FANDOM


Eraicon-AC2.pngEraicon-Brotherhood.pngEraicon-Project Legacy.pngEraicon-Renaissance.pngEraicon-Brotherhood book.pngEraicon-Assassins.png

«¿No me reconoces? ¡Soy yo, Mario!»
―Mario encontrando a su sobrino, Ezio.[fte]

Mario Auditore (1434 – 1500) fue un condotiero y gobernador italiano de Monteriggioni desde 1454. También fue un miembro notable de la Orden de los Asesinos.

Durante su vida, Mario trabajó con su hermano, Giovanni, quien también era un asesino, para recopilar las páginas perdidas del Códice de los Asesinos de Altaïr Ibn-La'Ahad, al mismo tiempo que fortificaba y mejoraba la ciudad de Monteriggioni. Bajo su mandato, la ciudad progresó mucho económica y socialmente.

También entrenó a su sobrino Ezio Auditore da Firenze, cuando éste llegó para convertirse en un asesino. Después de su entrenamiento, Mario administró la villa unos años hasta la Asedio de Monteriggioni en el cual murió a manos de César Borgia.

Entradas en la base de datos

En Assassin's Creed II

"Fecha de nacimiento: 1434.

Ocupación: condotiero, noble.

Mario Auditore, uno de los numerosos condotieros que patrullaban las tierras de la Toscana, desempeñó un importante papel en la batalla de Anghiari, pues fue él quien alertó a Micheletto Attendolo de la aparición sobre el camino de unas nubes de polvo que delataban el avance por sorpresa de las tropas de Milán. Gracias a Mario, el ataque milanés se vio frustrado y los florentinos vencieron la batalla.

Anuque Mario se alió con Florencia en Anghiari, durante la mayor parte de su carrera defendió los intereses de Monteriggioni, su pueblo natal, y evitó que Florencia se apoderara del territorio de la Toscana.

Cuando Giovanni, su hermano pequeño, se trasladó a Florencia en 1454 para hacer carrera en la banca, Mario se quedó en la villa familiar de Monteriggioni. En una carta a Giovanni, aseguró que prefería "combatir como un hombre que rellenar libros de contabilidad"."

En Assassin's Creed: Brotherhood

"Fecha de nacimiento: 1434

Ocupación: Condotiero, noble

Mario Auditore, uno de los numerosos condotieros que patrullaban las tierras de la Toscana, era un líder nato. Comenzó su carrera militar a los seis años, cuando desempeñó un importante papel en en el conflicto entre Florencia y Milán, en la batalla de Anghiari. Durante una excursión a Monterchi con su padre, alertó al general florentino Micheletto Attendolo de la aparición sobre el camino de unas nubes de polvo que delataban el avance por sorpresa de las tropas de Milán. Gracias a Mario, el ataque milanés se vio frustrado y los florentinos vencieron la batalla.

Anuque Mario se alió con Florencia en Anghiari, durante la mayor parte de su carrera defendió los intereses de Monteriggioni, su pueblo natal, y evitó que Florencia se apoderara del territorio de la Toscana.

Cuando Giovanni, su hermano pequeño, se trasladó a Florencia en 1454 para hacer carrera en la banca, Mario se quedó en la villa familiar de Monteriggioni. En una carta a Giovanni, aseguró que prefería "combatir como un hombre que rellenar libros de contabilidad".

Tras la muerte de Gioivanni (sic, debería ser "Giovanni"), Mario llevó a Ezio, Claudia y María a la villa de la familia y habló a Ezio del conflicto entre Asesinos y templarios. Desde entonces, Ezio y su tío han sido inseparables."

Biografía

Primeros años

Mario nació probablemente en San Gimignano, Toscana. En la noche de su nacimiento, un mercenario florentino que había sido contratado para matar a la familia Auditore infiltrandose en la Villa Auditore. Como las parteras atendían a la madre de Mario, el mercenario fue encontrado muerto en el vivero. La muerte del mercenario siguió siendo un misterio, ya que Mario era la única persona presente en la habitación.[1]

Cuando Mario tenía dos años, nació su hermano menor Giovanni. Mario vino de una línea de sangre de asesinos notables, y por lo tanto también se convirtió en uno, comenzando su formación a una edad temprana.[2]

Cuando tenía seis años, Mario jugó un papel importante en la Batalla de Anghiari. En una expedición a Monterchi con su padre, en la que alertó al condotiero Micheletto Attendolo acerca de nubes de polvo en el camino, que señalo una avance sorpresa y así los florentinos por las tropas milanesas. Debido a esto, el ataque fue detenido, y los florentinos ganaron la batalla.[2]

Mario luchó contra Luciano, apenas derrotándolo, y lo obligó a regresar a la Villa Auditore. Del espionaje florentino, descubrió que la ciudad estaba enviando el condottiero

Gobernante de Monteriggioni

En 1454, después de que el hermano de Mario, Giovanni decidió trasladarse a Florencia para seguir la carrera de bancario, Mario se convirtió en el gobernante de Monteriggioni. Mario permaneció en la Villa Auditore, e intercambio cartas con Giovanni para mantenerse en contacto. En unas de las cartas, Mario defendió su decisión de permanecer en Monteriggioni escribiendo que él "prefería luchar como un hombre, para llenar los balances."Se insinúa que rara vez vio a la familia después de eso.[2][3]

Bajo el gobierno de Mario, Monteggioni llego a una época de prosperidad. Mario abrió varias tiendas y los gremios de la ciudad y aumento las defensas de la ciudad con el fin de resistir los ataques de Florencia. En 1454, descubrió a un espía florentino, Luciano Pezzati, viviendo en Monteriiggioni. Junto a sus mercenarios, Mario se enfrento a pezzati y a sus hombres.[3]

Mario peleo contra Luciano, apenas logrando derrotarlo, a lo que lo arrastraron de vuelta a la Villa. Debido a Luciano, Mario descubrió que Florencia quería enviar a un condotiero, Federico de Montefeltro para dirigir un ataque a Monteriggioni. Sin embargo, bajo el liderazgo de Mario, la ciudad fue defendida con éxito y el intento de invasión terminó en fracaso.[3]

Con el tiempo, Luciano confesó la verdad detrás del ataque, pues los florentinos buscaban un misterioso artefacto en la Villa. Curioso en cuanto a lo que este misterioso artefacto podría ser, Mario reunió a sus arquitectos e historiadores, descubriendo que, años antes, la ciudad había sido drenada y excavada una vez.[3]

PL Warm Welcome.jpg

La lesión de Mario, que resultó en su cicatriz.

Junto con un minero y algunos de sus hombres, Mario entró al pozo. Mientras que al principio no encontraron nada, Mario vio que la llama del minero parpadeaba mientras estaba cerca de la pared trasera, indicando la presencia de una abertura. Juntos, empujaron contra la pared y encontraron un pasillo oculto, lleno de varias trampas mortales. Los miembros de su grupo perdieron la vida ante las trampas y Mario fue atrapado por un péndulo que le dejo ciego del ojo izquierdo y lo dejó con una cicatriz en la cara.[3]

Finalmente, a pesar de sus heridas, el grupo finalmente encontró una caja de madera dentro del pozo, de la que un fragmento del edén le dijo a los hombres de Mario que su "dolor era temporal" y que "lo ignorasen." Los hombres de Mario estaban seguros de que la presencia sanaría sus heridas, pero viendo que la caja había estado oculta durante tanto tiempo, Mario creyó que tenía que haber una razón por la que estaba allí y que abrirla sería imprudente.[3]

En esto, los hombres de Mario se rebelaron, y se vio obligado a derribarlos. Mario estaba curioso de lo que podía contener la caja, pero se prometió no abrirla. En su lugar, lo llevó a la Villa Auditore, ignorando las ofertas del artefacto para que lo curase. Después de almacenarlo temporalmente dentro de la villa, llamó a su hermano para que lo recogiera, descartandolo como "el problema de la Hermandad."[3]

Reunión familiar

En 1476 Giovanni y dos de sus hijos, Federico y Petruccio, fueron ejecutados bajo el pretexto de traición, bajo ordenanza de Rodrigo Borgia, el Gran Maestro de la Orden de los Templarios, los enemigos de los Asesinos. Después de evacuar Florencia para llegar a la seguridad, el hijo restante de Giovanni, Ezio, escoltó a su madre María y a su hermana Claudia fuera de la ciudad y hacia Monteriggioni.[2]

RA 4 v.png

Mario rescatando a Ezio, Maria y Claudia.

Justo cuando los tres se acercaron a Monteriggioni, fueron emboscados por Vieri de' Pazzi y sus soldados. En medio de la pelea entre su sobrino y la pandilla, Mario y sus mercenarios llegaron y los salvaron, antes de insistir en que lo acompañaran de regreso a Monteriggioni. Allí, Mario le contó a Ezio su herencia Asesina, y que necesitaba ser entrenado para poder pelear y derrotar a los templarios, así como proteger a su madre y su hermana.[2]

Mario comenzó entonces el entrenamiento de Ezio para convertirse en un Asesino, enseñándole habilidades de combate como desarmar y contrarrestar, tácticas militares, así como cómo burlarse de su enemigo. En 1478, Ezio anunció su decisión de llevar a María y Claudia a España, en contra de los deseos de Mario. Debido a su orgullo de su herencia asesina, Mario irrumpió, y se fue para San Gimignano antes de que Ezio pudiera repensar su decisión.[2]

Sintiéndose culpable, Ezio siguió a Mario a San Gimignano para ayudarlo a matar a Vieri de' Pazzi. Cuando Ezio asesinó a Vieri con éxito y comenzó a abusar del cuerpo con insultos, Mario intervino y le instó a tener respeto hacia los muertos. Luego, dirigiéndose al cuerpo de Vieri, pronunció un breve monólogo y cerró los ojos del cadáver.[2]

ACoP 20 v.png

Mario enseñándole a Ezio el muro del códice.

Cuando regresaron a Monteriggioni, los hombres de Mario celebraron la victoria, y Mario mostró a Ezio el Santuario, un lugar para la memoria de los legendarios asesinos, que estaba escondido bajo la villa. También explicó a Ezio la importancia del códice, y habló de algunas de las páginas que él y Giovanni habían recogido y traducido a través de los años, antes de colocar la página que había obtenido de Vieri en el muro del códice.[2]

Más tarde, después de haber observado a Ezio mientras colocaba plumas en el cofre en el dormitorio de María, en un intento por animar a su madre a hablar de nuevo, Mario intervino al ver a Ezio depositar la quincuagésima pluma. Intentó disuadir a Ezio de continuar algo que él consideró un "esfuerzo vano", luego partió después de informar a su sobrino que había dejado una nueva arma en el herrero de la ciudad para que lo usara.

Adquiriendo el fruto del Edén

He who waits 4.png

Mario vigilando a los templarios.

En 1488, Mario y algunos de los otros principales asesinos se reunieron en Venecia, planeando adquirir el "fruto" de Rodrigo Borgia, sabiendo que se le entregaría ese día. Cuando encontraron a Rodrigo, vieron que había sido golpeado por Ezio, que estaba encerrado en combate con Rodrigo y sus hombres.[2]

Los otros Asesinos se apresuraron a ayudarle, y después de haber derrotado a los guardias de Rodrigo y casi matado a Rodrigo, el líder templario huyó por su vida, dejando al fruto en el proceso. Hablando con su sobrino, Mario le reveló a Ezio que todos los que le ayudaban eran miembros de los Asesinos, para su sorpresa. Esa misma noche, el grupo se reunió encima de una torre en la ciudad, donde Ezio fue iniciado dentro de la Orden de los Asesinos[2]

Leo work 3.png

Mario y los demás al activar el fruto.

Después de asegurar el fruto, Mario lo estudió al lado de Nicolás Machiavelo, Leonardo da Vinci y Ezio. Cuando el fruto fue activado, Mario y Nicolás fueron afectados por el artefacto y se derrumbaron, agarrándose la cabeza en incomodidad. Ezio y Leonardo sin embargo permanecieron imperturbables, aunque los dos estaban un poco cegados por la brillante llamarada de luz que emitió el artefacto.[4]

Mario reconoció el potencial del fruto para un gran poder, e instó a Ezio a protegerlo llevándolo a Rocca di Ravaldino en Forlì, ya que la ciudadela estaba protegida por su aliada Caterina Sforza. Cuando se marcharon, Mario también invitó a Leonardo a visitar la Villa Auditore en Monteriggioni.[4]

En 1498, cuando Ezio trabajó para librar a Florencia del yugo de Girolamo Savonarola, Mario llegó a la ciudad y presenció cómo su sobrino asesinaba al monje, así como el discurso de acompañamiento de Ezio al pueblo florentino.[5]

Viaje a Roma

«Estará mejor en la tierra que en las manos del hombre.»
―Mario con respecto al cetro.[fte]

En diciembre de 1499, Mario, Ezio y varios otros asesinos se reunieron en la Villa Auditore para descubrir la profecía escondida en el códice. Después de que Ezio hubo reorganizado las páginas, el grupo descubrió que ocultaba un mapa del mundo con las localizaciones de los Templos. Ezio concluyo que la cámara más cercana estaba en el Vaticano, y que Rodrigo Borgia se había convertido en Papa para poder tener fácil acceso a la Bóveda y al Cetro del Edén.[2]

Mass Exodus 6 v.png

Mario asegurando a Ezio que mantendría el fruto para él.

Ezio luego se fue a Roma para asesinar a Rodrigo y entrar en la bóveda, mientras que Mario y sus compañeros Asesinos causaron problemas alrededor de la ciudad para distraer la atención del ejército papal. De su enfrentamiento, Ezio salvó a Rodrigo, pero pudo usar los efectos combinados del cetro y del fruto del Edén para entrar en la bóveda. Después de comunicarse con Minerva una de las de la Primera Civilización, él salió de la habitación, volviendo a la antecámara.[2]

Después, Ezio se encontró con Mario en la Capilla Sixtina, donde comentó a su sobrino que el cetro "Estará mejor en la tierra que en las manos del hombre". De allí, después de que Ezio se hubiera subido de los asideros de la habitación, ambos lucharon por su camino de regreso a través del Vaticano hasta que llegaron al Río Tíber.

Una vez que llegaron al río, Mario animó a Ezio a dejar caer la manzana en las aguas, pero Ezio no pudo reunir el coraje para hacerlo. Tranquilizando a su sobrino, Mario tomó la manzana de Ezio y le dijo que lo mantendría en su poder, hasta el momento en que tome su decisión.[6]

Asedio a Monteriggioni y muerte

Regresando a Monteriggioni a caballo, Ezio y Mario regresaron a la ciudad por la tarde del año nuevo, 1500. Mientras se acercaban a las puertas, Mario escuchó a Ezio mientras le contaba lo que había ocurrido en la Bóveda, aunque Mario le aconsejó que - como los eventos predichos comenzaran a suceder en el futuro - no necesita preocuparse por ellos por el momento.

Mario también le dijo a Ezio sobre los nuevos cañones que había instalado a través de las almenas de la ciudad, después de que una bala de cañón sobresaltó a su sobrino cuando se estrelló contra la tierra cercana.[6]

Mientras los dos se dirigían a la ciudad, los aplaudieron los habitantes de la ciudad por su victoria en el Vaticano, y mientras Mario regresaba a la villa, Ezio comenzó a disfrutar de la nueva abundancia de tiempo que tenía.[6]

Mario se reunió más tarde con su familia, Nicolás Maquiavelo, y Caterina Sforza dentro de la villa para discutir lo que Ezio había descubierto en la bóveda. Ezio explicó haber encontrado una "pintura en movimiento" de la diosa Minerva, quien le advirtió de la inminente catástrofe y templos ocultos que pueden salvar a la humanidad. Pero luego habló con un fantasma, a Desmond Miles, como si estuviera de pie justo al lado de Ezio. A esto, Mario reflexionó sobre lo que significaba todo.[6]

Maquiavelo cambió de tema, preguntando el destino de Rodrigo, aunque Ezio confesó haber perdonado al español. En respuesta, Maquiavelo salió disparado, prometiendo que la indecisión de Ezio seguramente tendría consecuencias, aunque Mario le dijo a su sobrino que no sabía por qué perdonó a Rodrigo, pero que confiaba en el juicio de Ezio. Mario también aseguro que Maquiavelo vería la razón.[6]

Al amanecer del 2 de enero - el cumpleaños de Claudia - Monteriggioni fue asediado por los Borgia, bajo el mando de César Borgia. Mario rápidamente se reunió con Ezio y mencionó que mantendría el fruto a salvo con él mientras Ezio detenia los cañones del enemigo, llevando él mismo un ataque frontal a los Borgia.[6]

Vilified 9 v.png

Mario se derrumbándose ante César.

Sin embargo, Mario fue herido durante la batalla, y como él intentó huir de nuevo en la ciudad, él se derrumbó dentro de las puertas de la ciudad. Pronto fue seguido por César y sus tres lugartenientes: Octavien de Valois, Juan Borgia y Micheletto Corella, Y mientras trataba de ponerse de pies, Cesar se le acercó y llamó la atención de Ezio.[6]´

Mientras sostenía el fruto en su mano, César dispara entonces Mario en la cabeza mientras él yacía debajo de él, matando al Asesino como una "invitación" de la familia de César a la de Ezio, y como un incentivo para que Ezio fuera a Roma.[6] César entonces decapitó a Mario, y su cabeza fue colocada en un pcio, que luego mostró al sobrino de Mario durante la fuga de éste.[7]

Después de la muerte de Mario, la ciudad fue destruida, la Villa Auditore fue profanada, y la Orden de los Asesinos fue obligada a trasladarse a Roma, bajo la dirección de Nicolás Maquiavelo.

Personalidad y características

Leo work 6.png

Mario invitando a Leonardo a la Villa Auditore.

Mario se vestía con el estilo extravagante de la nobleza italiana del Renacimiento, y lucía el pelo largo y oscuro que se deslizaba hacia atrás cuidadosamente. También tenía una cicatriz en el ojo izquierdo, en el que estaba ciego. Se le conocía como un hombre bullicioso y no se disculpaba por su pasión por la lucha y el alcohol, aunque podía estar muy frío con alguien cuando mostraba una actitud ignorante.[2]

Mario se preocupaba profundamente por su familia, y estaba extremadamente orgulloso de su herencia de Asesino. De su carta a Giovanni y sus diferencias en estilos de lucha, se puede suponer que él era a menudo juguetonamente crítico con su hermano, al igual que su sobrino Federico lo era con Ezio. También disfrutó de una muy buena relación con su sobrino, y los dos se hicieron muy cercanos, con Mario tratando a Ezio como a un hijo.[2]

La insignia de Asesino fue bordada en el cuero de la almohadilla del hombro izquierdo de Mario, mientras que el escudo de armas Auditore fue cosido en la capa que él usó.[2][6]

Una inspección más cercana, también se puede observar que Mario a menudo colocó su mano sobre el hombro de la persona que estaba hablando, presumiblemente como un signo de cercanía o afecto.[2][6]

Equipamiento y habilidades

Mario era un hábil combatiente y táctico, entrenado como un Asesino desde muy joven y pasando la mayor parte de su vida defendiendo su hogar del ejército invasor florentino. Él también era experto en el lanzamiento del cuchillo y en la esgrima, derrotando a Luciano Pezzati en una lucha, y después enseñando a su sobrino en el arte. Gracias a su formación de Asesino, Mario podía hacer carrera libre, incluso en sus sesenta años, y era capaz de realizar un Salto de fe.[6]

Curiosidades

Assassin's Creed 2 It's a-me, Mario!00:27

Assassin's Creed 2 It's a-me, Mario!

  • Mario creia en el geocentrismo.
  • La novela "Assassin's Creed: Renaissance" describió a Mario con una gruesa barba negra, aunque en "Assassin's Creed II" sólo tiene un bigote delgado. No se hace mencion a su cicatriz.
  • Cuando Mario se presenta a su sobrino Ezio lo hace con la frase "¡Soy yo, Mario!"; una alusión al personaje Mario de la saga Mario Bros.
  • Mario fue referido a menudo como "ubriacone" ("borracho" en italiano) por la familia Pazzi.
  • Aunque Mario vivía en la Villa Auditore, sólo se le veía durante los recuerdos, o cuando la quinta pluma se depositaba en la caja de plumas de María.
  • Mientras sus parientes eran católicos, Mario afirmó que no era "muy creyente", sugiriendo que era irreligioso o ateo.
  • Uno de los artefactos que Desmond encuentra en Monteriggioni era la espada larga de Mario incrustada en el suelo, cerca de un árbol.
  • A la edad de 65 años, Mario seguía siendo un corredor libre experto, como se muestra durante su huida con Ezio desde el Vaticano. También podía realizar fácilmente un salto de fe en el Tíber.
    • También conocía la técnica de salto de escalada, que se podía ver si se quedaba atrás y necesitaba alcanzar a Ezio. Fue uno de los cinco personajes que conocieron esta técnica, junto con Altaïr Ibn-La'Ahad, Rosa, Franco y el propio Ezio.
  • En el libro de Assassin's Creed La Hermandad, pone que Cesar le decapitó y le mostró la cabeza a Ezio.
  • Se desconoce si su trabajo como condotiero tiene algo que ver con su deber como Asesino. Aunque es probable que si, dado que uno de los comentarios de los civiles cuando Ezio lleva las ropas de su padre es "Oh, otro condotiero".
  • El nombre Mario se deriva ya sea de latín Marius, "del dios Marte" o "mas", "maris", que significa "masculino".

Referencias

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar