Fandom

Wiki The Assassin's Creed

Llaves de Masyaf

2.343páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Juno.jpg

Nosotros simplemente vinimos antes.

¡Peligro! Esta página contiene spoilers importantes de un lanzamiento reciente o próximo. Estás avisado del peligro.

Eraicon-Secret Crusade.pngEraicon-Revelations.png

KeyofAltaïr.png

Una llave de Altaïr.

Niccolò: «¿Artefactos?»
Altaïr: «Algo así. Son llaves, cada una con un mensaje»
— Niccolò Polo y Altaïr Ibn-La'Ahad sobre las llaves.[fte.]

Las llaves de Altaïr, también llamadas sellos, eran una colección de cinco artefactos de la Primera Civilización, que más tarde fueron hallados por el Asesino Altaïr Ibn-La'Ahad en Alamut. Alrededor de 1257, Altaïr construyó en Masyaf una biblioteca, a la que sólo se podía acceder mediante el uso de las llaves.

Ése mismo año, Altaïr dio las llaves a su amigo Niccolò Polo, que escondió los artefactos en Constantinopla. En 1511, Ezio Auditore da Firenze, Gran Maestro de la Orden de los Asesinos supo de la existencia de las llaves, y viajó a Constantinopla con la esperanza de obtenerlas.

HistoriaEditar

Descubrimiento en AlamutEditar

Tras la muerte de su esposa y su hijo menor, y su deposición a manos de Abbas Sofian, Altaïr entró en el exilio en la fortaleza de Asesinos de Alamut. Durante este tiempo, Altaïr se dirigió a seis sellos de memoria de la
250px-Lost legacy 5.png

Altair sosteniendo un Sello de Memoria

manzana que tenía en su poder. Recuperó estos artefactos y los escondió.

La investigación de Altaïr descubrió que los sellos tenían mensajes, aunque no sabía a quién estaban destinados. Más tarde controló a los seis sellos con sus propios recuerdos, y usó cinco de ellos como las llaves de su biblioteca.



Búsqueda en ConstantinoplaEditar

En 1510, Ezio Auditore da Firenze, el mentor de los asesinos italianos, se enteró de la existencia de la biblioteca de Altaïr y sus llaves después de leer un documento que dejó su difunto padre, Giovanni. Curioso e impulsado por el deseo de obtener respuestas acerca de su Orden, Ezio salió de Roma para Masyaf.

Ezio llegó a Masyaf a principios de 1511, momento en el cual el diario de Niccolò Polo, que contenía información sobre las llaves, había entrado en la posesión del templario Leandros, el capitán de un grupo de bizantinos restantes. Después de una larga lucha, Ezio fue capaz de matar Leandros y obtener el libro.

250px-Cistern 12.png

Ezio sacando una llave de una estatua

Ezio viajó a Constantinopla, donde comenzó su búsqueda de las llaves, encontrando un puesto de comercio de Niccolò Polo, que, en ese momento, estaba habitada por la librera veneciana Sofía Sartor . Con su ayuda, Ezio fue capaz de descifrar un mapa que muestra la ubicación de todas las llaves en Constantinopla.

Con cada llave, Ezio se encontró reviviendo un momento importante de la vida de Altaïr, que el asesino sirio había codificado en la llave durante su propia vida. Con el tiempo, Ezio recuperó las cinco llaves, incluyendo la que los templarios tenían en su posesión, y volvió a Masyaf para abrir la biblioteca. En el interior, Ezio no encontró ningún libro o armas que él y sus enemigos templarios habían creído que iban a encontrar, solo el esqueleto de Altaïr sosteniendo su sexto sello. Este le mostró los momentos finales de la vida de Altaïr, y revelando que la manzana de Ezio y la de Altaïr no fueron una, como él había creído anteriormente.

Así termina viaje de Ezio, que simbólicamente se despojó de su equipo de batalla a renunciar a su vida como un asesino.

los sellos de Altaïr se devolvieron a Constantinopla al regreso de Ezio y Sofía a la ciudad después de la revelación en Masyaf. Los seis sellos fueron luego ocultados por Ezio en la cámara debajo de la librería, en la Cisterna de Yerebatan.

CuriosidadesEditar

  • Las marcas de sellos de memoria son similares, si no idénticos, a un símbolo que se muestra en la Bóveda del Vaticano al final de Assassins Creed II. Cuando Minerva habla de los Templos, muestra a Ezio una imagen de una pirámide escalonada, por encima aparece un símbolo parecido a una de las llaves

AparicionesEditar

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar