FANDOM


Eraicon-AC1Eraicon-Secret CrusadeEra-ACiEraicon-featured

 
De Sable: «Dime, ¿qué es lo que quieres?»
Ibn-La'Ahad: «Sangre.»
— Roberto de Sable y Altaïr Ibn-La'Ahad se encuentran en el Templo de Salomón[fte.]

La primera misión al Templo de Salomón fue una incursión de un equipo de los Asesinos Levantinos en el Templo de Salomón en Jerusalén, con el objetivo de interceptar el fruto del Edén #2 e impedir que cayese en manos de los caballeros Templarios. El equipo, compuesto por el maestro Asesino Altaïr Ibn-La'Ahad, Kadar y Malik Al-Sayf, fue a través de las catacumbas del Templo evitando ser descubiertos; en su camino, Ibn-La'Ahad asesinó a un inocente, rompiendo la primera norma del credo del Asesino.

El equipo, a pesar de las quejas de Malik ante el asesinato, siguió avanzando hasta llegar a la cámara principal, donde el Gran Maestro Roberto de Sable y sus guardias intentaban llegar al Arca de la Alianza, que contenía el fragmento del Edén. El Maestro violó la segunda norma del Credo, lanzándose contra De Sable llamando la atención, y fue empujado a otra sala, tirando un andamio y siendo incapaz de regresar a la habitación.

Mientras Ibn-La'Ahad hizo lo posible por escapar del Templo, los hermanos Al-Sayf se batieron en duelo con los Templarios, quienes asesinaron a Kadar e hirieron gravemente a Malik. Este pudo hacerse con el Fruto y regresar a Masyaf, la fortaleza de la Orden de los Asesinos, con el fragmento. Allí, los dos Asesinos se reencontraron con su mentor Rashid ad-Din Sinan, y se prepararon para defenderse de los Templarios, que habían iniciado un asedio.

Preludio

Ibn-La'Ahad: «El Maestro cree que los Templarios han encontrado algo bajo el Monte del Templo.»
Kadar Al-Sayf: «¿Un tesoro?»
Ibn-La'Ahad: «No lo sé. Lo importante es que el Maestro lo considera importante, o no me habría encargado que lo recuperara.»
— Altaïr Ibn-La'Ahad y Kadar Al-Sayf[fte.]

En 1191, Roberto de Sable fue nombrado Gran Maestro de los Caballeros Templarios, poco después de llegar a Tierra Santa.[1] Una de sus primeras acciones fue el descubrimiento[6] del Fruto del Edén #2,[7] en el Templo de Salomón en Jerusalén;[6] tanto la orden de los Asesinos como la orden de los Templarios llevaban buscando el fragmento del Edén desde años atrás.[7] Intrigado, el Mentor de los Asesinos Levantinos Rashid ad-Din Sinan envió[6] en julio[4] a un equipo de Asesinos, compuesto por los hermanos Malik y Kadar Al-Sayf y el maestro Asesino Altaïr Ibn-La'Ahad, con el fin de investigar,[6] pero sin revelar el propósito verdadero de su misión.[3]

La misión

«No habría llamado la atención. No habría tomado la vida de un inocente. Lo que habría hecho sería seguir el Credo.»
―Malik Al-Sayf[fte]

Los tres Asesinos usaron las catacumbas para entrar bajo el Monte del Templo, encabezados por Ibn-La'Ahad, y evitando hacer ruido. Cuando se estaban acercando al Templo, el maestro Asesino oyó a un sacerdote cruzado rezando, y ordenó a sus hombres detenerse. Se plantó detrás suya y,[5] a pesar de las quejas de Malik, Ibn-La'Ahad lo apuñaló con su hoja oculta en el cuello. Kadar felicitó al líder, impresionado por su buena fortuna, que el maestro consideró destreza, y el otro hermano criticó por no respetar el Credo del Asesino. Ibn-La'Ahad ignoró esto y afirmó que su manera era la mejor, a pesar de su mala interpretación del Credo.[3]

Solomondiscussion

Los tres Asesinos discuten en las catacumbas.

Malik, enojado ante tal blasfemia, se dedicó a avanzar con el fin de reconocer el terreno, mientras Kadar preguntó al líder sobre la misión, quien solo le dijo que debían de tener un objetivo importante para que hubiesen enviado a un maestro. El trío avanzó sin hacer ruido, y Ibn-La'Ahad asesinó con su hoja a un guardia que custodiaba la entrada a la cámara del Arca de la Alianza. Sorprendidos ante tal hallazgo, guardaron silencio al ver arribar a De Sable y varios de sus hombres, con el gran maestro ordenando que llegasen hasta el Arca antes del amanecer.[3]

Ibn-La'Ahad informó a sus compañeros de que daría muerte al gran maestro personalmente, a lo que Malik se opuso fervientemente, alegando a que significaría romper con el Credo. El maestro le amenazó, dando a entender que era mejor duelista y tenía mejor rango que su compañero, con lo que no debería impedírselo. Altaïr Ibn-La'Ahad se enfrentó a los Templarios, cuyo líder preguntó el propósito de su estancia allí. Diciendo que buscaba sangre, el Asesino arremetió contra De Sable con su hoja oculta, a pesar de que Malik lo intentó detener una última vez.[3]

El Templario golpeó en la cara a Ibn-La'Ahad, lo que detuvo su ataque, y pidió a su enemigo que le dijese a Sinan que los Asesinos estaban acabados, mas aún tenían oportunidad de escapar. Con esto, De Sable empujó a Ibn-La'Ahad fuera de la sala, tropezando con un andamio que derribó el umbral, siéndole imposible regresar a la estancia. El maestro Asesino tuvo que escapar del Templo por otra salida, mientras que los hermanos Al-Sayf se quedaron a luchar contra los Templarios. Kadar fue asesinado y Malik fue gravemente herido en el brazo izquierdo, aunque logró obtener el fragmento del Edén.[3]

Consecuencias

«¡Porque no oíste mis advertencias! ¡Todo esto se podría haber evitado! Y mi hermano… ¡mi hermano aún estaría vivo! Tu arrogancia casi nos cuesta la victoria hoy.»
―Malik Al-Sayf[fte]

Poco después de que Ibn-La'Ahad llegase a la fortaleza siria de Masyaf para informar a su mentor del fracaso, Al-Sayf apareció con el fragmento, indicando que su hermano había muerto y que Ibn-La'Ahad era el responsable del fracaso.[3]

Al-Sayf aclaró que los Templarios le habían perseguido, y un emisario de los Asesinos entró en la habitación informando que De Sable estaba asediando la ciudad. Por orden de su maestro, Ibn-La'Ahad fue uno de los muchos Asesinos que defendieron a los civiles de los Templarios, teniendo que huir de estos al ser superados en números. A pesar de que finalmente los pudieron repeler, Altaïr Ibn-La'Ahad perdió su rango de maestro Asesino y fue degradado a novicio.[3]

Siege of Masyaf Templars

Los Templarios, siguiendo a Al-Sayf, atacaron Masyaf; aunque no tuvieron éxito en recuperar el fragmento, causaron un gran número de bajas civiles.

Por una parte, la misión fue una ventaja para Al-Sayf, que fue ascendido a jefe de la casa de Asesinos de Jerusalén, pero había perdido a su hermano Kadar,[3] y le tuvieron que amputar su brazo izquierdo, sin que los médicos de Masyaf pudiesen hacer otra cosa.[5] Posteriormente, Ibn-La'Ahad emprendió un camino de redención con el que recuperaría su rango, y Al-Sayf hizo otra expedición al Templo, esta vez encontrando el diario de Roberto de Sable. Su lectura le permitió descubrir que Sinan apoyaba los intereses Templarios, y tanto Ibn-La'Ahad como Al-Sayf combatieron por recuperar Masyaf de su mentor, que había esclavizado a los aldeanos con el Fruto.[3]

Ibn-La'Ahad tendría esta misión en su memoria durante el resto de su vida, y procuró no volver a cometer los errores que allí hizo,[5] hasta se llegó a decir que era un hombre totalmente distinto al que una vez entró allí.[3]

Entre bastidores

La misión apareció en Assassin's Creed, un videojuego de Ubisoft que salió a la venta en 2007, iniciando la saga Assassin's Creed. Desde entonces, ha sido mencionada en multitud de fuentes, pero tan solo ha aparecido en el videojuego y en la novela de 2011 Assassin's Creed: La Cruzada Secreta, además de en una retrospectiva al comienzo de Assassin's Creed II.

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.