asesinos en el campo. Por ejemplo, Ezio aprendió muchas técnicas de otros Asesinos y aliados como Paola, su tío Mario Auditore y la ladrona Rosa, así como varias técnicas fundamentales de asesinato leyendo el Códice de Altaïr. Siglos más tarde, Edward Kenway usó las habilidades aprendidas a través de la piratería para mejorarse a sí mismo como Asesino.

A diferencia de otras facciones, los Asesinos no tenían un estilo específico de lucha. Además de su firma de Hoja oculta, cada rama usaba armas y estilos de lucha nativos de la zona. Por ejemplo, los Asesinos turcos favorecieron a las dagas curvadas, mientras que los Asesinos chinos fueron entrenados en wushu.

Equipo

A través de las edades, la Hermandad ha tenido muchas armas a su disposición. Durante la antigüedad, los Asesinos no tenían ningún atuendo o equipo estándar, pero los antiguos Asesinos eran conocidos por usar lanzas, venenos, arcos y otros armamentos. En el momento de la Alta Edad Media, habían asumido el blanco como color general y túnicas con capuchas de pico como su ropa común.

Esta edad también marcó la aparición del arma característica de los Asesinos, la Hoja oculta, una cuchilla retráctil conceptualizada por primera vez por Darío. Otras armas utilizadas por los Asesinos incluían espadas, cuchillas cortas y cuchillos arrojadizos, aunque la Orden prohibió el uso del veneno como "una herramienta cobarde". Muchas de esas reglas cambiaron bajo el liderazgo de Altaïr, quien fue pionero en varios inventos y técnicas con la ayuda de un Fragmentos del Edén. Estos incluyen la Hoja venenosa, la Pistola oculta, y nuevos tipos de asesinatos que alteraron drásticamente las prácticas de la Orden.

Desde el Renacimiento en adelante, el equipo de los Asesinos no cambió significativamente, pero algunas armas se agregaron a su arsenal. El uso de armadura sobre túnicas se había hecho popular, aunque persistían las túnicas blancas con capuchas de pico. Ezio Auditore y otros Asesinos italianos utilizaron una pistola oculta, una ballesta, dardos venenosos, bombas de humo y una Hoja oculta secundaria, entre otras armas convencionales como espadas y cuchillos. Algunos Asesinos también tenían armas únicas que no se veían en ninguna otra parte, como el tomahawk de Ratonhnhaké:ton o Hookblades utilizado en el imperio otomano de principios del siglo XVI. Todavía otros, como los Asesinos del Caribe, no tenían capuchas de pico como parte de su atuendo estándar.

Bajo la tutela del Sikh Jayadeep Mir, la Hermandad Británica adoptó las tácticas de miedo desarrolladas por la Hermandad India, comenzó a utilizar tácticas de miedo mediante el uso de alucinógenos y bombas de miedo. Al asustar a los enemigos de la batalla, los Asesinos Hindúes y Británicos podrían evitar ser forzados a matarlos, mitigando así las bajas.

Retrieval 18

Desmond usando una Hoja oculta moderna

En los tiempos modernos, los Asesinos siguieron al resto de la sociedad en la nueva era. A medida que la tecnología avanzaba, las armas se volvieron comunes y las computadoras se volvieron frecuentes, y Asesinos como Rebecca Crane y Hannah Mueller se especializaron en su uso. Mientras Desmond Miles estaba retenido por Industrias Abstergo dentro de sus instalaciones en Roma, un pequeño grupo de Asesinos intentó rescatarlo, armados con armas automáticas.

Sistema funerario

WGA 16 v

Ezio Auditore sostiene entre sus manos el cadáver de Vieri de Pazzi

Históricamente, los Asesinos siempre mostraron gran respeto por los muertos. Los suyos fueron enterrados en criptas o grandes tumbas, envueltos en un sudario de tela con su faja roja extendida por todo el cuerpo. Los mayores Asesinos fueron venerados en grandes tumbas y sepultados dentro de sarcófagos, su semejanza blasonada en la tapa y su símbolo venerado en las banderas de la tumba.

Para todos los objetivos de asesinato, a menos que las circunstancias lo impidieran, los Asesinos les darían sus últimos ritos después de que fallecieran. Al principio de su carrera como Asesino, Ezio Auditore fue reprendido por su tío Mario por faltarle el respeto al cadáver de su objetivo y rival de mucho tiempo, Vieri de Pazzi, inculcando en él el respeto por los muertos.

Expulsión

Cuando un Asesino se había comportado irracionalmente en varias ocasiones, el Consejo Asesino podía convocar a un voto de expulsión. La expulsión incluiría que el Asesino fuera despojado de su rango y exiliado de la Hermandad.

El Asesino Arno Dorian fue expulsado de la Orden, después de haber desafiado las órdenes del Consejo, realizando varios asesinatos sin el consentimiento del Consejo y en palabras del Consejo "burló el Credo en cada paso".

En casos de extrema indiferencia por los principios del Credo, un miembro expulsado puede convertirse en un objetivo de asesinato de sus antiguos compañeros, como por ejemplo Perotto Calderón por el robo del Sudario del edén, y Shay Cormac por el robo del manuscrito Voynich.

Historia

Formación

La línea de sangre de los Asesinos originales se formó hace milenios, después de que los miembros de la Primera Civilización concibieran niños con humanos. Estos niños tenían la apariencia de humanos, pero estaban dotados con algunas de las habilidades inhumanas de la raza precursora, principalmente la Visión de águila. Sin embargo, a lo largo de los años, estos sentidos se diluyeron en el conjunto genético y se volvieron inactivos en muchos humanos. Solo aquellos con altas concentraciones de ADN de la Primera Civilización podían usar libremente el poder en la era moderna, o aquellos que obtuvieron la habilidad a través del Efecto sangrado.

Independientemente de la capacidad, muchos de los humanos resultantes eventualmente se unieron para lograr los mismos objetivos compartidos con sus descendientes modernos: la protección del libre albedrío para todas las personas y la eliminación de individuos que fueran una amenaza para la libertad de otros.

Era antigua temprana

En 465 e.c, Jerjes I de Persia fue asesinado por el persa Proto-Asesino Darío con una Hoja oculta, porque la dinastía aqueménida estaba siendo apoyada por los Templarios. Un siglo más tarde, el conquistador afiliado a los Proto-Templarios, conocido como Alejandro Magno, fue envenenado por la Proto-Asesina Iltani con el fin de obtener un Cetro del edén.

En el 210 e.c, el Proto-Asesino chino Wei Yu mató al emperador Qin Shi Huang con una lanza, para liberar a la gente del tirano Proto-Templario.

Egipto ptolemaico

En el 51 e.c, cuando el joven Ptolomeo XIII ascendió al trono como cogobernador de Egipto junto a su hermana Cleopatra. Los Proto-Templarios, que entonces se llamaban a sí mismos la Orden de los Antiguos, rápidamente se convirtieron en el verdadero poder detrás del trono y usaron todos sus poderes para influenciar, a través de Ptolomeo, la organización de la sociedad egipcia e impulsar sus propios planes para el reino.

Al descubrir que la reina no era tan fácil de manejar como su hermano, la Orden instigó la expulsión de Cleopatra de Egipto en el año 48 e.c, eligiendo a Ptolomeo, sabiendo que Cleopatra era una gobernante mucho más astuta y una mejor estratega que su hermano menor, que estaba más interesado en la superficialidad del poder y que era fácilmente influido por ellos.

GennadiosQuestScreenshot

Bayek envíando a la Duat a Genadio, un miembro de los Antiguos

Después de descubrir su existencia, el Medjay Bayek comenzó una búsqueda para frustrar sus planes de dominación. Como resultado, él y su esposa Aya más tarde fundaron la Orden de los Ocultos, una hermandad que eventualmente evolucionaría en la Hermandad Asesina y lucharía contra la próxima iteración de la Orden de los Antiguos en los siguientes milenios, la Orden Templaria.

Era romana

FallofanEmpireRiseofAnother11

Aya apuñalando a César

Durante los últimos días de la República romana, los Ocultos (conocidos como Liberalis Circulum) eran en secreto enemigos del Senado romano, el cuerpo gobernante influenciado por el Orden de la República. Poco se sabe de la jerarquía y las actividades de los Ocultos durante este tiempo, salvo algunos asesinatos importantes. En el 44 e.c, cuarenta Ocultos, que previamente habían sido parte del Senado romano, tramaron el asesinato del dictador romano, Cayo Julio César. Marcus Junius Brutus tuvo la tarea de planear el asesinato; durante el ataque veintitrés de los cuarenta Ocultos apuñalaron a César hasta la muerte en el Senado romano. Después de este evento, los Ocultos se separaron, pero la mayoría fueron rastreados y asesinados por los aliados de César. Brutus mismo se suicidó antes de la batalla de Filipos, que sus fuerzas finalmente perdieron. Después, sus Hermanos intentaron revivirlo sin éxito con el Sudarios del Edén.

En el año 30 e.c, Cleopatra, la antigua amante de César y reina de Egipto, fue asesinada por la Oculta, Aya (que en este punto se había rebautizado como Amunet) con una serpiente venenosa. Años más tarde, el 24 de enero del 41 e.c, el emperador romano Calígula fue asesinado a puñaladas por la Hoja oculta de Leonius bajo circunstancias desconocidas.

AquilusOverlookingCamp

Aquilus viendo un campamento romano

En el 259 e.c, los Ocultos Accipiter y Aquilus salvaguardaron un Ankh para los Ocultos. El padre de Aquilus, Lucius, inicialmente tenía el Ankh, pero cuando fue asesinado por la Orden de los Antiguos, Aquilus tuvo que luchar para recuperarlo. Descubrió a un traidor de la Orden de los Antiguos, Faustinus, quien señaló al senador romano Caïus Fulvus Vultur como el cabecilla antes de que Aquilus lo eliminara. A pesar de que fue capaz de matar y recuperar el Ankh de Vultur, Aquilus murió cautivo del prefecto de Lugdunum. Accipiter, el primo de Aquilus, logró salvar a la esposa de Aquilus, Valeria, y ella le contó sobre el trabajo que estaban haciendo. Juntos, los dos recuperaron el Ankh, y Valeria lo enterró en un santuario a la memoria de Aquilus.

En el siglo IV, un Oculto estuvo activo en el Imperio Romano durante el ascenso de Constantino I como emperador, siendo testigo de la fundación de Constantinopla.

Alta Edad Media

Cuando los señores cristianos europeos intentaron retomar la Tierra Santa de sus gobernantes musulmanes durante las Cruzadas, el control de los Ocultos recayó en Hassan-i Sabbāh, quien los transformó en una organización pública de Asesinos que operaba abiertamente desde las fortalezas inexpugnables de Alamut y Masyaf. Bajo su mando, la Hermandad Asesina estaba principalmente basada en el Levante y los asesinatos públicos ocurrían mucho más a menudo y se animaba a la gente a enfrentarse a sus opresores, dándose cuenta de que no estaban solos.

Al mismo tiempo, sin embargo, la Orden de los Antiguos se convirtió en una orden pública caballeresca bajo el nombre de "Orden de los Caballeros Templarios". Como su único propósito declarado era proteger a los peregrinos de Tierra Santa, eran una presencia militar significativa en el Levante y a menudo chocaban con los Asesinos locales.

Durante la década de 1170, los Asesinos estaban en desacuerdo con los sarracenos; en 1174, trece Asesinos fueron enviados al campamento del Sultán Saladino cerca de Damasco para asesinarlo. Se infiltraron con éxito en su tienda, pero fueron detectados una vez dentro. Un Asesino fue asesinado por un general sarraceno y los otros fueron ejecutados al tratar de escapar.

En 1176, Saladino lideró un asedio en la fortaleza de los Asesinos en Masyaf. Después de que la ubicación de la tienda de Saladino fuera encontrada por el espía Asesino Ahmad Sofian, Umar Ibn-La'Ahad fue enviado a dejar una pluma y una daga con un mensaje amenazante junto a la cama de Saladino. A pesar de un enfoque cuidadoso, finalmente fue detectado y mató a un noble sarraceno para escapar. Ahmad Sofian confirmó la identidad de Umar bajo tortura, y Umar se entregó a la ejecución para perdonar la vida de Ahmad.

Mentor's keeper 5

Los Asesinos luchando contra las fuerzas de Haras

En 1189, los Asesinos fueron traicionados por un hombre llamado Haras, que capturó al Mentor Al Mualim y a otros tres Asesinos, y permitió a los Cruzados entrar en la aldea de Masyaf. Bajo el liderazgo del joven Asesino Altaïr, los miembros de la Hermandad pudieron forzar a los Cruzados a retirarse. Altaïr personalmente asesinó a Haras y salvó a Al Mualim, ganando el rango de Maestro Asesino.

Al año siguiente, los Asesinos comenzaron a buscar el Cáliz, un objeto que se rumoreaba que era tan poderoso que podría poner fin a las Cruzadas. Al Mualim quería mantenerlo fuera de las manos de los Templarios, y envió a Altaïr a recuperarlo. Investigando la ubicación del Cáliz, finalmente lo rastreó hasta el Templo de Arena, pero descubrió que el líder templario Basilisk lo había robado. Cuando la estructura comenzó a derrumbarse, Basilisk reveló que el Cáliz no era un objeto, sino una mujer, luego dejó que Altaïr muriera. Sin embargo, Altaïr escapó y buscó a Basilisk, descubriendo el plan de los Templarios para envenenar el suministro de agua de Acre.

Después de frustrar esta trama, Altaïr siguió el rastro del Cáliz a Jerusalén y la reconoció como Adha, una antigua conocida suya. Siguiendo las instrucciones de Adha, Altaïr mató a Harash, un traidor de la Orden de los Asesinos. Altaïr luego planeó huir con Adha, pero pronto fue capturada por Basilisk y transportada a un lugar desconocido. Años después, Altaïr la encontró muerta y comenzó a buscar a las personas responsables de su asesinato.

Almualimassassins

Al Mualim y los Asesinos en la fortaleza de Masyaf

En 1191, los Asesinos todavía estaban en una guerra secreta con los Templarios y su líder, Roberto de Sable. Fue durante la Tercera Cruzada que los Asesinos supieron del interés de los Templarios por un artefacto antiguo escondido dentro de las catacumbas del Templo de Salomón. Se organizó una misión para recuperar el artefacto, y aunque tuvo éxito, condujo a la muerte de un Asesino, la desfiguración de otro y la llegada del ejército Templario a las puertas de Masyaf. Los Asesinos casi se vieron abrumados por la siguiente batalla, pero finalmente pudieron expulsar a los Templarios de la fortaleza y la aldea.

Después del asalto, el Asesino culpable de provocar el asalto (Altaïr Ibn-La'Ahad) fue degradado de rango y se le encargó la eliminación de nueve líderes corruptos y aliados de Roberto de Sable. Cuando Altaïr hizo su camino a través de la lista de Cruzados y Sarracenos, se inquietó al darse cuenta de que el objetivo Templario de llevar paz a Tierra Santa era justo, y que estaban "equivocados tal vez, pero con un motivo puro".

Esta fue una opinión compartida por Al Mualim, quien estuvo de acuerdo con sus objetivos, pero sintió que su actitud de "el fin justifica los medios" socavó el bien que hicieron. A medida que avanzaba su misión, Altaïr buscó saber qué unía a sus víctimas, y el descubrimiento de que todos ellos eran Templarios reforzó su determinación de poner fin a su plan.

Para el otoño de 1191, Roberto de Sable y sus socios habían sido eliminados. Sin embargo, pronto se descubrió que Al Mualim era secretamente un ex miembro de la coalición de De Sable y que deseaba usar el Fragmento del Edén para forzar su dominio sobre el mundo. Fue asesinado durante un enfrentamiento con Altaïr, quien posteriormente asumió el cargo de Mentor de la Orden del Levante. Con el control total de los Asesinos, Altaïr se propuso liberar la isla de Chipre de los Templarios, que recientemente la había comprado al rey Ricardo I. Después de asesinar al Gran Maestro Templario Armand Bouchart y descubrir el Archivo Templario, Altaïr regresó a Masyaf con Maria Thorpe, antigua discípula de De Sable y desertora de los Templarios.

Assault Armand Bouchart 14

Altaïr escribiendo el Códice

Durante este tiempo, Altaïr comenzó a escribir un Códice detallado basado en la información obtenida del Fragmento del Edén. Estos secretos afectaron profundamente a la Orden, ya que las nuevas técnicas y equipos de asesinatos cambiaron la forma en que operaba la organización. En 1209, Altaïr comenzó a enviar a sus Asesinos a ciudades de todo el mundo, después de darse cuenta de que había varios Fragmentos del Edén dispersos por el mundo.

En el año 1217, Altaïr partió junto con su esposa Maria y su hijo Darim para matar a Genghis Khan, dejando a Malik Al-Sayf como el líder temporal de la Orden. El ejército de Khan había avanzado rápidamente hacia el oeste, y Altaïr sospechaba que poseía un Fragmento del Edén. En su viaje, la familia se reunió con el Asesino mongol Qulan Gal, y el equipo trabajó en conjunto para poner fin a la amenaza. En última instancia, Darim y Qulan lograron matar al Khan en 1227.

Mentor's return 10

Abbas frente a Altaïr en Masyaf

A su regreso a Masyaf, Altaïr descubrió que su rival Abbas Sofian se había hecho cargo de la Orden, encarcelando a Malik y matando a Sef, el hijo menor de Altaïr y María. Poco después de la llegada de Altaïr, Malik fue asesinado también. Luego, Abbas intentó tomar el Fragmento de Altaïr, lo que llevó a la muerte de Maria a manos de Swami, el lacayo de Abbas.

Altaïr y Darim huyeron de Masyaf y Altaïr cayó en una profunda depresión, obsesionándose con el Fragmento y finalmente alejándose de la familia de Darim y Sef. El estudio continuo del Fragmento lo llevó a hacer los Sellos de memoria, y le enseñó cómo hacer varios artilugios avanzados. Recuperando su fortaleza mental, Altaïr regresó a Masyaf en 1247 y lo encontró en mal estado. Reunió a los Asesinos leales a él y puso a varios de los secuaces de Abbas a su lado. Juntos tomaron la fortaleza, y Altaïr ejecutó a Abbas con una Pistola oculta, reclamando el título de Mentor.

The torch 4

Altaïr escolta a los hermanos Polo fuera del castillo de Masyaf

Durante este tiempo, la amenaza mongol continuó avanzando hacia el oeste, y Altaïr ordenó a sus Asesinos abandonar Masyaf y llevar a cabo sus actividades en secreto. Entrenó e inició a los viajeros Niccolò y Maffeo Polo en la Orden en 1257, luego les encargó la creación de gremios de Asesinos en todo el Viejo Mundo. Luego les dio su Códice y los Sellos de memoria para su custodia en Constantinopla antes de encerrarse en la biblioteca vacía de Masyaf.

Baja Edad Media

Durante la Baja Edad Media, la Orden continuó prosperando, a pesar de ser forzada a adoptar una existencia aún más secreta y aislada. Cuando el Renacimiento comenzó en Italia, la Orden de los Asesinos se enfocó principalmente en el país, que también servía como sede de la Orden Templaria en ese momento.

Tragedy of Jacques de Molay 15

Jacques de Molay siendo quemado

A principios del siglo XIV, los Asesinos manipularon al rey Felipe IV de Francia para intentar destruir a los Templarios. Hicieron que la Iglesia marcara de herejes a los Templarios, con la intención de acabar con los Templarios. Lograron que el Gran Maestro Templario, Jacques de Molay, fuera quemado en la hoguera, sin embargo, sus nueve hombres de mayor confianza lograron escapar y transmitieron sus conocimientos, logrando que la Orden siguiera existiendo.

En 1321, un joven marinero llamado Domenico, hijo de un Asesino, fue aprendiz del poeta y Asesino Dante Alighieri, a quien se le encomendó transportar el Códice de Altair desde Venecia a España.

Sin embargo, tras la muerte de Dante, la misión cayó en manos de Domenico. Durante el viaje, los piratas al servicio de los Templarios tendieron una emboscada al barco en busca del Códice, violando y asesinando a la esposa de Domenico. Afortunadamente para los Asesinos, Domenico logró romper el Códice y esconder sus páginas antes de que él y su hijo fueran encontrados.

Finalmente, regresando a Venecia, Domenico encontró a su padre y su patrón, Marco Polo, un aliado de los Asesinos, muerto. Por lo tanto, Domenico vació las cuentas bancarias de Messer Polo, y viajó a la ciudad de Florencia bajo el apellido adoptado de Auditore. Finalmente construyó la Villa Auditore en la ciudad de Monteriggioni, que se convirtió en el centro de la Orden de los Asesinos en Italia hasta el año 1500.

A pesar de la orden de "modernización" desde el siglo 12, los Asesinos todavía conservaban muchos de los rituales y prácticas, aunque modificados. La práctica de quitarse el dedo anular había cesado, aunque el sello de la Orden estaba marcado en el dedo con una plancha calentada. Aunque significativamente menos en número, los Asesinos fueron apoyados por cortesanas, ladrones y mercenarios de Florencia y Venecia; los gremios de los cuales eran dirigidos por un miembro de la Orden.

Durante este período de tiempo, los Asesinos entraron en otro período de mayor hostilidad con los Templarios, que intentaban derrocar a la Casa de Medici en Florencia, y al Dogo de Venecia. Después de haber matado al duque de Milán en 1476, Rodrigo Borgia, el Gran Maestro de la Orden Templaria, reunió a las familias nobles de Pazzi y Barbarigo para lograr sus objetivos.

LMS 1 v

Giovanni y sus hijos en la ejecución

Al entrar en conflicto con los Asesinos, los Borgia propinaron un golpe devastador a la Orden en 1476, cuando hicieron ejecutar al experimentado Asesino Giovanni Auditore da Firenze y a dos de sus hijos, Federico y Petruccio. El tercer hijo, Ezio, logró escapar y buscó ayuda de su tío. Con la ayuda de Ezio, los Asesinos pudieron contrarrestar la conspiración de los Borgia durante una campaña de veintitrés años, derrotándolos en todo momento.

En 1487, la Orden de los Asesinos se enteró de que los Templarios habían recuperado otro Fragmento del Edén en la isla de Chipre, y consideraron que era necesaria su captura. Siguiendo el artefacto desde el L'Arsenale di Venezia, Ezio logró superar y reemplazar a la guardia Templaria que llevaba el artefacto. Bajo este disfraz, Ezio se encontró con el propio Rodrigo Borgia, y los dos se enfrascaron en un combate.

Borgia huyó con la llegada de otros Asesinos, y al hacerlo, el artefacto cayó en manos de su Orden. Los Asesinos italianos, sin embargo, desconocían la naturaleza del artefacto, aunque lo reconocieron como una de las Piezas del Edén mencionadas en el Códice de Altaïr.

Ascension 3

Los Asesinos romanos

En 1500, justo después de que César Borgia sitiara la ciudad de Monteriggioni, asesinara a Mario Auditore y una vez más reclamara el Fragmento del Edén para los Templarios, Ezio Auditore se mudó a Roma, se encontró con Nicolás Maquiavelo y sentó las bases de una nueva "Hermandad" de Asesinos. Utilizando a los mercenarios, ladrones y cortesanas de Bartolomeo d'Alviano, La Volpe y Claudia Auditore da Firenze, respectivamente, la Hermandad de Ezio trabajó para combatir la influencia y el poder de la familia Borgia, y por extensión, el papado mismo.

Con sede en un almacén subterráneo propiedad de Fabio Orsini, en la isla tiberina en el centro de Roma, los Asesinos comenzaron a extender su influencia por toda la ciudad, reclutando a los propios ciudadanos de Roma como aprendices Asesinos bajo Ezio, llegando a ser instalados y tildados de Asesinos en la Orden. Bajo la instrucción de Ezio, muchos reclutas Asesinos llevaron a cabo una variedad de misiones en Europa y Asia en ciudades como Londres, París, Barcelona, ​​Lisboa, Moscú y Calicut.

Allí, los reclutas mataron y sabotearon a los Templarios, aliados de los Templarios y hombres corruptos en el poder, además de defender y ayudar a sus hermanos y hermanas Asesinos, junto con cualquier persona dispuesta a oponerse a los Borgia y a la Iglesia.

Roads lead to 3

Los Asesinos persiguiendo a César

Durante un período de tres años, la Hermandad de Ezio redujo el poder de la familia Borgia, y con el asesinato de Rodrigo Borgia a manos de su propio hijo, y el arresto de César por parte de la Guardia Papal del Papa Julio II, la influencia de los Templarios en la ciudad de Roma, y ​​de hecho sobre toda Italia, se hizo añicos.

Tres años después del asedio de Viana en 1507, cuando Ezio puso fin a la amenaza de César Borgia de una vez por todas, el Mentor viajó a la antigua fortaleza de Masyaf, en una peregrinación para conocer los orígenes de la Orden. Cuando llegó, descubrió que la fortaleza había sido invadida por los Templarios, que estaban buscando las cinco llaves, que abrirían una biblioteca secreta debajo de la fortaleza de Masyaf.

Con un llave ya en posesión de los Templarios, Ezio se enteró de que las cuatro restantes estaban escondidos por toda la ciudad de Constantinopla. Desde allí, Ezio se dirigió a la ciudad con la esperanza de obtener las llaves restantes.

ACR Welcome 6

Yusuf recibe a Ezio

Cuando llegó a Constantinopla, Ezio recibió la bienvenida del gremio, dirigido por Yusuf Tazim, y aprendió a usar sus armas únicas. Con el conocimiento que se le hizo saber de que los Templarios se habían apoderado de los restos bizantinos, y en los últimos años, habían estado tratando de derrocar a los otomanos, Ezio comenzó a tomar un papel de liderazgo en el conflicto.

Ezio recupero todas las llaves de Masyaf y entrenó a siete reclutas al rango de Maestro Asesino, asignándolos a cada una de las guaridas. El gremio de Asesinos de Constantinopla también trabajó para ayudar a liberar y difundir la influencia de su Orden en otras ciudades, Bursa, Rodas, Marsella, Damasco, Jerusalén, Madrid, Lisboa, Túnez, Trípoli, Atenas, Argel y Alejandría, donde lentamente redujeron a los Templarios.

También rescataron a Asesinos capturados en estas ciudades y ayudaron a quienes se oponían a los Templarios. Durante estas misiones, los Asesinos fueron responsables de destruir el complejo de los Caballeros Hospitalarios.

Junto con Yusuf, Ezio protegió al príncipe otomano Suleiman I de los Templarios, mientras continuaba su búsqueda de las llaves. Entablándose amistad con una dama veneciana, Sofía Sartor, descifró un mapa que contenía la ubicación de las llaves. Después de encontrar cuatro de las llaves de la biblioteca de Altaïr, Ezio viajó a la Capadocia, después de pedirle a Yusuf que protegiera a Sofía en su tienda, para cazar a Manuel Palaiologos y encontrar la llave final. Al hacerlo, descubrió que Manuel no era el verdadero líder de los bizantinos, pero que el tío de Suleiman, Ahmet, lo era.

End road 22

Selim tirando a Ahmet por un acantilado

A su regreso a Constantinopla, Ezio se dirigió a la tienda de Sofía, solo para descubrir que Yusuf había sido asesinado y que Ahmet había capturado a Sofía, exigiéndole las llaves a cambio. Sin embargo, después de un asalto a gran escala en el Arsenal de la ciudad, Ezio lo persiguió por el campo, culminando con el hermano de Ahmet, Selim I, matando a Ahmet arrojando al hombre desde un acantilado.

Desde allí, Ezio y Sofía viajaron a Masyaf y abrieron la biblioteca de Altaïr, donde Ezio intentó comunicarse con Desmond. Decidiendo que su misión había terminado, Ezio dejó su espada y Hoja oculta, renunciando a su vida como Asesino.

Una vez que regresó a Italia, Ezio designó al Asesino Lodovico Ariosto como el Mentor de los Asesinos italianos y luego se retiró de la Orden, se casó con Sofía Sartor y tuvo dos hijos con ella, Flavia y Marcello Auditore, mientras se instalaban en un viñedo toscano.

Como los Templarios debilitados severamente en Europa, los Asesinos comenzaron a coleccionar y estudiar varios Fragmentos del Edén. En 1510, Francesco Vecellio persiguió a Niccolò di Pitigliano, recuperando el Sudario del Edén.

Scavenger Hunt PL

Giovanni Borgia explorando Tenochtitlan

En 1519, Giovanni Borgia obtuvo un puesto a bordo del barco de Hernán Cortés, que navegaba hacia el Nuevo Mundo. Después de que las tropas españolas comenzaron a saquear Tenochtitlan, Giovanni recuperó una Calavera de cristal de la ciudad azteca, asesinando a uno de sus sacerdotes para obtenerla. Al llevarlo a Paracelso para su estudio, los Asesinos descubrieron que no era un Pieza del Edén.

En 1527, Giovanni accidentalmente leyó un tomo perteneciente a Paracelso y tuvo éxito en la elaboración de la Piedra Filosofal. Después de descubrir que el tomo era la mitad del Libro de Abraham, buscó la otra mitad con María Amiel, asistente de Paracelso, pero solo encontraron una traducción. Sin embargo, Giovanni desarrollo una relación con María, y ambos se involucraron sentimentalmente y luego se casaron.

En 1542, después de estudiar la Calavera de cristal durante un largo período de tiempo, Giovanni descubrió que se podía usar para comunicarse a grandes distancias, viendo la cara de un chino en su mente.

Por esta época, los Asesinos chinos luchaban desesperadamente contra los Templarios. Varios emperadores chinos llegaron al poder a través del apoyo de los Templarios, que luego orquestarían las matanzas masivas de Asesinos. Uno de esos gobernantes fue el Emperador Yongle, que fue asesinado por el Asesino Li Tong en 1424.

The Slaver China (2)

Shao Jun recuperando la Caja después de asesinar a Yu Dayong

Cuando el Emperador Jiajing llegó al poder, casi destruye a la Hermandad en China, aunque un puñado de Asesinos huyeron al oeste en busca de apoyo. Shao Jun y su Mentor escaparon a Italia, aunque los hombres del emperador Jiajing mataron al Mentor de Jun en el camino, dejándola a su suerte. Sin alternativa, Jun se dirigió a Ezio para buscar orientación y apoyo.

Aunque inicialmente no quería tener nada que ver con los Asesinos, eventualmente cedió y le enseñó a reconstruir su Hermandad. Shao Jun, armada con este conocimiento y una caja que Ezio le dijo que abriera solo si perdía el rumbo, viajó de regreso a China con la promesa de reconstruir a la Hermandad China, sin importarle cuánto tiempo tomaría.

La edad de oro de la piratería

Ever a Splinter 10

Ah Tabai devolviendo la Calavera de Cristal al Observatorio

Los Asesinos del Caribe se enteraron de que los Templarios del Caribe tenían a Bartholomew Roberts, un Sabio que podía llevarlos al Observatorio. El Mentor Ah Tabai envió a sus Asesinos a buscarlo, pero falló. El pirata Edward Kenway, que había matado al traidor Asesino Duncan Walpole, ayudó a los Asesinos contra el ataque de los británicos en Tulum. Edward más tarde se unió a los Asesinos e impidió que los Templarios usaran el Observatorio. Ofreció su escondite en Gran Inagua a la Hermandad. Ah Tabai aceptó y finalmente movió la Orden a la nueva ubicación.

América Colonial

A medida que el alcance de los Templarios se extendió al Nuevo Mundo, los Asesinos los siguieron para asegurarse de que podían protegerlo de cualquier avance que hicieran los Templarios. En 1503, los Asesinos italianos bajo Ezio fueron enviados a recuperar un mapa del Nuevo Mundo hecho por Piri Reis. Usando este mapa, ellos también comenzaron a enviar sus fuerzas a América. El primer Asesino en llegar al Nuevo Mundo fue Juan de la Tour, quien estableció una base para la Hermandad allí.

En 1510, los Asesinos en Florida reclutaron a Alonso Carlo y a su hijo adoptivo, Miguel Ramón Carlo de Lugo, para su causa. En 1521, a Carlo se le encomendó detener al explorador Juan Ponce de León para que no llegara a la Fuente de la Juventud, donde sabían que encontraría un Fragmento del Edén. Mientras Miguel distraía a León en una conversación, una flecha envenenada mató al explorador, tras lo cual Miguel escapó.

Non Nobis Domine 17

Haytham disparando a Aquiles en la pierna

A mediados de la década de 1730, Achilles Davenport fue reclutado para la rama colonial de la Orden de los Asesinos y se convirtió en su Mentor en 1746. Los Templarios, encabezados por Haytham Kenway, casi diezmaron esta rama de Asesinos en 1763, aniquilando a la mayoría de sus miembros y casi todos sus registros. La naturaleza exacta del ataque fue causada por el antiguo Asesino Shay Cormac quien traicionó a la Hermandad después de un intento fallido de localizar un Templo usando el manuscrito Voynich y una Caja de los Precursores. Shay finalmente se dio cuenta de que los Asesinos no dejarían de intentar encontrar estos Templos y asesino a los principales miembros de los Asesinos Liam O'Brien, Hope Jensen, Louis-Joseph y Kesegowaase. Después de la muerte de Liam, Haytham intentó matar a Aquiles, quien fue salvado por Shay, aunque herido para siempre en la pierna, terminando efectivamente su tiempo como Asesino.

Años más tarde, Achilles fue Mentor del joven Asesino Ratonhnhaké:ton, quien finalmente destruyó el Rito Colonial de la Orden Templaria a través de sus acciones durante la Guerra Revolucionaria Americana. Ratonhnhaké:ton también reconstruyó la Hermandad de las Trece Colonias, reclutando a varios ciudadanos de Nueva York y Boston.

Revolución Francesa

ACU The Temple 1

Arno se encuentra con Élise cerca del Temple

Después de la muerte de su padre a manos de Shay Cormac, Arno Dorian fue adoptado por François de la Serre, el Gran Maestro de los Templarios franceses. En 1789 François fue asesinado por la facción radical dentro de la Orden Templaria, liderada por François-Thomas Germain. Arno se unió a la Orden de los Asesinos para vengar a su padre y la muerte de su padre adoptivo, mientras que también para redimirse de sus errores del pasado y para descubrir al intrigante de la Revolución Francesa. Fue asistido por su hermana adoptiva, Élise de la Serre, una Templaria. Debido a que el Mentor de los Asesinos, Honoré Gabriel Riqueti, Conde de Mirabeau fue envenenado por Pierre Bellec, Arno tuvo que matar a su Maestro y amigo. Arno eventualmente mató a todos los Templarios que se pusieron del lado de Germain, hasta que mató a Germain.

Era Victoriana

ACS Somewhere That's Green 7

Jacob y Evie en Londres

En 1868, los dos hermanos Asesinos, Jacob y Evie Frye, llegaron a Londres para liberar a la ciudad de las manos de los Templarios y quitarles el Sudario del Edén. Con la ayuda de Henry Green, fundaron la pandilla, los Rooks para luchar contra la banda Templaria del Gran Maestre, Crawford Starrick. Jacob y Evie mataron a los miembros Templarios en Londres hasta que descubrieron que Starrick había encontrado el Sudario del Edén y planeaba matar a la Reina Victoria. Los hermanos mataron a Starrick y ocultaron el Sudario del Edén.

Tiempos Modernos

A mediados del siglo XIX, al comienzo del Imperio Sij, el Asesino Hindú Arbaaz Mir y antepasado de Monima Das participó activamente en la búsqueda de un poderoso Fragmento del Edén conocido como Koh-i-Noor. Durante este período, los Asesinos Hindúes fueron dirigidos por el Asesino Hamid en la capital del Imperio Sij, Amritsar.

Lenin

Los bolcheviques de Lenin se reúnen en Petrogrado

A finales del siglo XIX, la división rusa de la Orden de los Asesinos, la Narodnaya Volya (Voluntad del Pueblo), desempeñó un papel vital en el derrocamiento del dominio zarista sobre Rusia. Los Asesinos ayudaron fuertemente a su aliado cercano, Vladimir Lenin, el líder de los bolcheviques, ya que el hermano de Lenin era un Asesino.

Tunguska Before

Los Asesinos en Tunguska

Debido a los esfuerzos del Asesino Nikolai Orelov, el zar Alejandro III de Rusia asociado a los Templarios murió de insuficiencia renal y su Cetros del Edén fue destruido en la explosión de Tunguska. Uun tiempo después, Tsarevich Nicolás II fue removido del trono y Rusia se hizo comunista.

En el siglo 20, las tácticas y prácticas de la Orden de los Asesinos habían cambiado mucho. Mientras que la Orden de los Asesinos había mantenido su política de campos remotos y aislamiento, los Templarios habían comenzado a infiltrarse aún más en la sociedad; tomando la forma de muchas corporaciones conocidas públicamente como NASA, Abstergo y BP, que secretamente se vinculan con la corporación fantasma Industrias Abstergo.

Los Templarios Winston Churchill, Joseph Stalin, Franklin D. Roosevelt y Adolf Hitler planearon una guerra, la Segunda Guerra Mundial, que colocaría a los Templarios en el control. Al final de la guerra, Hitler debía matar a su doble, creado por un Fragmento del Edén bajo su control, y luego escapar. Sin embargo, los Asesinos arruinaron esta victoria al asesinar a Hitler cuando salía del búnker en el que se encontraba.

Los Asesinos confiaron menos en matar individuos poderosos o codiciosos, y más en cambiar el "régimen establecido" desde adentro, usar tanto la política como la espada para lograr sus objetivos, como manipular las elecciones para mantener a los Templarios fuera del poder.

La elección presidencial estadounidense de 2000 fue una de esas elecciones, con los Templarios intentando colocar a su títere George W. Bush en el poder y los Asesinos respaldando a Al Gore.

Para el año 2000, la Hoja oculta se había convertido en un arma en gran parte ceremonial. Mientras tanto, sin embargo, los Templarios continuaron buscando e investigando los diversos Fragmentos del Edén que descubrieron a lo largo de este período, mientras que los Asesinos continuaban su guerra contra ellos; en particular, fueron responsables de destruir una base Templaria en 1908, conocida en público como la explosión de Tunguska.

Sin embargo, en el año 1985, los Templarios, bajo el disfraz de su empresa de fachada Industrias Abstergo, habían comenzado a secuestrar a Asesinos o aquellos relacionados con ellos en un intento de localizar aún más Fragmentos del Edén.

Ese mismo año, un niño de diez a once años, un descendiente del Asesino Nikolai Orelov, fue secuestrado por el departamento de Adquisición e Investigación de Linaje de Abstergo e ingresó en el Proyecto Animus, que más tarde recibió el nombre clave de "Daniel Cross". Años más tarde, en 1998, Daniel se unió a la Orden de Asesinos, pero con la misión de encontrar al mentor actual.

DanielKillMentor

Daniel asesinando al Mentor

Dos años más tarde, el mismísimo Mentor le concedió su deseo y lo incorporó a la Orden; Cross subsecuentemente asesinó al mentor con la misma Hoja oculta que le había legado su víctima momentos antes, como resultado de un impulso neurológico instilado en él por Warren Vidic durante su tiempo como un cautivo de Abstergo.

Las acciones de Cross condujeron directamente a la caída de la Orden de los Asesinos, ya que comprometió prácticamente a todas las bases de los Asesinos en todo el mundo que había visitado en busca del Mentor en su regreso programado a Abstergo, lo que obligó a los Asesinos a ocultarse aún más. Otros Asesinos notables cautivos por Abstergo incluyen Clay Kaczmarek y Desmond Miles, ambos descendientes de Ezio Auditore y Adam.

Después de la muerte del Mentor, William Miles comenzó a tomar un papel prominente en el funcionamiento de la Orden y se convirtió en su líder de facto. Fue su decisión de criar a Lucy Stillman fuera de la Orden después de la edad de diecisiete años, por lo que se cortaron todos sus vínculos con los Asesinos y pudo infiltrarse en Abstergo.

Los Asesinos intentaron espiar a Abstergo con agentes infiltrados, pero las personas que enviaron siempre resultaban asesinadas, o demasiado débiles y manipuladas fácilmente por los Templarios.

En algún momento alrededor de 2008, William también reclutó a Clay Kaczmarek en la Orden. Con la tarea de infiltrarse en Abstergo y descubrir información sobre ellos, Clay regresó con éxito con una nota que detallaba la asignación del presupuesto de Abstergo, junto con su financiación del Proyecto Animus. Con esta información conocida por los Asesinos, se ideó un plan para que se capturara a Kaczmarek por el departamento de Investigación y Adquisición de Linaje como Sujeto 16, y Lucy lo rescataría más tarde.

Sin embargo, años de aislamiento la habían llevado a enfrentarse a los Asesinos, y una vez que Clay supo de su deserción al hackear los sistemas de Abstergo y descubrir imágenes de seguridad, no lo ayudó a escapar cuando llegó el momento de su posterior suicidio.

Desmond Recap 3

Abstergo capturando al Sujeto 17

Más tarde, los Templarios localizaron a Desmond Miles, el hijo de William, que había abandonado la Orden en 2003. Usando a Desmond, Abstergo logró obtener un mapa de las ubicaciones de los Fragmento del Edén en todo el mundo, y posteriormente comenzaron sus intentos de reclamarlas. Cuando Desmond comenzó a sufrir el Efecto sangrado, Warren Vidic le dijo a Lucy que lo llevara a un lugar donde se sintiera seguro, como parte de un plan llamado "Proyecto Sirena".

Poco tiempo después, los Asesinos pudieron liberar a Desmond con la "ayuda" de Lucy, así como obtener su propia copia del mapa. Después de esto, Desmond acordó ayudar a los Asesinos en su búsqueda para derrotar a Abstergo, principalmente por venganza.

Utilizando el Animus 2.0, una copia de la máquina utilizada por Abstergo para explorar sus recuerdos genéticos previamente, Desmond siguió los recuerdos de Ezio Auditore, adoptando sus habilidades en combate y parkour, mientras que el resto de la Orden se concentró en ubicar los Fragmentos del Edén antes que sus contrapartes Templarios.

A pesar de esto, sin embargo, la guerra con los templarios había empeorado. Con su número disminuyendo, la Orden de los Asesinos estaba en peligro de perder la guerra. Se informó que al menos dos equipos conocidos murieron, uno en Brisbane, Australia, y otro en Whistler, Canadá.

Retrieval 19

Desmond usa el Animus 2.01 en el Santuario

A medida que avanzaba la tecnología, también lo hicieron las armas utilizadas contra los Asesinos. En 2012, los Templarios usaban torres de teléfonos celulares y satélites para rastrearlos. Como resultado, Desmond y su grupo tuvieron que refugiarse en el Santuario, en las profundidades de la ciudad de Monteriggioni. En este punto, la Orden estaba usando al menos una red de correo electrónico, conocida como Hefesto, para facilitar las comunicaciones.

En la segunda mitad de 2012, un equipo de Asesinos formado por Lucy Stillman, Rebecca Crane, Shaun Hastings y Desmond Miles descubrieron la Bóveda del Coliseo (después de que Desmond reviviera los recuerdos de Ezio en Roma a través del Animus) y se infiltraron, asegurando que el Fragmento del Edén de Ezio se había ocultado allí siglos antes. En contacto con el artefacto de la Primera Civilización, el cuerpo de Desmond fue tomado por el antiguo ser Juno, quien lo obligó a apuñalar y matar a la traidora Asesina, Lucy.

Esto indirectamente ayudó a asegurar que los Templarios no pudieran tener en sus manos el Fragmento del Edén de Ezio y mantuvo a Desmond a salvo de la influencia Templaria dentro de los Asesinos. Debido a este evento, el equipo y la manzana fueron llevados a William Miles y la Orden, a su vez asegurando uno de los artefactos antiguos para la causa de la Orden.

Además, en esta época, un equipo de Asesinos en Moscú buscaba una ventaja potencial al obtener un Fragmento del Edén. Sin embargo, como dijo William Miles, esta fue una de las únicas buenas noticias que tuvieron. Hubo equipos en Osaka y São Paulo. En Osaka, el equipo estaba siendo interceptado, por lo que cortaron comunicación. En São Paulo, se confirmó una filtración y el equipo estaba trabajando en purgarla.

El equipo en Denver estaba aún peor. Habían perdido el contacto sin informar, y su casa de operaciones estaba vacía. Esto significaba que estaban muertos o capturados, o que habían escapado sin notificar al cuartel general de los Asesinos.

Después de matar a Lucy, Desmond entró en coma y fue devuelto al Animus. Revivió una secuencia de memoria restaurada, que proporcionó a los Asesinos coordenadas, que conducen al Gran Templo. Mientras que la mayoría de los Asesinos continuaron su lucha con Abstergo, el equipo de William, con la ayuda de Gavin Banks, llegó a Nueva York con la esperanza de encontrar el Templo y detener el fin del mundo.

AC3 Temple Inner Entrance

Los Asesinos en la puerta del Gran Templo

Al enterarse de que necesitaban una llave y tres "fuentes de poder" para abrir la puerta del Gran Templo, Desmond comenzó a buscar la llave, reviviendo recuerdos que Juno le dijo que hiciera. Mientras el equipo de William comenzaba a trabajar en la apertura del Templo, hizo que otros equipos interfirieran y trató de frustrar los intentos de Abstergo de encontrarlos, u otros Fragmentos del Edén.

Durante este esfuerzo, varios Asesinos fueron asesinados por agentes de Abstergo, incluido Adriano Maestranzi. William fue capturado por Juhani Otso Berg cuando fue solo a El Cairo para recuperar la tercera y última fuente de poder. Este intento de encontrar a Desmond y quitarle el Fragmento del Edén terminó en fracaso, ya que asesinó a Daniel Cross y Warren Vidic, matando a los hombres responsables de casi destruir a la Hermandad hace 12 años, y frustrando al Ojo-Abstergo a través de estas acciones.

ACIII-GTEnd 3

Minerva explica las consecuencias de la liberación de Juno

Al regresar al Templo, Desmond lo reactivó completamente y descubrió el Ojo, un dispositivo que salvaría al mundo del Segundo Desastre. Juno instó a Desmond a activar el Ojo, pero Minerva le pidió que no lo hiciera, diciendo que la activación del Ojo también mataría a Desmond y liberaría a Juno de su prisión.

Mientras Minerva y sus hermanos intentaban salvar el mundo, Juno planeaba utilizar su tecnología para conquistarlo, por lo que fue encarcelada. Minerva le mostró a Desmond que si dejaba pasar el Segundo Desastre, el mundo quedaría devastado, pero la humanidad perduraría. Desmond se convertiría en una figura legendaria que reconstruiría el mundo. Sin embargo, a su muerte, sus ideales serían malinterpretados por las generaciones futuras, provocando la caída de la civilización, y "lo que una vez fue, volverá a ser".

AC4 Desmond Autopsy 5

El equipo de Abstergo realiza una autopsia en el cuerpo de Desmond

Creyendo que el mundo tendría la oportunidad de derrotar a Juno, Desmond les dijo a William, a Shaun y a Rebecca que se fueran y se prepararan para la nueva lucha. Desmond luego activó el Ojo y el mundo se salvó, pero como se le informó, Desmond murió y Juno fue liberada de su prisión.

Después de la muerte de Desmond, un William deprimido se exilió, dejando el liderazgo de los Asesinos en manos de Gavin Banks. Para el próximo año, Banks viajó por el mundo a bordo del Altair II en busca de células Asesinas. Eventualmente, se ubicó a William en un búnker en Noruega. Al mismo tiempo, Rebecca descubrió la existencia del colectivo de piratas informáticos Iniciados. Después de descubrir que sus compañeros miembros de la tripulación Stephanie Chiu y Eric Cooper eran Iniciados, William decidió regresar al liderazgo de la Hermandad. Reclutó a los Iniciados y les asignó un controlador, una misteriosa mujer llamada "Torre".

ACU Facility Destruction

La destrucción de la instalación de Abstergo en París

En 2014, los Asesinos se toparon con que Abstergo había adquirido el cuerpo de un Sabio llamado John Standish, y habían comenzado el Proyecto Fénix para secuenciar un genoma precursor completo. El 13 de octubre, Shaun y Galina Voronina atacaron y destruyeron el laboratorio de Abstergo en París. Sabiendo que los Templarios no se detendrían en sus planes de encontrar los restos de más Sabios, "Torre" utilizó a los Iniciados para secuenciar los recuerdos de Arno Dorian, quien estuvo presente en la muerte de François-Thomas Germain, un Sabio de la Revolución Francesa. La investigación del Iniciado reveló que los huesos de Germain estaban demasiado degradados para la extracción de ADN, asegurando otra victoria para los Asesinos.

ACS Templar Meeting 3

Shaun y Rebecca confrontan a Ardant

En 2015, Bishop volvió a llamar al Iniciado para sincronizar los recuerdos de Jacob y Evie Frye, Asesinos gemelos de la Revolución Industrial, para encontrar un Sudarios del Edén en Londres antes de que Abstergo pudiera hacerlo. Sin embargo, Shaun y Rebecca primero decidieron confrontar a Isabelle Ardant, pero tuvieron que escapar antes de ser ejecutados por el Equipo Sigma. Después de que la sincronización de datos del Iniciado confirmara la ubicación del Sudario debajo del Palacio de Buckingham, Shaun y Rebecca, respaldados por Galina, se infiltraron en la bóveda, pero los Templarios habían llegado primero. En la escaramuza que siguió, Shaun logró matar a Ardant, pero Rebecca fue herida por Violet da Costa, quien logró escapar con el Sudario.

William Miles luego ordenó a todos los Asesinos de todo el mundo que buscaran el laboratorio de Álvaro Gramática y recuperaran el Sudario. Mientras que los Asesinos no tuvieron suerte en localizar el laboratorio, Jasdip Dhami y Eric Cooper transmitieron sus preocupaciones a Bishop con respecto a poner a los Iniciados en la mira de los Templarios. Después de mucha deliberación, William promulgó el Protocolo Rooftop Garden, instruyendo a todos los Asesinos a seguir siendo profesionales en su red y si encontraban el laboratorio de Gramática, no debían participar hasta que un equipo de ataque pudiera reunirse. Además, Bishop fue forzada a cortar temporalmente todo contacto con sus Iniciados.