FANDOM


Eraicon-Hermeticists

Logo Wikipedia
«No me basta con captar y entender el mundo. Quiero cambiarlo.»
―Leonardo a Ezio y Maria Auditore, 1476.[fte]

Leonardo di ser Piero da Vinci (1452 – 1519), más comúnmente Leonardo da Vinci o simplemente Leonardo, fue un anatomista, escultor, cartógrafo, pintor, botánico, ingeniero, arquitecto y matemático del Renacimiento. Los eruditos, ingenieros y artistas de todo el mundo lo consideran una de las mentes más grandes de la historia.

Leonardo desempeñó un papel importante en la lucha entre Asesinos y templarios, que se desató en su tierra natal a lo largo de su vida, al tiempo que sigue siendo un amigo cercano y aliado del Asesino florentino, Ezio Auditore da Firenze.

Entradas en la base de datosEditar

En Assassin's Creed IIEditar

Leonardo da Vinci, base de datos (ACII)

Imagen de perfil de Leonardo en la base de datos de Assassin's Creed II.

Fecha de nacimiento: 1452.

Ocupación: pintor, inventor, diseñador, arquitecto, científico, ingeniero.

Hijo ilegítimo de un notario y una campesina, Leonardo da Vinci se crió en Toscana. Como tantos personajes destinados a convertirse en celebridades, no tenía apellido: Vinci es la ciudad en la que nació.

A los 14 años entró de aprendiz con Verrocchio, un pintor de Florencia que le enseñó química, dibujo, pintura, escultura y modelado. A los 20, Leonardo fundó su propio taller, y después viajó por toda Italia. Con el tiempo pintaría sus obras maestras "La Última Cena" (1498) y "La Mona Lisa" (1503-1507).

Durante sus viajes, Leonardo estudió el mundo con insaciable curiosidad, y anotó sus observaciones en cuadernos mediante escritura invertida. Entre otros inventos, creó diseños para un helicóptero, un tanque, una calculadora y un aparato de energía solar. También trabajó como ingeniero y diseñó guarniciones, cañones y barricadas móviles.

Pese a esta épica lista de logros, los clientes de Leonardo solían acosarlo por su tendencia a retrasarlo todo. Solía tardar varios años más de lo previsto en acabar sus obras, y muchas quedaron sin terminar.

Leonardo también tuvo una turbulenta vida amorosa. En 1476 se le acusó de sodomía, y se cree que probablemente era homosexual. A su ayudante Salai, que tal vez fue también su amante, se le acusó de robar y gastar demasiado dinero en ropa. Leonardo pintó a Salai en varios cuadros, incluyendo su célebre "San Juan Bautista", y cuando murió en 1519 le dejó en "La Mona Lisa".

En Assassin's Creed: BrotherhoodEditar

Fecha de nacimiento: 1452

Ocupación: Pintor, inventor, diseñador, arquitecto, científico, ingeniero

Hijo ilegítimo de un notario y una campesina, Leonardo da Vinci se crió en la Toscana. Como tantos personajes destinados a convertirse en celebridades, no tenía apellido: Vinci es la ciudad en la que nació.

A los 14 años entró de aprendiz con Verrocchio, un pintor de Florencia que le enseñó química, dibujo, pintura, escultura y modelado. A los 20, Leonardo fundó su propio taller, y después viajó por toda Italia. Con el tiempo pintaría sus obras maestras "La Última Cena" (1498) y "La Mona Lisa" (1503-1507).

Durante sus viajes, Leonardo estudió el mundo con insaciable curiosidad, y anotó sus observaciones en cuadernos mediante escritura invertida. Contratado por Ludovico Sforza y luego por César Borgia, creó diseños para un helicóptero, un tanque, un bombardero naval y una ametralladora. También trabajó como ingeniero y diseñó guarniciones, cañones y barricadas móviles.

Pese a esta épica lista de logros, los clientes de Leonardo solían acosarlo por su tendencia a retrasarlo todo. Solía tardar varios años más de lo previsto en acabar sus obras, y muchas quedaron sin terminar.

Leonardo también tuvo una turbulenta vida amorosa. En 1476 se le acusó de sodomía, y se cree que probablemente era homosexual. A su ayudante Salai, que tal vez fue también su amante, se le acusó de robar y gastar demasiado dinero en ropa. Leonardo pintó a Salai en varios cuadros, incluyendo su célebre "San Juan Bautista", y cuando murió en 1519 le dejó en herencia "La Mona Lisa".

BiografíaEditar

Vida tempranaEditar

Leonardo nació en 1452 fuera del matrimonio en Vinci, una ciudad fuera de Florencia, Italia, de un notario florentino llamado Piero da Vinci, y de una mujer local llamada Caterina. Pasó la mayor parte de su infancia en las zonas rurales cercanas de la Toscana, para evitarle a su padre la vergüenza de un escándalo.

Sin embargo, la destreza artística innata del joven Leonardo era obvia para sus mayores incluso entonces, y cuando cumplió los catorce años regresó a Florencia como aprendiz del taller de renombrado pintor Andrea del Verrocchio; mientras que allí, se dice que colaboró con Verrocchio en su obra maestra, el Bautismo de Cristo..

FlorenciaEditar

A los 20 años, Leonardo fue titulado maestro por la Guilda de San Lucas y abrió su primer taller en Florencia, donde siguió colaborando con su antiguo maestro. Durante su tiempo allí, también se hizo amigo de la familia Auditore, a quien también vendió la mayoría de sus pinturas.[1]

Conociendo a EzioEditar

Friend 3 v

Leonardo conociendo a Ezio por primera vez.

En 1476, Leonardo conoció a Ezio Auditore cuando este acompañó a su madre a recoger algunas pinturas del taller de Leonardo. Los dos conversaron dentro del taller del artista, hablando sobre las pinturas de Leonardo y qué más podía hacer aparte de la pintura.[2]

Sin embargo, Ezio le comentó a su madre que Leonardo no llegaría tan lejos, ya que era incapaz de mantener su lugar de trabajo ordenado. La madre de Ezio, sin embargo, confiaba mucho en el futuro de Leonardo, lo felicitó varias veces por su talento y le dijo que debería tener más fe en sí mismo.[2]

Poco después de su conversación, los tres regresaron al Palacio Auditore, Ezio y Leonardo cargando una caja cada uno, llenas de pinturas para colgar en las paredes. Nuevamente, Ezio comentó sobre la aparente incapacidad de Leonardo, pero pronto sintió que se equivocaba con el llamado "artista en ciernes" cuando llegaron al palacio, notando que Leonardo era uno de los que debía respetar. Este encuentro provocó la amistad de por vida entre los dos jóvenes.[2]

Construyendo la hoja ocultaEditar

Después de la ejecución de Giovanni, Federico, y Petruccio Auditore, Leonardo se encontró con Ezio una vez más, saludándolo con un abrazo. Luego, Ezio le pidió que reparara la Hoja oculta que había heredado de su padre. Leonardo se sintió inmediatamente fascinado por su diseño sofisticado y avanzado, ya que, a pesar de su vejez, estaba muy adelantado incluso a su tiempo.[1]

Ace 7 v

Leonardo preparandose para amputar el dedo de Ezio.

Al principio, Leonardo no tenía idea de cómo repararlo, pero pronto descubrió que la página del [[Códice de [Altaïr Ibn-La'Ahad|códice]] que Ezio había incluido en el arma se puede descifrar y usar como un manual. Le tomó a Leonardo algunas horas descifrar la página y terminar las reparaciones de la hoja oculta.[1]

Leonardo despertó a Ezio, que se había quedado dormido mientras tanto, y le entregó el arma. Leonardo afirmó que el dedo anular de Ezio tuvo que ser retirado, porque " La hoja se diseñó para comprobar que quien la usa está "comprometido"".[1]

Sin embargo, esto fue solo para su propia diversión, ya que solo hizo para cortar el dedo de Ezio, antes de simplemente incrustar el cuchillo en la mesa junto a la mano de Ezio. Asegurando al otro que solo se estaba jugando, Leonardo explicó que la hoja se había modificado para que ya no fuera necesario quitar el dedo.[1]

Inmediatamente después de esto, un guardia florentino se presentó en el taller de Leonardo. Leonardo rápidamente le dijo a Ezio que permaneciera escondido en su taller, mientras él abría la puerta para el guardia, manteniéndolo afuera. El guardia sabía que Leonardo había estado en contacto con Ezio, y cuando Leonardo intentó actuar como ignorante del Asesino, el guardia lo tiró al suelo y comenzó a patearlo varias veces para extraer el paradero de Ezio.[1]

Ezio rápidamente se coló detrás del guardia y probó su arma recién adquirida. Después, Ezio llevó el cuerpo al interior del taller a petición de Leonardo, ocultándolo entre los cuerpos que se utilizaron para la investigación anatómica del artista.[1]

PWYP 4 v

Leonardo estudiando otra página del códice

Leonardo y Ezio no se volvieron a encontrar hasta 1478 cuando Ezio lo visitó con otra página del códice obtenida de su tío Mario. Descifró la página, ya que Ezio practicó varias nuevas técnicas de asesinato en el patio de Leonardo con maniquíes de paja, que habían sido creado por uno de los estudiantes de Leonardo, Vincenzo.[1]

Después, Leonardo construyó una segunda hoja oculta para la disposición de su amigo. Poco después de practicar con él, Ezio preguntó por Francesco de Pazzi, lo que llevó a Leonardo a decirle discretamente que necesitaba buscar a La Volpe.[1]

Leonardo aconsejó a Ezio que lo encontrara en el Mercado Viejo y le recordó que tuviera cuidado. Después de esto, Leonardo solo se reunió con Ezio para descifrar periódicamente las nuevas páginas del códice.[1]

Después de que Ezio pusiera fin a la [[Conspiración de los Pazzi, visitó a Leonardo una vez más, quien había estado profundamente preocupado por su amigo después de ver la reciente "locura" en Florencia. Pronto fue animado por otra página del códice, que Ezio había recibido de Lorenzo de Medici.[1]

Leonardo estaba asombrado por el diseño de la nueva hoja, ya que se había desarrollado para permitir al portador inyectar veneno en sus enemigos para una muerte más sutil, sin debilitar su estructura. Leonardo terminó de fabricar el diseño bastante rápido, y le dijo a Ezio que si se quedaba sin veneno, debía visitar a un médico. Esto confundió a Ezio, pero Leonardo explicó que la misma sustancia que cura, en altas dosis, podía matar.[1]

Mudándose a VeneciaEditar

«¡Ezio, creo que he descubierto cómo hacer que un hombre vuele!»
―Assassin's Creed II
Tutti a Bordo 13

Leonardo y Ezio en el bote a Venecia.

En 1480, Leonardo recibió el encargo de un noble veneciano, que se ofreció gentilmente a transportar al artista a Venecia, así como a proporcionarle un taller allí.[1]

Mientras viajaba hacia el barco con destino a Venecia, Leonardo se encontró nuevamente con Ezio en los Montes Apeninos. El artista se enfrentó con el problema de una rueda de carruaje rota y, al carecer de los medios para repararla, se sintió aliviado de poder pedirle a Ezio que levantara el carro. Ezio notó el artilugio dentro del carro mientras lo hacía y lo cuestionó, lo que provocó la primera conversación en la que Leonardo mencionó a su Máquina voladora.[1]

Leonardo admitió que aún no se lo había contado a nadie, pero dijo que ya no podía seguir con la idea. Ezio, divertido por el dispositivo de Leonardo, se ofreció a conducir el carro para ambos. Cuando partieron hacia Romaña, Leonardo comentó con curiosidad que ni siquiera le había dicho a dónde iba.[1]

Durante el viaje, el carro fue atacado por los soldados de Rodrigo Borgia, amenazando sus vidas a través de las montañas. Ezio los detuvo dirigiendo el carro hacia los caballos de los soldados, y esquivando las flechas ardientes que los soldados habían empezado a dispararles.[1]

A lo largo de la prueba, Leonardo estuvo a salvo escondido dentro del carruaje, pero cuando llegaron al final del camino, Ezio le devolvió el control del carro. El Asesino luego saltó y se quedó atrás para tratar con los soldados para que Leonardo pudiera llegar a Romaña a salvo.[1]

Los dos se reunieron en los muelles de la Romaña, donde estaban programados para zarpar hacia Venecia después de que Ezio atravesó una prueba rigurosa con Caterina Sforza.[1]

VeneciaEditar

Ezio: «Antonio, éste es Leonardo. El maestro que... ha inventado... este... pezzo di merda.»
Leonardo: «¡Eh! No es culpa de la máquina, sino mía. He comprobado una y otra vez los planos. ¡Es imposible!»
— Leonardo y Ezio, visitados por Antonio después de la prueba de vuelo fallida.[fte.]
NVNG 1

Ezio preguntando a Leonardo para usar su máquina voladora.

A su llegada a Venecia, Leonardo y Ezio realizaron un recorrido por la ciudad por un encargado de equipaje llamado Alvise da Vilandino, mientras se dirigían hacia su nuevo taller. Durante la gira, los tres se detuvieron en el mercado de Venecia, donde unos pocos guardias comenzaron a acosar al dueño de un puesto bajo el mando de Emilio Barbarigo. Alvise rápidamente les aconsejó que lo siguieran a otra parte.[1]

Cuando Leonardo pasó por una tienda, encontró un títere de madera que se parecía al cuerpo humano y sus proporciones, pero no tenía dinero para comprarlo. Le preguntó a Ezio si podía prestar algo de dinero, sin embargo, en ese momento, una mujer ladrona se topó con él y le robó su bolsa de dinero.[1]

Alvise los guió nuevamente hacia adelante, cerca del Palacio de la Seda. Los tres vieron al dueño del puesto acosado acercarse a los guardias en la entrada del palacio para exigir una compensación, pero los guardias solo lo arrestaron por "alteración del orden comercial".[1]

Cuando llegaron a su taller, Ezio le informó a Leonardo que tenía que visitar el palacio, a lo que Leonardo lo invitó a visitar su taller cuando tuviera tiempo, o si necesitaba descifrar otra página del códice. Él y Ezio se separaron con un abrazo fraternal.[1]

En 1485, Ezio volvió a consultar a Leonardo por su experiencia, pero esta vez por algo más que un descifrado. Preguntó acerca de la máquina voladora de Leonardo, esperando usarla para invadir el Palacio Ducal de Venecia, y rescatar al Dogo Mocenigo del templario Carlo Grimaldi.[1]

Leonardo, sin embargo, temía las consecuencias en caso de que algo estuviera mal con su diseño, ya que requería que la persona que lo probaba saltara de una torre. Sin embargo, Ezio insistió, y después de un vuelo de prueba fallido, Leonardo consideró inútil la máquina y se enfureció, lanzando los planes al fuego.[1]

En ese momento, se inspiró en el pedazo de papel quemado, viéndolo flotar hacia arriba por el calor del fuego. Leonardo concluyó que, para que Ezio llegara a su destino, tenían que encender varias fogatas en toda la ciudad y permitir que la máquina voladora mantuviera la altitud en una distancia más larga.[1]

CarnavalEditar

«Diría que es una especie de arma de fuego, pero tan pequeña como un colibrí.»
―Leonardo acerca del diseño del cañón oculto.[fte]
Persona Non Grata 1

Ezio y Leonardo durante el carnaval.

En 1486, después de ser acusado del asesinato del dogo, Ezio se acercó a Leonardo y le pidió una máscara de carnaval para no ser reconocido. También llevaba otra página del códice, para el gran interés de Leonardo, ya que descubrió que contenía planes para un arma de fuego pequeña que podría ocultarse en la muñeca de Ezio; un arma de fuego, pero tan pequeño como un colibrí, como dijo.[1]

Después de que Ezio probó el cañón, Leonardo le dio la máscara que había solicitado y lo señaló en dirección a la hermana Teodora Contanto y Antonio de Magianis, para que pudiera conspirar para asesinar al nuevo Dogo: el templario. Marco Barbarigo.[1]

Justo antes de que comenzara la fiesta del dogo, Leonardo reconoció a Cristina Vespucio, una invitada anterior de uno de sus mecenas, que asistía al carnaval de Venecia con su esposo.[2] Le informó a Ezio de su presencia, aunque también dijo que podría no ser un buen momento para verla por su marido. Ezio, sin embargo, teniendo su nueva máscara para ocultarlo, pensó que ella no lo reconocería de todos modos, y fue a verla en contra del consejo de Leonardo.[3]

Fruto de ChipreEditar

Leonardo: «Fascinante. Absolutamente fascinante.»
Ezio: «¿Qué es eso, Leonardo? ¿Para que sirve?»
Leonardo: «Soy tan incapaz de explicártelo como de contarte por qué la Tierra gira en torno al Sol»
Ezio: «Leonardo estudiando el fruto del Edén.»
―Assassin's Creed II

En 1488, Leonardo y Ezio se reunieron en la Basílica de San Marcos, justo después de que Ezio descubriera que un barco templario regresaba a Venecia al día siguiente. Leonardo señaló varios hechos clave que había descubierto, al juntar las marcas en la parte posterior de las páginas del códice; como la llegada de un "profeta" el día en que Fragmento del Edén se llevó a la ciudad flotante, Venecia.[1]

Leo work 4

Leonardo estudiando imágenes proyectadas por el Fruto.

Más tarde ese año, Ezio, Mario, y Nicolás Maquiavelo visitaron a Leonardo para ver si podía entender el Fruto del Edén, que habían obtenido con éxito de Rodrigo Borgia. Sin embargo, incluso el maestro inventor no pudo descubrir qué era, afirmando que era tan inexplicable como el hecho de que la Tierra giraba alrededor del sol.[4]

Leonardo reflexionó sobre los nombres de los artefactos, "el Fruto" y "fragmento del Edén", sugiriendo que podría ser similar a la "Manzana del conocimiento prohibido" de Eva. Cuando Ezio tocó la el Fruto, activándolo accidentalmente, Leonardo dio testimonio de los símbolos y proyecciones que emitió el Fragmento de Edén, aunque Nicolás y Mario cayeron al suelo con dolor. Ezio, un poco menos afectado, desactiva rápidamente el artefacto.[4]

Leonardo comentó que el Fruto nunca debería caer en las manos equivocadas, ya que volvería locas a las mentes más débiles. Luego decidieron que debía llevarse a Forlì, que estaba bien fortificada y gobernada por su aliada, Caterina Sforza. Cuando partieron, Mario le ofreció a Leonardo que los visitara en Villa Auditore.[4]

PitágorasEditar

Leonardo se quedó en la villa hasta 1499,[1] donde comenzó a interesarse por los hallazgos de Pitágoras, y la ubicación del Templo de Pitágoras.[5]

Se las arregló para crear un mapa que señalaba la ubicación del templo y usó tinta invisible para dibujar pedazos de él en sus pinturas, que colgaban de las paredes de la villa.[5]

RomaEditar

Leonardo: «Y hay noticias aún peores, me temo. Tienen el Fruto.»
Ezio: «Sí, lo sé. Le di el fruto a Mario.»
Leonardo: «Lo siento, Ezio. César lo dejo en mis manos para estudiarlo, y que funcionara. Luego Rodrigo se lo llevó, no sé a dónde.»
Ezio: «Leonardo y Ezio reuniéndose en Roma.»
―Assassin's Creed: Brotherhood

A fines de 1499, Leonardo fue forzado a diseñar varias máquinas de guerra para César Borgia, hijo de Rodrigo Borgia, que se usaron en el Asedio de Monteriggioni a principios del próximo año.[3]

Leonardo también se vio obligado a diseñar una "pistole", uno de los cuales se usó para matar a Mario Auditore. Estas armas de fuego también fueron utilizadas por la Guardia Papal, y por César en el Asedio de Viana. A pesar de esto, Leonardo siguió siendo un aliado de los Asesinos, reuniéndose en secreto con Ezio para informarle sobre los planes de Cesare.[3]

Leonardo reveló las ubicaciones de los templarios que supervisaban sus máquinas de guerra y le pidió que las destruyera. Leonardo también diseñó armas y otros artículos para uso de Ezio.[3]

Leonardo también ayudó a los aprendices de Asesinos aprendices de Ezio al proporcionarles los mismos inventos y armas que construyó para el mismo Ezio. Francesco Vecellio en particular quedó impresionado con Leonardo, y lo vio como un "hombre extraño, interesado en el arte y la invención más que en la política"."[6]

Máquinas de guerraEditar

Visitor 3

Leonardo encontrándose con Ezio en Roma.

Para evitar el escrutinio de los templarios, Leonardo y Ezio se reunían en diferentes lugares elegidos por Leonardo, y señalados con un dibujo de una mano en un banco, como una señal para que Ezio lo esperara allí.[3]

Durante sus reuniones, Leonardo acordó reconstruir una segunda hoja oculta más pequeña que podría encajar en un guante estándar, para reemplazar la que Ezio había perdido durante la caída de Monteriggioni. También le proporcionó un guante reforzado para permitir que Ezio use la técnica del salto para trepar, y un lanzador de dardos venenosos montado en el antebrazo.[3]

Sin embargo, debido a que los templarios le pagaban "muy poco", Leonardo necesitaba pedirle a Ezio el dinero para las materias primas por adelantado. Después de que las máquinas de guerra finalmente fueron destruidas, Leonardo también diseñó un paracaídas que podría ser construido por los sastres romanos, aunque su diseño (o al menos los materiales utilizados) no sobreviviría a los aterrizajes, y tendría que ser reemplazado después de cada uso.[3]

Durante una de esas reuniones secretas, Ezio le preguntó a Leonardo más sobre César y sus planes para conquistar Italia; su amigo le contó la historia del ascenso de César al poder, incluido el asesinato de su propio hermano y su traición a sus tres generales mercenarios. Los dos se separaron, ya que Leonardo tenía previsto encontrarse con Cásar esa noche en Castillo de San Ángelo.[7]

DespedidaEditar

Roads lead to 6

Leonardo y Ezio con el Fruto del Edén.

Cuando los Asesinos finalmente aseguraron el Fruto del Edén de los Borgia, Ezio y Leonardo se reunieron en la escondite en Isla Tiberina. Leonardo lamentó la necesidad de encerrar el Fruto, comparándolo con una obra maestra escondida del mundo, aunque no se opuso a la decisión de Ezio.[3]

Además, como el patrón de Leonardo había sido arrestado y sus ingresos aún eran escasos, Ezio entregó una suma de dinero a su amigo. Se separaron en buenos términos, aunque Leonardo se negó a aceptar el dinero si se suponía que era un "adiós".[3]

El Templo de PitágorasEditar

A Roll of the Dice 3

Leonardo y Ezio mirando a la inacabada Mona Lisa.

Cuando Leonardo regresó a Roma en 1506, se contactó con el Culto a Hermes, y visitó con frecuencia la biblioteca personal de su líder, Ercole Massimo. Allí, investigó acerca de Pitágoras, un matemático brillante que una vez también se había ocupado de un Fragmento del Edén. Finalmente, Leonardo fue secuestrado por los herméticos, quienes querían que él les diera la ubicación del templo.[8]

Con la ayuda del aprendiz de Leonardo, [[Salai], Ezio buscó las pinturas que los Borgia habían tomado durante la caída de Monteriggioni, ya que Leonardo les había dejado una pista de que el mapa estaba oculto dentro de ellas. Usando su Vista de águila, Ezio juntó el mapa oculto y la ubicación del templo.[8]

Para entonces, Leonardo había sido llevado para ser interrogado en las catacumbas que conducían al templo de Pitágoras, donde Ezio finalmente lo alcanzó. Ezio mató a todos los herméticos, incluido Ercole, y rescató a Leonardo. A pesar de sus heridas por la terrible experiencia, Leonardo insistió en que él y Ezio se aventuraran más profundamente en las catacumbas para explorar el templo de Pitágoras juntos.[8]

TToP 8

Leonardo y Ezio saliendo de la cámara.

Finalmente, llegaron a la cámara final, y Ezio reconoció la arquitectura de la habitación: un Templo sobreviviente diseñado por la Primera Civilización. Aunque el ADN de Ezio se comunicaba con un pedestal y revelaba lo que se coordinaría, decidió que era mejor dejarlo, a pesar de que Leonardo estaba ansioso por aprender y explorar más.[8]

Ezio rápidamente distrajo a Leonardo al preguntarle sobre sus planes futuros, que Leonardo con gusto reveló cuando salían del templo.[8]

Leonardo fue luego acompañado a su taller en Florencia desde Roma por un Asesino llamado Lo Sparviero cuando varios hombres, miembros de un grupo anti-Asesino creado por César, los Cuervos, y algunos guardias sobornados trataron de matar a Leonardo por su lealtad a la orden de Asesinos. Sin embargo, Lo Sparviero logró acompañar a Leonardo a su taller de manera segura.[9]

Invitación a la ordenEditar

Después de su rescate de los herméticos, Leonardo viajó con Nicolás y Ezio a España para perseguir a Micheletto Corella y evitar que liberara a César. Después de sobrevivir a los mares salvajes, una escaramuza en un bar, largas cabalgatas y construcciones bombas, Leonardo decidió que ya había viajado y luchado suficiente, y regresó a Roma, dejando a Ezio y Nicolás para destruir las naves de guerra Borgia con bombas de mano que él había elaborado para ellos, y la batalla de césar.[10]

Después de que Ezio mató a César en Navarra durante el Asedio de Viana, Leonardo se reunió de nuevo con Ezio y Nicolás en la fiesta de cumpleaños de Ezio. Ezio le ofreció a Leonardo un lugar en la orden de Asesinos, aunque Leonardo se negó, diciendo que aunque respetaba y apoyaba los objetivos de los Asesinos, quería seguir un camino diferente: "uno solitario".[10]

Leonardo se fue a Milán después, de donde partiría a Amboise en Francia. [10]

Vida posterior y muerteEditar

Leonardo pasó sus últimos años en Francia, en la casa que le otorgó el Rey Francisco I, quien se convirtió en su generoso empleador y amigo cercano. Leonardo llevó consigo su pintura más famosa, la [[[Mona Lisa]], cuando se retiró a Francia en 1513.[11]

A fines de abril de 1519, Leonardo fue visitado por Ezio y Maquiavelo en su casa de Amboise, luego de haber enviado una carta a Nicolás sobre su salud deteriorada. Leonardo, que se alegró al ver a sus viejos amigos, les ofreció rápidamente pasteles y vino, ante la insatisfacción de su sirviente Etienne.[11]

Leonardo habló con entusiasmo de su deseo de visitar al Rey Enrique VIII de Inglaterra, quien había expresado interés en comprar los diseños de su submarino. Sin embargo, Leonardo cedió rápidamente a lo inevitable y reveló que se estaba muriendo.[11]

Ezio y Nicolás se quedaron con Leonardo la semana siguiente hasta que Leonardo murió el 2 de mayo de 1519. Estuvieron presentes con él en el momento de su muerte. En su viaje de regreso de Amboise, Nicolás recordó un rumor de que Leonardo había muerto en los brazos del rey Francisco, al que Ezio, asqueado, escupió en el suelo y comentó: "Algunas personas, incluso los reyes, harán cualquier cosa por publicidad".[11]

Personalidad y característicasEditar

PWYP 3 v

Leonardo reciviendo una página del códice de parte de Ezio.

Leonardo era un hombre alegre y optimista. Ezio era su mejor amigo y, como tal, lo trataba como a un hermano y se arriesgó mucho para protegerlo; aunque luego dijo que el coraje no era su fuerte.[1]

A pesar de ser un artista consumado y respetado, además de ser profundamente curioso acerca de las maravillas del mundo, Leonardo también fue un procrastinador crónico.[1]

La mayoría de sus trabajos comisionados tomaron años más de lo previsto, y muchos ni siquiera se terminaron. Es posible que esto se debiera a que no sintió que su trabajo fuera lo suficientemente importante como para dedicarle su vida, como cuando conoció a Ezio, se quejó de que carecía de propósito y deseaba hacer algo que tuviera más impacto en el mundo.[1] Leonardo también fue muy crítico con su trabajo, como se muestra cuando él y Ezio hablaron sobre la Mona Lisa.[8] Sin embargo, esto estaba en contraste con su defensa anterior de sus diseños y su disposición a asumir la culpa de sus faltas; un ejemplo de esto fue cuando Ezio declaró abiertamente que la máquina voladora era un "pezzo di merda", Leonardo se apresuró a defender el dispositivo, afirmando firmemente que era su culpa y que la máquina no era la culpable.[1]

En cualquier caso, cuando Leonardo estaba intrigado por algo, se volvía insaciablemente curioso y a menudo imposible comunicarse con él, como se demostró cuando Ezio le llevó por primera vez las páginas del códice de Altaïr para su descifrado.[1]

KiP 2

Leonardo examinando una página del códice.

Leonardo era a menudo olvidadizo y fácilmente distraído. Ezio explotó esto en la [Bóveda de Pitágoras] preguntándole a Leonardo sobre sus proyectos, y apartando su mente de las misteriosas imágenes y números que estaban mirando.[8]

Vida románticaEditar

Leonardo parecía ser homosexual, ya que esto fue insinuado varias veces. Cuando habló con Ezio en Roma, mencionó su trabajo en la "Mona Lisa", y Ezio le advirtió que no permitiera que las chicas guapas lo distrajeran de hacer los diseños que necesitaba. Con el brazo alrededor de él, Leonardo le aseguró a Ezio que las mujeres "le distraen poco".[3]

Además, parecía estar en una relación con su asistente, Salai. Mientras exploraban el templo de Pitágoras, Ezio y Leonardo conversaron brevemente sobre Salai. Leonardo preguntó dónde estaba, pero rápidamente aclaró que solo le preocupaba el gasto descuidado de Salai. Ezio le aseguró que Salai estaba a salvo en casa, para alivio de Leonardo. Ezio también comentó que encajaba con Leonardo y que lo aprobaba, dejando al otro nervioso sin palabras.[8]

LegadoEditar

Leonardo es reconocido principalmente como pintor. Dos de sus obras, la Mona Lisa y La Última Cena, son los retratos y pinturas religiosas más famosos, más reproducidos y más parodiados de todos los tiempos, y su fama se aproxima solo por La creación de Adán de Miguel Ángel. El dibujo de Leonardo de {{wikipedia:es:Hombre de Vitruvio|Hombre de Vitruvio]] también se considera un ícono cultural.

Sólo alrededor de quince de sus pinturas sobrevivieron, debido a la frecuente desastrosa experimentación con nuevas técnicas y su crónica procrastinación. Sin embargo, estas pocas obras y sus cuadernos son una contribución invaluable para las generaciones posteriores de artistas.

De hecho, podría decirse que Leonardo podría considerarse el artista más emblemático del Renacimiento italiano, con solo un puñado de sus contemporáneos (en particular, el principal rival artístico de Leonardo y su compatriota florentino, Miguel Ángel), que representan un verdadero desafío.

AC3 Connor Flying Machine

Connor intenta pilotar la máquina voladora.

Leonardo también fue venerado por su ingenio tecnológico. Conceptualizó un helicóptero, un tanque, energía solar concentrada, una calculadora, el doble casco, y describió una teoría rudimentaria de la tectónica de placas. Como científico, avanzó enormemente el estado del conocimiento en los campos de anatomía, ingeniería civil, óptica e hidrodinámica.

Gracias a la intervención de Ezio, los secretos de los diseños de Leonardo eran desconocidos para muchos y los historiadores convencionales los consideraban inviables. Durante la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, el carpintero Lance O'Donnell intentó construir una máquina voladora para el Asesino Connor, basándose en copias de los planes de Leonardo de Francia, pero su intento falló.[12]

GaleríaEditar

CuriosidadesEditar

Historia
  • El nombre Leonardo tiene su origen en el nombre germánico Leonhard', que es la unión de dos palabras, Levon significa león y hardu significa valiente, audaz o valiente. Por lo tanto, podemos decir que el nombre Leonardo significa: "valiente como un león" o "fuerte como un león".
  • Leonardo no tenía apellido; "da Vinci" simplemente significa "de Vinci", identificando la ciudad de su nacimiento, de la misma manera que "Ezio Auditore da Firenze" muestra que Ezio nació en Florencia. Los apellidos, como la sociedad moderna los conoce, eran bastante poco comunes durante su época.
  • Su nombre traducido fue "Leonardo, (hijo) de (Mes)sere Piero de Vinci".
  • Históricamente, Leonardo se convirtió en un amigo cercano e ingeniero militar de César Borgia.
  • Ezio usó un arma Llave de rueda basado en un diseño que se encuentra en las páginas del códice, que en realidad no se desarrolló hasta poco después del marco temporal del juego. Históricamente, Leonardo diseñó algunas de las primeras armas de fuego con bloqueo de rueda.
Inventos y arte
  • Leonardo y Giovanni Auditore fueron los únicos conocidos que pudieron descifrar y traducir el códice de Altaïr.
  • Cuando Ezio activó accidentalmente el Fruto del Edén en Venecia, se pudieron vislumbrar brevemente imágenes similares a los diseños posteriores de Leonardo para el Carro blindado. Esta experiencia puede haberle proporcionado las ideas para sus inventos posteriores.
  • Leonardo pintó ocho de los treinta cuadros que se colocaron en la Villa Auditore.
  • Un mapa de la ciudad de Imola que Leonardo dibujó para César Borgia apareció frecuentemente en el juego; en una pared en el escondite, en el taller de Leonardo, como el mapa del códice que Caterina le da a Ezio, y en una guarida de Rómulo, en el suelo. También apareció en una pared en su taller en Florencia en Assassin's Creed II, aunque no lo hubiera completado hasta 1502.
  • En el cortometraje Assassin's Creed: Embers, se puede ver que Ezio mantuvo el cuadro de Leonardo Salvator Mundi dentro de su habitación privada. La pintura es conocida históricamente por haberse perdido entre 1513 y 1649.
Apariencia y comportamiento
  • En Assassin's Creed II, al igual que otros personajes principales, la apariencia de Leonardo no cambió a lo largo de los 23 años que se muestra en el juego, desde su primer encuentro hasta la decodificación del códice en la villa en 1499. Esto se rectificó en Assassin's Creed: Brotherhood, donde Leonardo fue representado más viejo con una barba más larga y un cabello ligeramente canoso.
  • En Assassin's Creed II, la escena de corte cuando Ezio visitó a Leonardo es la misma cada vez (incluso después de que Leonardo se mudó a Venecia), excepto cuando las páginas del códice proporcionaron nuevas modificaciones al equipo de Ezio. Esto también es evidente en la voz de Ezio, que es la voz más aguda que tuvo durante las primeras secuencias.
Juego móvil
  • En la no canónica adaptación de móvil de Assassin's Creed II, Leonardo sirve como guía de Ezio Auditore en las primeras misiones. Es responsable de encargar a su amigo para matar a Uberto Alberti, rescatar a Lorenzo de Medici y asesinar a Francesco de Pazzi. A diferencia del juego principal, todas estas misiones se establecen en 1486, y el asesinato de Uberto ocurre en Venecia.
Otros
  • Leonardo tiene la misma voz que el Rafiq de Damasco de Assassins Creed, Carlos Ferro.
  • El mapa estratégico de Roma que venía con la edición del códice de Assassin's Creed: Brotherhood contenía algunos escritos reflejados. Históricamente, Leonardo era experto en la escritura reflejada.
  • En una entrevista de GameInformer, Corey May declaró que lo único que lamentaba mucho no haber mostrado en el juego era que Ezio estaba con Leonardo cuando murió.
  • En Assassin's Creed: Renaissance, Leonardo fue descrito como teniendo asistentes desde 1476, con Agniolo e Innocento como los únicos nombrados.
  • En las oficinas de Abstergo Entertainment en Montreal, algunos de los bocetos de diseño de Leonardo se pueden encontrar en el cubículo del analista investigador.

AparicionesEditar

ReferenciasEditar

Plantilla:Assassins nav

Plantilla:ACPL Plantilla:ACM Plantilla:ACID Plantilla:ACReflections