FANDOM


Eraicon-AC3Eraicon-ForsakenEraicon-Templars

«No soy ningún tonto ciego que renunciaría a todo por sus principios. ¿Qué es un principio de todas formas? ¿Puedes llevarlo al banco?»
―Thomas Hickey[fte]

Thomas Hickey (¿? - 1776) fue un soldado irlandés que viajó a las Trece Colonias en 1752, trabajando para la Orden de los Templarios local por medio de su superior en el Ejército Británico, William Johnson, a quien servía como uno de sus guardias personales. Hickey trabajó para ellos en diversas ocasiones, simplemente por su interés por el dinero, dado que la moral y los principios Templarios no le incumbían. En verano de 1754 Hickey colaboró con el Gran Maestro Haytham Kenway y el recluta Charles Lee para recuperar la investigación de Johnson sobre la Primera Civilización de unos mercenarios contratados por la Orden de los Asesinos.

Después de esto, Hickey ayudó a los Templarios Coloniales a liberar esclavos en el Fuerte Southgate en Boston, y así poder asegurar la confianza de los esclavos kanien'kehá:ka en los Templarios, que les ayudarían a encontrar el Templo. Al año siguiente, Hickey tomó parte en la Expedición de Braddock, peleando contra los franceses y los británicos por igual. Aunque Kenway descubrió el Templo, no consiguió abrir sus puertas, y cada uno de los Templarios se embarcaron en empresas diferentes. Poco después, Hickey dejó el Ejército, amonestado varias veces por su pésima conducta, lo que le llevó a dedicarse a falsificar billetes.

En 1775, en plena Revolución Americana, Hickey tramaba junto a su compañero John Pitcairn asesinar al comandante en jefe del Ejército Continental George Washington, y que así Charles Lee ocupase su cargo. Hickey, uno de los guardaespaldas de Washington, se convirtió en el objetivo del Asesino Colonial Connor, hijo ilegítimo de Kenway, que quería impedir que el control de la Revolución cayese en manos Templarias. Por una pelea con Connor, Hickey acabó prisionero en la prisión de Bridewell, pero salió gracias a Lee y sus contactos. El 28 de junio de 1776, Connor, que iba a ser ejecutado como el verdadero conspirador contra Washington, eludió la soga y mató a Hickey cuando este se disponía a matar al comandante en jefe.

Biografía

Inicios en los Templarios Coloniales

Primeros trabajos

«No necesito ninguna ayuda—tampoco necesito a ningún londinense cursi. He encontrado a los hombres que hicieron el robo.»
―Thomas Hickey a Haytham Kenway[fte]

Thomas Hickey fue un soldado del Ejército Británico nacido en Irlanda. En 1752, viajó a la ciudad de la América Británica Boston, y poco después fue asignado a la guardia personal del oficial irlandés del ejército William Johnson, posiblemente por la relación entre sus familias en Irlanda. Aunque públicamente Hickey servía como soldado, participando en la Guerra Franco-India,[1] también formaba parte de la Orden de los Templarios, una organización secreta que buscaba establecer un Nuevo Orden Mundial mediante la manipulación de la humanidad. El irlandés no mostraba interés por la moral de su organización, sino por el dinero que podía ganar como miembro de esta, que saciaba su apetito por el alcohol y las mujeres.[2]

El 8 de julio de 1754,[3] Hickey fue enviado por Johnson a un fuerte en las afueras de Boston, con la misión de encontrar unos documentos sobre un asentamiento precursor que habían sido robados por mercenarios, a su vez contratados por la Orden de los Asesinos. El soldado se acercó al lugar, pensando en alguna forma de comenzar el ataque al fuerte, custodiado por los mercenarios por fuera y por dentro. El Maestro Templario londinense Haytham Kenway, que había sido enviado por los Templarios Británicos a Boston para establecer una rama de su Orden, se acercó a Hickey para ayudarle en su misión, junto al aspirante a Templario Charles Lee. Kenway le preguntó por el estado de su tarea, y Hickey le contestó que no necesitaba ayuda de nadie para su trabajo, lo que hizo aparecer el mal genio de Lee, que pedía respeto por el nuevo Gran Maestro.[2]

ACIII-JohnsonsErrand 6

Hickey, Kenway y Lee se enfrentan a los mercenarios.

Dada la poca simpleza de la misión, el irlandés decidió colaborar con Kenway, tomando posiciones junto a Lee mientras el gran maestro mataba al vigía y luego atacaba al grupo que guardaba la entraba. En cuestión de segundos, los tres hombres se encontraban dentro del fuerte, y se encargaron de los mercenarios hasta provocar la retirada de los mismos, quienes se refugiaron en una de las zonas interiores del recinto. Hickey sugirió a Kenway que volase la puerta con un barril de pólvora, cosa que hizo, y los Templarios encontraron la investigación de Johnson, custodiada por un trío de mercenarios del que se deshicieron rápidamente. Hickey aconsejó a su superior con que tomase balas de plomo de los cadáveres de sus enemigos, para así compensar las balas usadas. Con su objetivo cumplido, Thomas, Charles Lee y Haytham llevaron el trabajo de su compañero hasta un carro cercano; durante el trayecto, Hickey y Lee fueron protegidos por el gran maestro, que los defendió de tiradores. Los tres se reunieron con William Johnson en la taberna Green Dragon, donde este se mostró agradecido, y pidió a Hickey que se bañase y alquilase una habitación.[2]

Dos días después,[3] Kenway tuvo la idea de preguntar a los kanien'kehá:ka por la localización del asentamiento de la Primera Civilización, siguiendo la pista de un amuleto que él había traído de Londres. Hickey sugirió —mientras, borracho, besaba a Catherine Kerr, propietaria de la taberna—ganarse su confianza liberando a esclavos nativos, que estaban siendo secuestrados por un hombre desconocido. En este tiempo, el gran maestro preguntó al irlandés si había encontrado algo en los bajos fondos; Hickey le dijo que, a pesar de que estaba acostumbrado a oír hablar de mercancías extrañas, nadie encontró nada de la Primera Civilización, y prometió avisarle si encontraba algo. Mientras Kenway y Lee y rescataron al médico Templario Benjamin Church del comandante británico Silas Thatcher, descubrieron que este oficial era quien se ocupaba de los esclavos, recluyéndolos en el Fuerte Southgate. Después de lograr que el capitán John Pitcairn pudiese escapar a su servicio militar bajo Edward Braddock, Kenway se dirigió a la taberna Green Dragon el 14 de julio, y comunicó que Ulises tenía la solución a su problema. Hickey se confundió creyendo que Ulises era un nuevo Templario, a lo que Charles le reprendió, explicando que era un héroe de la literatura griega. El gran maestro procedió a explicar su plan, consistente en disfrazarse de casaca roja y matar a Thatcher una vez hubiesen liberado a los esclavos, al cual Hickey dio su aprobación.[2]

Hickey, Johnson y Church tumbaron un carro para detener una patrulla de soldados británicos que llevaba un carro de esclavos indígenas, con el irlandés excusándose diciendo que habían tenido un accidente, distracción que dio tiempo a Haytham y Charles para atacar desde arriba. Hickey y los Templarios pelearon con los británicos hasta matarlos, posteriormente despojándoles de sus uniformes, y Thomas preguntó al gran maestro cuál sería su función en el plan. El londinense le ordenó atacar a las patrullas que se topasen con el carro, llevado por él, con ayuda de Pitcairn. Todos cumplieron con su parte del plan, y llegaron a Southgate en pocos minutos, entrando como casacas británicas. Kenway liberó a una esclava kanien'kehá:ka de su carro nada más llegar, y pidió a Hickey que la matase, a pesar de que este opinase que iban a ser delatados por ella. El irlandés se camufló entre un grupo de soldados, conversando con ellos, mintiendo al decir que era amigo de Cutter, el verdugo personal de Thatcher. Una vez Haytham liberó a todos los esclavos, el comandante dio la orden de buscar a los culpables de la huída de su mercancía. Thomas, junto a sus compañeros Templarios y los kanien'kehá:ka, se enfrentó a los británicos hasta la muerte de Silas a manos de Benjamin Church. Después, los Templarios e indígenas se retiraron del Fuerte victoriosos.[2]

Tras la pista de los precursores

«¿Qué? ¿Te refieres al Bulldog? Por favor. Terminaremos con él pronto y a otra cosa.»
―Hickey sobre la expedición de Braddock[fte]
ACIII-BraddockExpedition 3

Los Templarios Coloniales listos para su misión.

En julio del año siguiente, Kenway había contactado con la esclava que dejó escapar un año atrás, Kaniehtí:io, y pactó con ella que le ayudaría a matar al general Edward Braddock, pero solo si la mohawk le enseñaba la localización de un yacimiento de la Primera Civilización. Ambos planearon juntos el ataque a la expedición de Braddock, y el Gran Maestro reunió a Hickey y los otros en la taberna de Wright en la Frontera, a la espera de que se iniciase el ataque. El irlandés se emborrachó durante su corta estadía allí, y comenzó a cantar, animado por sus colegas Templarios, a excepción de Lee, que no estaba allí. En ese momento, Kaniehtí:io llegó e informó a Kenway de que ejecutarían su plan de inmediato.[2]

Hickey montó a caballo con sus compañeros, que se quejaban de los bruscos cambios del tiempo en América, que el gran maestro señaló como una amenaza menor comparada con Braddock; Thomas se burló diciendo que este sería un asunto fácil, del que se olvidarían rápidamente una vez lo terminasen. Los hombres comentaron una última vez sobre su estrategia, recordando que contaban con varios individuos infiltrados, y que Lee era uno de ellos. Hickey cambió de tema, dijo que sus próximos planes estaban en Nueva York, a lo cual Church respondió diciendo que estos planes eran whisky y mujeres, cosa que Thomas afirmó sin dudarlo.[2]

Acto seguido, Kenway se hizo con un uniforme de casaca roja en una emboscada, y atacó a Braddock desde dentro justo cuando comenzó el asalto de los franceses. Finalmente, el gran maestro hirió de muerte al general. Posteriormente, los Templarios se reunieron en la taberna Green Dragon, entre ellos Hickey, y fue uno de los que presenciaron la iniciación de Lee en la Orden, recibiendo el anillo del general Braddock, quien había sido un Templario en el pasado.[2]

Interludio

Desde entonces, Hickey trabajó en Nueva York, como había dicho a Church.[2] Aún un soldado del ejército, recibió varias amonestaciones por su conducta, lo que le llevó a dejar el oficio[1] y pasarse a la falsificación de billetes.[2] En la década de 1760, los únicos registros históricos sobre Hickey son varios pagos que le hizo William Johnson.[1] El 2 de noviembre de 1760,[4] Hickey fue con sus antiguos compañeros—excepto con Kenway y Pitcairn—a buscar pistas de la Primera Civilización en la Frontera, cerca del poblado indígena de Kanatahséton. En su búsqueda, encontraron a un niño mohawk que hablaba inglés, al que preguntaron por la localización de su poblado para poder conseguir información de los sabios nativos.[2]

El niño intentó escapar, con lo que Hickey dijo que era listo para ser un salvaje. Lee amedrentó al chaval antes de que Johnson le noquease, pues era imposible conseguir respuestas de él. Ese mismo día, el poblado mohawk—en el que residía Kaniehti:ío, que durante un tiempo fue amante de Kenway—fue atacado por George Washington, un oficial del ejército británico.[2] Los Templarios intentaron impedir el incendio, pero no pudieron hacer nada y huyeron.[3]

ACMHickeyBar

Thomas Hickey.

El 12 de enero de 1774, el Gran Maestro decidió, por primera vez en más de quince años, convocar a los Templarios en la taberna Restless Ghost en Boston, para hablar del movimiento antibritánico que estaba floreciendo en las Colonias. Hickey se encargó de vaciar el local, estando solo con los mismos compañeros con los que atacó Southgate veinte años antes. Benjamin Church informó al gran maestro de su encuentro previo con el muchacho mohawk, al que dos años antes había vuelto a ver, sugiriendo que era un hijo ilegítimo de Kenway. Lee explicó lo sucedido ese mismo día con Kaniehtí:io y el enfrentamiento que tuvo con el joven, no sin señalar que varios de sus colegas le habían acompañado.[3]

Hickey negó, respaldado por Johnson, que dicho niño fuese hijo de Kenway, argumentando que las probabilidades eran muy bajas. Luego, la conversación desembocó en la posible ascensión de Church a cirujano jefe de un ejército colonial, y Lee como su comandante en jefe. De nuevo, volvieron a hablar del joven kanien'kehá:ka, que había tomado parte en el motín del Té, acontecimiento que frustró las financias de William Johnson. Lee zanjó el tema cuando reveló que el chico, uno de los cabecillas del Motín, vestía una túnica de Asesino.[3]

Revolución Americana

Prisionero en Bridewell

Muerte

Legado

Personalidad y rasgos

Equipamiento y habilidades

Entre Bastidores

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.