FANDOM


Eraicon-AC1Eraicon-Secret CrusadeEraicon-Templars

«Pobre, putas, adictos, leprosos: ¿Te parece que serían buenos esclavos? No sirven ni para las tareas más humildes. No. Yo los recogí, para así salvarlos. Tú en cambio matas por la simple razón de que te lo ordenan.»
―Palabras finales de Talal a Altaïr, 1191.[fte]

Talal (1157-1191) era un esclavista y miembro de los caballeros templarios. Fue uno de los nueve hombres asesinados por el Asesino Altaïr Ibn-La'Ahad en su búsqueda de redención, por orden de Al Mualim, el mentor de los Asesinos Levantinos durante la Tercera Cruzada. Talal vivía en el distrito rico de Jerusalén, donde había basado su negocio de comercio de esclavos.

Biografía

Esclavista en Jerusalén

«Trafica con seres humanos, secuestra gente en Jerusalén y los vende como esclavos.»
―Altaïr acerca de Talal.[fte]

Como un antiguo miembro del ejército sarraceno, Talal regresó a la ciudad santa de Jerusalén, donde estableció una banda de bandidos formada por hombres cuya lealtad hacia él era incuestionable. Operando desde un viejo almacén, pronto se hicieron conocidos por secuestrar hombres, mujeres y niños de todos los estratos sociales y enviarlos a tierras lejanas para venderlos como esclavos, muchos de ellos enviados a Garnier de Naplouse en Acre para sus experimentos. Aunque la guardia de la ciudad estaba al tanto de las acciones de Talal, hicieron la vista gorda a cambio de sobornos regulares de los bandidos.[1]

Un maestro atleta, la habilidad de Talal con el Arco y la espada eran legendarios. No tenía problemas para luchar personalmente contra sus enemigos y aprovechó todas las oportunidades para jactarse de su talento para cualquiera que quisiera escuchar. Además, justificó su participación en el tráfico de esclavos al señalar que muchos de sus cautivos eran pobres, putas y adictos, quienes, según él, tendrían vidas mucho mejores si se les proporcionaba trabajo y disciplina.[1]

Muerte

«No puedo ayudarte, ya que tú mismo no quieres ayudarte. No permitiré que amenaces mi trabajo. No me dejas otra opción. Debes morir.»
―Talal hablando con Altaïr, 1191.[fte]

Altaïr investigó los movimientos de Talal dentro del distrito rico y descubrió que estaba dentro de su almacén de esclavos. Tan pronto como el Asesino entró al almacén, Talal comenzó a burlarse de él.[1]

Luego situó a sus hombres para rodear a Altaïr, jactándose de que había guiado al Asesino allí. El Templario ordenó entonces a sus hombres que mataran a Altaïr, y sus órdenes fueron seguidas sin discusión. Talal observó la pelea, mirando con anticipación a los guardias para derrotar a Altaïr. Sin embargo, el Asesino superó a los guardias y los derrotó.[1]

AC1 Talal Death

Altaïr asesinando a Talal.

Reconociendo el peligro en el que estaba, Talal huyó de su complejo de esclavos a través de una trampilla en el techo. Altaïr inmediatamente persiguió a su objetivo huyendo, y lo persiguió en una larga y ágil persecución por los tejados y las calles de Jerusalén.[1]

Talal a menudo miraba por encima del hombro durante la persecución e intentaba convencer a su perseguidor para que lo perdonara. Como Talal estaba ocupado con esto, no se dio cuenta de que una mujer civil llevaba varias jarras de arcilla y colisionó con ella, haciendo que las dos cayeran al suelo. Antes de que Talal pudiera reanudar la huida, Altaïr rápidamente cerró la brecha entre ellos, y lo apuñaló con su Hoja oculta.[2]

Con sus palabras moribundas, Talal comentó que las personas que había estado vendiendo eran las personas más desafortunadas en Jerusalén, no tan buenas como esclavas, y que en lugar de sacar provecho de ellas, había estado tratando de ayudarlas. También comentó que ya no creía en nada después de la muerte y que las personas a las que había "rescatado" habían abandonado sus creencias tanto como él. Incapaz de hablar más, Talal murió en los brazos de Altaïr.[1]

Personalidad y características

AC1 Warehouse ambush

Altaïr confrontando a Talal.

Talal no era un hombre de alta moralidad, encerrando hombres y mujeres contra su voluntad. Reclamó y pensó que había hecho lo correcto al declarar que las personas a las que encarcelaba eran meros pobres, putas, adictos y leprosos a los que intentaba salvar. Sabía que su muerte no interferiría con los objetivos de sus hermanos Templarios.[1]

Al igual que sus compañeros Templarios, había perdido la fe en Dios, afirmando que no solo había sido abandonado, sino también a las personas a las que también había cuidado, y que creía que las estaba salvando. También era algo arrogante, creyendo que Altaïr no podría derrotar a sus hombres e incluso burlarse de Altaïr de antemano. [1]

Talal solía llevar un arco en la espalda, junto con un carcaj lleno de flechas. También llevaba una espada enfundada en su vaina, aunque tenía más experiencia con un arco y una flecha. Vestía una túnica gris oscura con rayas amarillas y calzas blancas. Talal también llevaba dos brazaletes en cada muñeca y tenía un cinturón grande a su alrededor. También tenía una barba de chivo y tenía el cabello trenzado plano contra la parte posterior de la cabeza. Él era de estatura promedio.[1]

Galería

Curiosidades

  • Talal apareció en el tráiler del juego E3 de 2007, donde Altaïr se infiltró en la guarida de los esclavistas, antes de perseguir y matar a Talal.
  • Talal fue uno de los Objetivos de asesinato que puede ser detenido por vigilantes mientras escapa, los otros son Sibrand, Abu'l Nuqoud y Jubair al Hakim.
  • Talal tenía sus propios guardaespaldas personales, que vestían uniformes de color rojo carmesí y forrados de oro. Era uno de cinco de los nueve que tenían guardaespaldas personales, los otros eran Tamir, Abu'l Nuqoud, Majd Addin y Jubair al Hakim.
  • Los guardias de Talal todavía se pueden encontrar en Jerusalén después de su muerte.
  • Ṭalāl (طلال) es un nombre árabe que significa "admirable" y "agradable".
  • En el adaptación móvil no canónica de Assassin's Creed, el nombre de Talal se deletrea "Tallal". Aunque todavía se lo describe como un maestro de esclavos, es retratado sin ninguna afiliación con los sarracenos, luciendo la pesada armadura de batalla de los Caballeros Templarios. Altaïr Ibn-La'Ahad lo asesina disparando su ballesta a una linterna sobre su cabeza, que luego cae sobre el charco de aceite con el que él y otros dos templarios están parados, enviándolos a una feroz muerte.

Fuentes


Error en la cita: Existen etiquetas <ref>, pero no se encontró una etiqueta <references />